Fe­mi­ni­dad y mas­cu­li­ni­dad no de­pen­den de un de­por­te

El Colombiano - - DEPORTES - JO­NAT­HAN BUS­TA­MAN­TE, En­tre­na­dor men­tal olím­pi­co

“Los mo­ti­vos y las ra­zo­nes que lle­van a una mu­jer a ele­gir la prác­ti­ca de un de­por­te ru­do son múl­ti­ples. De en­tra­da, ele­gir­lo - in­de­pen­dien­te­men­te del gé­ne­ro, edad, ra­za o cual­quier otra con­di­ción hu­ma­na- es un asun­to de elo­giar en tér­mi­nos de desa­rro­llo per­so­nal y del bie­nes­tar, fí­si­co y si­co­ló­gi­co. Fren­te al fac­tor si­co­ló­gi­co, la mu­jer op­ta por una ac­ti­vi­dad atlé­ti­ca, co­mo es­ta, con el áni­mo de desa­rro­llar ha­bi­li­da­des fí­si­cas, ex­plo­rar lo que es ca­paz de ex­pre­sar con su cuer­po, to­ni­fi­car sus múscu­los, for­ta­le­cer su con­fian­za e in­cre­men­tar su se­gu­ri­dad, en­tre otras co­sas. Pe­ro igual, pa­ra no sen­tir­se vul­ne­ra­ble, pa­ra des­cu­brir otra for­ma de ma­ni­fes­tar sus emo­cio­nes, desa­rro­llar li­de­raz­go y em­po­de­ra­mien­to per­so­nal, ac­ti­var su dis­ci­pli­na y vo­lun­tad ex­tre­ma - pro­pio de es­tos de­por­tes-. U otros mo­ti­vos sa­nos: ser más osa­das, mo­ti­var­se pa­ra el lo­gro, ca­na­li­zar sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos, sen­tir­se com­pe­ti­ti­va y rom­per el pa­ra­dig­ma de que ellas so­lo de­be­rían li­mi­tar­se a de­ter­mi­na­dos ro­les o es­te­reo­ti­pos. Y si ha­bla­mos de al­gu­nos no tan sa­nos en la elec­ción de es­tas prác­ti­cas, es cuan­do la mu­jer qui­zás quie­ra bus­car el re­co­no­ci­mien­to, en tér­mi­nos de com­pe­ti­ti­vi­dad, ha­cien­do hon­ra a su gé­ne­ro y bus­car com­pa­rar­se con los hom­bres en ese campo. Hom­bres y mu­je­res, en cual­quier de­por­te, ja­más de­ben des­cui­dar el desa­rro­llo de los va­lo­res a los que to­da dis­ci­pli­na in­vi­ta y siem­pre re­cor­dar el es­pí­ri­tu olím­pi­co que ins­pi­ra a su­pe­rar­nos y al­can­zar la ex­ce­len­cia hu­ma­na a tra­vés del jue­go”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.