SE­CRE­TA­RÍA DE SA­LUD DE AN­TIO­QUIA: IN­TE­RI­NI­DAD Y MA­LA PO­LÍ­TI­CA

El Colombiano - - OPINIÓN -

Seis me­ses de in­te­ri­ni­dad pa­de­ció la Se­cre­ta­ría de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial del De­par­ta­men­to de An­tio­quia, des­de que al an­te­rior se­cre­ta­rio ti­tu­lar, Héc­tor Jai­me Ga­rro, le fue acep­ta­da la re­nun­cia lue­go de un desem­pe­ño que ni al pro­pio go­ber­na­dor, Luis Pérez, le pa­re­ció el me­jor. Es tal vez la Se­cre­ta­ría con ma­yo­res pro­ble­mas irre­suel­tos y don­de el per­fil de sus res­pon­sa­bles no ha te­ni­do ni la ido­nei­dad pro­fe­sio­nal ni la fuer­za po­lí­ti­ca pa­ra asu­mir los gra­ves líos que si­guen em­peo­ran­do. En­tre ellos, la po­si­ción del De­par­ta­men­to co­mo so­cio de Sa­via Sa­lud y sus apor­tes pen­dien- tes, que man­tie­nen a esa en­ti­dad al bor­de del co­lap­so.

Aho­ra el go­ber­na­dor nom­bra co­mo se­cre­ta­rio en pro­pie­dad al has­ta hoy di­rec­tor de Pla­nea­ción, Car­los Ma­rio Mon­to­ya, el mis­mo que to­da­vía de­be ex­pli­ca­cio­nes cla­ras so­bre las li­cen­cias del cen­tro de even­tos Los Mag­no­lios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.