La mu­jer ya no le teme al de­por­te ru­do

Ca­da vez hay más par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en dis­ci­pli­nas de con­tac­to, co­mo las ar­tes mar­cia­les mix­tas, que por mu­cho tiem­po se cre­ye­ron re­ser­va­das pa­ra los hom­bres.

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN ERIC GÓ­MEZ MA­RÍN JHEYNER A. DU­RAN­GO HURTADO

Au­men­ta el nú­me­ro de practicantes en dis­ci­pli­nas de fuer­za. Ya sur­gen cam­peo­nas mun­dia­les en prác­ti­cas co­mo ar­tes mar­cia­les mix­tas. Co­noz­ca la his­to­ria de va­rias de ellas.

En 1954, cuan­do el mun­do pre­sen­cia­ba el fu­ror del bo­xeo es­ta­dou­ni­den­se, Bar­ba­ra But­trick, una me­ca­nó­gra­fa oriun­da de Cot­ting­ham, Reino Uni­do, se atre­vió a su­bir a un cua­dri­lá­te­ro, desafian­do los cá­no­nes de la épo­ca, pa­ra protagonizar una pe­lea, que se con­ver­ti­ría en la pri­me­ra en­tre mu­je­res trans­mi­ti­da por te­le­vi­sión.

Mu­cho an­tes, es­te de­por­te ya ha­bía mos­tra­do al­gu­nos ras­gos de mu­je­res pe­lea­do­ras, in­clu­so des­de cuan­do se com­ba­tía sin guan­tes, en el si­glo 18. En Lon­dres, cu­na de es­te ejer­ci­cio, su prohi­bi­ción im­pi­dió que ellas pu­die­ran prac­ti­car­lo.

Se pen­sa­ba que una mu­jer que in­cur­sio­na­ra en de­por­tes ru­dos y “ex­clu­si­va­men­te” mas­cu­li­nos de­ja­ba de ser fe­me­ni­na. Es­tos ca­li­fi­ca­ti­vos ofen­si­vos las li­mi­ta­ron, in­clu­so has­ta el pun­to de obli­gar­las a aban­do­nar, pues eran mal vis­tas por la so­cie­dad.

Se­gún el his­to­ria­dor Javier Oc­chiuz­zi, pa­sa­ron 2.073 años pa­ra que ellas fue­ran acep­ta­das en el pro­gra­ma olím­pi­co pues el bo­xeo fe­me­nino se in­cor­po­ró, tan so­lo, en Lon­dres-2012.

Con la glo­ba­li­za­ción y la bús­que­da de igual­dad, hoy es nor­mal ver a mu­je­res, de to­do ti­po, des­ta­cán­do­se en es­tos de­por­tes sin im­por­tar los es­tig­mas.

Las ar­tes mar­cia­les mix­tas - mma ( mi­xed mar­tial arts, por su si­gla en in­glés)-, una ex­pre­sión mi­le­na­ria en la que el bo­xeo es bá­si­co de las prin­ci­pa­les, al la­do de una gran variedad de dis­ci­pli­nas co­mo karate, kick­bo­xing, muay thai, ju­do, lu­cha, jiu jit­su y taek­won­do, en­tre otras, son hoy un ni­cho que ex­plo­tan las mu­je­res in­ten-

tan­do com­ba­tir pre­jui­cios pa­ra bus­car pro­ta­go­nis­mo.

Ve­ró­ni­ca Zu­lua­ga, es­tu­dian­te de Di­se­ño Grá­fi­co en la UPB, en­con­tró en las ar­tes mar­cia­les mix­tas una ma­ne­ra de ha­cer ejer­ci­cio. Las prac­ti­ca pa­ra man­te­ner­se en for­ma y me­jo­rar su sa­lud. “An­tes ha­bía es­ta­do en fút­bol y en na­ta­ción, pe­ro me enamo­ré de es­te cuen­to. Es un de­por­te que no so­lo te sir­ve pa­ra apren­der a de­fen­der­te, sino tam­bién que te ayu­da en la ca­pa­ci­dad cog­ni­ti­va por to­das las téc­ni­cas apren­di­das”.

Así co­mo ella, hay una gran can­ti­dad de practicantes fe­me­ni­nas en el país, es un fer­vor de cien­tos de mu­je­res que en­tre­nan hom­bro a hom­bro con sus pa­res mas­cu­li­nos. Las ar­tes mar­cia­les mix­tas cre­cen en las prin­ci­pa­les ciu­da­des gra­cias a una bue­na can­ti­dad de es­cue­las y, aun­que to­da­vía no es­tán or­ga­ni­za­das en ligas o fe­de­ra­ción, van ca­mino a ha­cer­lo.

En Me­de­llín hay 30 aca­de­mias re­co­no­ci­das en las que el pro­me­dio de practicantes es de 10 mu­je­res, es de­cir, cer­ca de 300. Es­to sin con­tar las que ha­cen karate, ju­do, taek­won­do y lu­cha.

El gé­ne­ro mas­cu­lino re­co­no­ce en es­tas mu­je­res su te­na­ci­dad y la dis­po­si­ción pa­ra su­pe­rar mo­men­tos tan co­mu­nes en es­ta ex­pre­sión de com­ba­te, co­mo las fuer­tes pa­ta­das, los gol­pes al ros­tro y a la zo­na me­dia, co­mo lo ex­pre­sa el en­tre­na­dor de la Se­lec­ción An­tio­quia de karate, Gonzalo Be­rrío. “Las mu­je­res que lo prac­ti­can son de ca­rác­ter y de­ci­di­das. Es­to no es pa­ra cual­quie­ra. Las que en­tran en es­ta ac­ti­vi­dad no pue­den ser per­so­nas pa­si­vas, al con­tra­rio, son tem­pe­ra­men­ta­les”.

Pa­ra Ale­jan­dra La­ra, una de las co­lom­bia­nas con ma­yor pro­yec­ción y quien ha­ce par­te de la em­pre­sa de ar­tes mar­cia­les Be­lla­tor, es­tas es­tán en au­ge en­tre las mu­je­res por su com­ple­ji­dad y es­pec­tácu­lo.

“En Co­lom­bia hay mu­chí­si­mo ta­len­to y las aca­de­mias se preo­cu­pan más por apo­yar­lo. No es so­lo un ar­te mar­cial sino va­rios: lu­cha, jiu jit­su, bo­xeo y muay thai. Tra­ba­jan el fí­si­co y el es­ta­do men­tal”.

Con su em­pu­je, de­ter­mi­na­ción y cua­li­da­des fí­si­cas las mu­je­res si­guen abrien­do ca­mi­nos en los que se pen­sa­ba so­lo en­tra­ban los hom­bres. En las ar­tes mar­cia­les mix­tas ya go­zan de ad­mi­ra­ción

FO­TO ED­WIN BUS­TA­MAN­TE

Imá­ge­nes de la úl­ti­ma ve­la­da de ar­tes mar­cia­les mix­tas en Me­de­llín. Las mu­je­res, pro­ta­go­nis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.