LA CUL­TU­RA IM­POR­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por IVÁN DU­QUE MÁR­QUEZ * re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Colombia es un país de gran­des con­tra­dic­cio­nes. So­mos un lu­gar de gran­des tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, co­mo se evi­den­cia en las de­ce­nas de car­na­va­les, fes­ti­va­les y fe­rias, al igual que una so­cie­dad don­de abun­da una inago­ta­ble can­ti­dad de ta­len­to que se en­cuen­tra en can­tan­tes, bai­la­ri­nes, ar­qui­tec­tos, ar­tis­tas, poe­tas, di­se­ña­do­res, etc. En ese en­torno pri­vi­le­gia­do de­be­ría­mos ser un país don­de la cul­tu­ra sea pro­ta­go­nis­ta de la agen­da de desa­rro­llo so­cial y una de las prin­ci­pa­les he­rra­mien­tas pa­ra for­jar una con­vi­ven­cia ar­mo­nio­sa que obre co­mo an­tí­do­to ne­ce­sa­rio de la vio­len­cia.

La con­tra­dic­ción en­tre es­te te­so­ro na­tu­ral y su pa­pel en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas es de­cep­cio­nan­te. Bas­ta con de­cir que un día del pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio de De­fen­sa equi­va­le a 70 días del pre­su­pues­to del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra. Ade­más, ca­da vez que lle­gan los mo­men­tos de re­cor­te pre­su­pues­tal pa­re­cie­ra que exis­te un imán en­tre las ti­je­ras fis­ca­les y es­te sec­tor.

Los co­lom­bia­nos de­be­mos en­ten­der que el ac­ce­so a la cul­tu­ra y la de­mo­cra­ti­za­ción de la mis­ma de­ben ser un ob­je­ti­vo na­cio­nal. Con cul­tu­ra sem­bra- mos fu­tu­ro, per­mi­ti­mos que mi­les de ni­ños en zo­nas apar­ta­das en­cuen­tren en la mú­si­ca, el tea­tro o la dan­za un ca­mino de sen­si­bi­li­dad pa­ra ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos y con­ver­tir­los en ar­te.

Ha­ce mu­chos años, cuan­do el gran poe­ta Fe­de­ri­co Gar­cía

Lor­ca inau­gu­ró la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca de su pue­blo Na­tal, Fuen­te Va­que­ros, ex­pre­só que, “No so­lo de pan vi­ve el hom­bre. Yo, si tu­vie­ra ham­bre y es­tu­vie­ra des­va­li­do en la ca­lle no pe­di­ría un pan; sino que pe­di­ría me­dio pan y un li­bro. Y yo ata­co des­de aquí vio­len­ta­men­te a los que so­la­men­te ha­blan de reivin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas sin nom­brar ja­más las reivin­di­ca­cio­nes cul­tu­ra­les que es lo que los pue­blos pi­den a gri­tos”. Cons­truir equi­dad im­pli­ca que nues­tro país ten­ga la cul­tu­ra en un lu­gar pro­ta­gó­ni­co.

Pen­san­do en esos ob­je­ti­vos, Colombia de­be so­ñar con la cons­truc­ción de 1.400 cen­tros

Sa­cú­de­te (sa­lud, cul­tu­ra, de­por- te, tec­no­lo­gía y em­pren­di­mien­to). Es­pa­cios de es­ta na­tu­ra­le­za, que fa­ci­li­ten a la co­mu­ni­dad in­fraes­truc­tu­ra de ca­li­dad en don­de exis­ta la sa­lud pre­ven­ti­va, tea­tros y sa­lo­nes pa­ra prác­ti­cas ar­tís­ti­cas al igual que es­pa­cios de­por­ti­vos con sa­las de compu­tación y ca­pa­ci­ta­ción pa­ra las ini­cia­ti­vas de ne­go­cios, nos per­mi­ten sem­brar un am­bien­te de con­vi­ven­cia dis­tin­to.

Am­pliar pro­gra­mas co­mo la red de or­ques­tas Ba­tu­ta y dar­les el mis­mo tra­ta­mien­to a la dan­za y el tea­tro per­mi­te que la ju­ven­tud se ex­pre­se y co­nec­te ta­len­to con opor­tu­ni­dad. Las alian­zas en­tre las co­mu­ni­da­des y las fun­da­cio­nes que se de­di­can a la cul­tu­ra con es­que­mas de bo­nos de in­no­va­ción so­cial per­mi­ten desa­rro­llar pi­lo­tos y con­so­li­dar ini­cia­ti­vas de ofer­ta ar­tís­ti­ca. For­ta­le­cer la red na­cio­nal de bi­blio­te­cas, crear bi­blio­te­cas iti­ne­ran­tes y aus­pi­ciar con el sec­tor pri­va­do li­bre­rías so­li­da­rias tam­bién de­be ha­cer par­te de la agen­da de lec­tu­ra.

Nues­tro país de­be apun­tar a di­se­mi­nar las crea­cio­nes cul­tu­ra­les na­cio­na­les me­dian­te los me­dios con­ven­cio­na­les y pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas, am­pliar ofer­tas de mu­seos en co­ne­xión con el tu­ris­mo y ve­lar por­que los ar­tis­tas ten­gan ga­ran­tías la­bo­ra­les que dig­ni­fi­quen su pa­pel en la so­cie­dad.

La cul­tu­ra es desa­rro­llo y la fuen­te esen­cial del hu­ma­nis­mo. El hu­ma­nis­mo es un mu­ro de con­ten­ción a la vio­len­cia y el in­gre­dien­te vi­tal de la con­vi­ven­cia. Pen­sar en el fu­tu­ro y en una Colombia dis­tin­ta em­pie­za por en­ten­der que la cul­tu­ra es un pa­tri­mo­nio del que de­pen­de nues­tro pro­gre­so. Co­mo di­ría el pro­pio Gar­cía Lor­ca en su pue­blo na­tal “Cul­tu­ra, por­que so­lo a tra­vés de ella se pue­den re­sol­ver los pro­ble­mas en que hoy se de­ba­te el pue­blo lleno de fe, pe­ro fal­to de luz”

* Pre­can­di­da­to pre­si­den­cial CD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.