Ja­ra­mi­llo, a tra­ba­jar por la paz des­de Unión Eu­ro­pea

Cum­pli­da la fir­ma del Acuer­do de paz con las Farc, asu­mi­rá, en es­ce­na­rios di­plo­má­ti­cos, de­fen­sa de la im­ple­men­ta­ción y bús­que­da de apoyo eco­nó­mi­co.

El Colombiano - - PORTADA - Por FE­LI­PE MORALES MOGOLLÓN PRE­SI­DEN­CIA

El pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos anun­ció la sa­li­da de Ser­gio Ja­ra­mi­llo de la Ofi­ci­na del Alto Co­mi­sio­na­do para la Paz, car­go en el que es­ta­ba en propiedad des­de sep­tiem­bre de 2012. Lue­go de un pe­rio­do de va­ca­cio- nes re­le­va­rá como em­ba­ja­dor en Bru­se­las, an­te la Unión Eu­ro­pea, a Ro­dri­go Ri­ve­ra, quien, a su vez, asu­mi­rá el car­go que ve­nía ejer­cien­do Ja­ra­mi­llo. Es­tos son los re­tos que en­fren­ta­rán.

Como nin­gún otro fun­cio­na­rio del Go­bierno del pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos, el has­ta ayer Alto Co­mi­sio­na­do para la Paz, Ser­gio Ja­ra­mi­llo, pre­sen­tó la re­nun­cia a su car­go con la tran­qui­li­dad que da la la­bor cum­pli­da. Tal como anun­ció el man­da­ta­rio. Aho­ra se­rá el em­ba­ja­dor de Co­lom­bia an­te la Unión Eu­ro­pea y de­fen­de­rá los in­tere­ses de Co­lom­bia des­de Bru­se­las.

No es de po­ca mon­ta la ges­tión de Ja­ra­mi­llo como Co­mi­sio­na­do para la Paz, él, de la mano del je­fe ne­go­cia­dor, Hum­ber­to de la Calle Lom­ba­na, li­de­ra­ron lo que has­ta ha­ce al­gu­nos años pa­re­cía im­po­si­ble: la fir­ma de un acuer­do de paz con las Farc, lue­go de 53 años de con­flic­to ar­ma­do. He­cho que se con­vir­tió en el prin­ci­pal ar­gu­men­to para que el pre­si­den­te San­tos fue­ra re­co­no­ci­do con el Pre­mio No­bel de Paz.

Pe­ro más allá del reconocimiento in­ter­na­cio­nal, Ja­ra­mi­llo fue clave en un pro­ce­so que re­que­ría de ex­tre­ma confianza y dis­cre­ción. Es­tas cua­li­da­des las vio el pre­si­den­te San­tos en 2006, cuando se desem­pe­ña­ba como ti­tu­lar de la car­te­ra de De­fen­sa. En­ton­ces nom­bró como Vi­ce­mi­nis­tro para los de­re­chos hu­ma­nos y asun­tos in­ter­na­cio­na­les a Ja­ra­mi­llo y, 10 años después, es­ta re­la­ción con­clu­yó con el si­len­cia­mien­to de los fu­si­les de las Farc.

Des­de el vi­ce­mi­nis­te­rio Ja­ra­mi­llo for­mó parte del círcu­lo de confianza del pre­si­den­te San­tos quien no du­dó al mo­men­to de nom­brar­lo Alto Co­mi­sio­na­do para la Paz. Cuando los diá­lo­gos aún eran secretos, cons­tru­yó la ar­qui­tec­tu­ra ini­cial del pro­ce­so. Fue, en la tras escena, quien in­clu­yo en la ley de víc­ti­mas y res­ti­tu­ción de tie­rras el tér­mino “con­flic­to ar­ma­do” que se con­vir­tió en el pun­to de quie­bre de las re­la­cio­nes de San­tos, con el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be Vé­lez y, al mis­mo tiem­po, en el men­sa­je que es­pe­ra­ban las Farc para sen­tar­se a dia­lo­gar.

Más ade­lan­te, tam­bién con ex­tre­mo si­gi­lo, fue quien di­se­ñó el co­no­ci­do mar­co ju­rí­di­co para la paz. Los diá­lo­gos con las Farc se man­te­nían en la fa­se se­cre­ta, pe­ro las fil­tra­cio­nes ge­ne­ra­ron que el pre­si­den­te San­tos, el 4 de sep­tiem­bre de 2012, anun­cia­ra el ini­cio for­mal de los diá­lo­gos con la gue­rri­lla.

Ja­ra­mi­llo es un hombre ama­ble y con­ver­sa­dor, pe­ro re­ser­va­do. San­tos su­po re­co­no­cer las cua­li­da­des realmente ne­ce­sa­rias para lo­grar el fin de esa gue­rra. El co­no­ci­mien­to de te­mas de paz era su gran car­ta de pre­sen­ta­ción, y as­pec­tos per­so­na­les como su leal­tad, com­pro­mi­so y so­bre todo su pru­den­cia ga­ran­ti­za­ron el éxi­to.

Ese úl­ti­mo fac­tor fue clave en to­das las eta­pas del pro­ce­so, tal como se acor­dó des­de el ini­cio, nun­ca fue un hombre que con­ta­ra lo que su­ce­día en la me­sa a tra­vés de los mi­cró­fo­nos. Y, cuando se ne­ce­si­tó ajus­tar los el pro­ce­so e im­po­ner fir­me­za, así lo hizo.

El anun­ciar su sa­li­da como ne­go­cia­dor, Ja­ra­mi­llo no se des­li­ga de la paz. El pre­si­den­te San­tos así lo anun­ció al nom­brar­lo em­ba­ja­dor an­te la Unión Eu­ro­pea. “Va se­guir lu­chan­do des­de una po­si­ción que es muy im­por­tan­te, la em­ba­ja­da en Bru­se­las, an­te la Unión Eu­ro­pea, que ha sido un apoyo fun­da­men­tal a es­te pro­ce­so, ha es­ta­do siem­pre pre­sen­te, nos ha es­ta­do apo­yan­do po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te. Por eso, de­ci­dí de­cir­le a Ser­gio que no hi­cie­ra un alto en el ca­mino, que tra­ba­ja­ra des­de Eu­ro­pa”.

Como era de es­pe­rar­se, su sa­li­da no pasó des­aper­ci­bi­da, el se­na­dor Roy Ba­rre­ras, quien lle­gó a La Ha­ba­na como ne­go­cia­dor en la eta­pa fi­nal del pro­ce­so

ma­ni­fes­tó que “se le pue­de de­cir ge­nio sin equi­vo­car­nos. Pe­ro es ade­más un pa­trio­ta, el ver­da­de­ro ar­qui­tec­to de la paz”.

Su coequi­pe­ro en la ne­go­cia­ción, Hum­ber­to de la Calle Lom­ba­na, afir­mó, a tra­vés de su cuenta en Twit­ter: “Co­lom­bia le de­be mu­cho a Ser­gio Ja­ra­mi­llo. Ha cum­pli­do su ta­rea con cre­ces ¡Suer­te Ser­gio!”. In­clu­so, des­de sec­to­res más crí­ti­cos como Cam­bio Ra­di­cal, el pre­si­den­te de es­ta co­lec­ti­vi­dad, Jorge En­ri­que Vé­lez, dijo que “hizo un muy buen tra­ba­jo, por­que no es na­da fá­cil lle­var sie­te años me­ti­do en un pro­ce­so de paz tan di­fí­cil. Hizo un gran es­fuer­zo por el país”.

Ja­ra­mi­llo se re­ti­ra como el ar­qui­tec­to de la paz con las Farc y ha­rá con un en­ro­que el ex­mi­nis­tro Ro­dri­go Ri­ve­ra, quien es­ta­ba a car­go de es­ta em­ba­ja­da y logró que a los co­lom­bia­nos ya no les pi­die­ran vi­sa para via­jar al vie­jo con­ti­nen­te. Ri­ve­ra es tal vez el úl­ti­mo uri­bis­ta en un car­go im­por­tan­te en el go­bierno San­tos en el que aho­ra asu­mi­rá como Alto Co­mi­sio­na­do para la Paz EN DE­FI­NI­TI­VA En el car­go de Alto Co­mi­sio­na­do para la Paz, Ser­gio Ja­ra­mi­llo, pue­de con­si­de­rar­se como uno de los hom­bres que tu­vo la res­pon­sa­bi­li­dad de di­se­ñar el Acuer­do de Paz con las Farc.

FO­TO

Re­co­no­cien­do su la­bor como Alto Co­mi­sio­na­do para la Paz, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos anun­ció el nom­bra­mien­to de Ser­gio Ja­ra­mi­llo como em­ba­ja­dor an­te la Unión Eu­ro­pea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.