“El ata­que, des­de un he­li­cóp­te­ro, con­tra la se­de del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la, de­ja en evi­den­cia que exis­ten gran­des fi­su­ras en el apa­ra­to mi­li­tar que sos­tie­ne al ré­gi­men”.

El ata­que, des­de un he­li­cóp­te­ro, con­tra la se­de del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia de Ve­ne­zue­la, de­ja en evi­den­cia que exis­ten gran­des fi­su­ras en el apa­ra­to mi­li­tar que sos­tie­ne al ré­gi­men.

El Colombiano - - PORTADA -

El ac­to del pa­sa­do mar­tes, cuan­do un he­li­cóp­te­ro de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca de Ve­ne­zue­la so­bre­vo­ló la se­de del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia en Ca­ra­cas, por­tan­do una pan­car­ta en la que se re­cla­ma­ba “Li­ber­tad”, y lue­go lan­za­ra cua­tro gra­na­das con­tra la mis­ma, ade­más de agra­var la cri­sis en Ve­ne­zue­la, tam­bién evi­den­cia que exis­ten fi­su­ras en las Fuer­zas Ar­ma­das fren­te al apo­yo del ré­gi­men cha­vis­ta de Ni­co­lás Ma­du­ro.

El epi­so­dio, pro­ta­go­ni­za­do por el ins­pec­tor de po­li­cía y pi­lo­to de he­li­cóp­te­ros, Ós­car Pé­rez, quien apa­re­ce apo­ya­do por otros mi­li­ta­res, au­men­ta la ten­sión en el ve­cino país, to­da vez que el mis­mo ocu­rrió lue­go de que Ma­du­ro ame­na­za­ra a la opo­si­ción, que lle­va tres me­ses en las ca­lles, pe­se a la bru­ta­li­dad de la re­pre­sión, con “pa­sar al com­ba­te” si el cha­vis­mo lle­ga a sa­lir del po­der.

Con sus pa­la­bras y una so­cie­dad ve­ne­zo­la­na sin ma­yor apo­yo de la co­mu­ni­dad de na­cio­nes, más allá de los dis­cur­sos de re­cha­zo y le­jos de to­mar de­ci­sio­nes de fon­do con­tra el ré­gi­men, el dic­ta­dor ame­na­za con rendir por las ar­mas a quie­nes, de ma­ne­ra de­mo­crá­ti­ca, de­fien­den la re­cons­truc­ción del país con un nue­vo go­bierno ele­gi­do en las ur­nas, con ver­da­de­ros representantes del pue­blo.

El men­sa­je de Ma­du­ro no es otra co­sa que la re­fren­da­ción del dis­cur­so, pro­nun­cia­do el lu­nes por su mi­nis­tro de De­fen­sa Vla­di­mir Pa­drino López quien in­vi­tó, en un ac­to de trans­mi­sión de man­do en el que sa­lie­ron sie­te al­tos ofi­cia­les so­bre los que ha­bía du­das con res­pec­to a su fi­de­li­dad al ré­gi­men, por otros su­pues­ta­men­te más cer­ca­nos al cha­vis­mo, a “orien­tar los es­fuer­zos ha­cia la crea­ción de uni­da­des li­ge­ras, de ac­ción es­pe­cial, más le­ta­les (...) an­te es­tos es­ce­na­rios de vio­len­cia po­lí­ti­ca y de gue­rra si­co­ló­gi­ca”.

El he­cho de que Pé­rez, sin apa­ren­te co­ne­xión con la pro­tes­ta so­cial, en un he­li­cóp­te­ro ha­ya he­cho lo que hi­zo, don­de lo hi­zo y co­mo lo hi­zo -en las bar­bas del po­der- evi­den­cia que el ré­gi­men es­tá ha­cien­do agua en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y que pe­se a las pur­gas en las Fuer­zas Ar­ma­das, es­tá le­jos de la cohe­sión y el es­pí­ri­tu de uni­dad que de­be ani­mar­las.

Así, el ré­gi­men sa­be que aún tie­ne com­bus­ti­ble, no tan­to pa­ra sos­te­ner­se, sino pa­ra sos­te­ner la co­rrup­ción den­tro de las Fuer­zas Ar­ma­das, que hoy son el úni­co y real po­der de un mo­de­lo que no de­ja de acu­mu­lar fra­ca­sos.

Ma­du­ro tam­bién es cons­cien­te de que tie­ne la me­sa ser- vida pa­ra su pro­pia de­rro­ta y que le queda, co­mo úni­ca car­ta, de­cla­rar el es­ta­do de ex­cep­ción pa­ra abo­lir to­da ga­ran­tía cons­ti­tu­cio­nal y man­te­ner el pro­yec­to cha­vis­ta co­mo un ré­gi­men de fac­to, co­pia fiel del im­ple­men­ta­do por los Castro en Cu­ba, que les ha per­mi­ti­do man­te­ner­se en el po­der du­ran­te ca­si 60 años.

Amé­ri­ca La­ti­na, con mu­cho me­nos de lo que su­ce­de en Ve­ne­zue­la, ha vis­to caer dic­ta­du­ras, co­mo la de Gus­ta­vo Rojas Pi­ni­lla, en Co­lom­bia, pe­ro el río hu­mano que re­cla­ma de­re­chos en el ve­cino país no pa­re­ce con­tar con unos di­ri­gen­tes con su­fi­cien­te as­cen­den­cia den­tro de la po­bla­ción y la cla­ri­dad pa­ra orien­tar la pro­tes­ta con mé­to­dos y pro­ce­di­mien­tos efi­ca­ces, que ha­gan re­tro­ce­der al ré­gi­men, si­tián­do­lo des­de la ci­vi­li­dad con ac­tos de gran con­tun­den­cia, no de tan­ta vio­len­cia.

Ve­ne­zue­la en­tra a la rec­ta final de las elec­cio­nes (ci­ta­das pa­ra el 30 de ju­lio) en las que se ele­gi­rá a los de­le­ga­dos a la asam­blea que cam­bia­rá la Cons­ti­tu­ción que ins­pi­ró Chá­vez, en una eta­pa ca­da vez más crí­ti­ca, tan­to que se po­dría desatar un des­con­ten­to ge­ne­ral de la po­bla­ción, que da­ría al tras­te con el ré­gi­men o la con­so­li­da­ción de es­te con un ac­to de fac­to, por­que sa­be que en las ur­nas to­do es­tá per­di­do pa­ra él

ILUS­TRA­CIÓN ES­TE­BAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.