¿Dón­de es­tá el cuer­po de Raúl Re­yes?

El Colombiano - - PORTADA - Por JA­VIER ALE­XAN­DER MA­CÍAS Y RI­CAR­DO MONSALVE GAVIRIA COL­PREN­SA Y COR­TE­SÍA

Un su­pues­to hi­jo re­cla­ma los res­tos del ex­je­fe gue­rri­lle­ro de las Farc. Su in­ten­ción es en­te­rrar­los en un cam­po san­to de Me­de­llín. Sin em­bar­go, por una de­ci­sión an­te­rior, la Cruz Ro­ja In­ter­na­cio­nal no pue­de ha­cer es­ta en­tre­ga.

Fis­ca­lía ade­lan­ta­ría prue­bas de ADN, y la Cruz Ro­ja di­ce ha­ber­los en­tre­ga­do ya a otro fa­mi­liar. “Él no tie­ne her­ma­nos, no sa­be­mos a quién se lo en­tre­gó. Lo que nos di­je­ron era que se lo ha­bín en­tre­ga­do a la Cruz Ro­ja”. ALCIDESMONTOYA

Al­ci­des Mon­to­ya, un ciu­da­dano de Urrao, An­tio­quia, que ase­gu­ra ser el hi­jo de quien en vi­da fue­ra el se­gun­do co­man­dan­te de las Farc, alias “Raúl Re­yes”, di­ce que quie­re en­te­rrar el cuer­po de su pa­dre en Me­de­llín, pe­ro solo tie­ne dos in­con­ve­nien­tes: no tie­ne el ca­dá­ver y no sa­be dón­de en­con­trar­lo.

El de­seo de “dar­le cris­tia­na se­pul­tu­ra” a Re­yes, cu­yo nom­bre real es Luis Éd­gar De

via Sil­va, co­men­zó des­de 2016, cuando Al­ci­des Mon­to

ya se acer­có a la Al­cal­día de Me­de­llín para sa­ber có­mo po­dían ayu­dar­le.

“Fui­mos para que por me­dio de ellos nos ayu­da­rán a re­cu­pe­rar el cuer­po. La Fis­ca­lía nos ade­lan­tó las prue­bas (de ADN) y des­de en­ton­ces es­ta­mos es­pe­ran­do res­pues­ta”, afir­ma Mon­to­ya, quien agre­ga que los res­tos del je­fe gue­rri­lle­ro de­be­rían es­tar en Bo­go­tá y su ver­da­de­ro nom­bre es Ho­no­rio

Mon­to­ya, ra­zón por la cual lle­va ese ape­lli­do.

En la al­cal­día, Mon­to­ya con­ver­só con el sub­se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos, Car

los Ar­ci­la, fun­cio­na­rio que si­guió la ru­ta para la iden­ti­fi­ca­ción de fa­mi­lia­res de personas muer­tas en com­ba­te y ge­ne­ró el re­por­te a las au­to­ri­da­des, in­clui­da la Co­mi­sión Tri­par­ti­ta Go­bierno - ONU - Farc, na­ci­da ba­jo el acuer­do de paz.

“En sep­tiem­bre del año pa­sa­do se acer­có el se­ñor Al­ci­des a co­men­tar sus in­ten­cio­nes de re­cla­mar el cuer­po de ‘Re­yes’. In­me­dia­ta­men­te, es­ta se­cre­ta­ría ac­ti­vó los pro­to­co­los, le re­por­te­mos al mi- nis­te­rio del In­te­rior y es­ta­mos a la es­pe­ra del re­sul­ta­do, por­que ofi­cial­men­te no se ha di­cho na­da”, co­men­ta Ar­ci­la.

El sub­se­cre­ta­rio de De­re­chos Hu­ma­nos co­men­ta que el mis­mo ca­so lo es­tán in­ves­ti­gan­do des­de Ecua­dor, Venezuela y las mis­mas Farc, por­que al parecer el gru­po in­sur­gen­te, que re­cién en­tre­gó las ar­mas, “pa­re­ce te­ner la in­ten­ción de jun­tar to­dos sus lí­de­res caí­dos en un solo lu­gar”.

¿Dón­de es­tá el ca­dá­ver?

En el 2008, en una ope­ra­ción con­jun­ta de la Fuer­za Pú­bli­ca, el Go­bierno co­lom­biano logró ases­tar el que has­ta ese mo­men­to se con­si­de­ra­ba el gol­pe más du­ro a la cú­pu­la de las Farc: la muer­te de “Re­yes”. (ver recuadro).

El 1 de mar­zo de ese año, cer­ca a la po­bla­ción San­ta Ro­sa de Ya­na­ma­ru, en Su­cum­bíos, Ecua­dor, fue ha­lla­do muer­to jun­to a otras 21 personas, ac­ción que ge­ne­ró mo­men­tos de fuer­te ten­sión en­tre el ve­cino país y Co­lom­bia.

Ocho años después de aquel epi­so­dio, los fa­mi­lia­res de Al­ci

des Mon­to­ya de­ci­die­ron co­men­zar a re­cla­mar los res­tos óseos de Re­yes, quien ase­gu­ran es su es­po­so y pa­dre. La res­pues­ta de la Fis­ca­lía, según el pre­sun­to hi­jo, ha sido que fal­ta po­co y que pronto ten­drían su cuer­po.

“Nos di­je­ron ya se los va­mos a en­tre­gar fal­tan unos de ta­lli­tos. A úl­ti­ma ho­ra nos di-

gue­rri­lle­ros mu­rie­ron en la ope­ra­ción Fé­nix, en Ecua­dor, don­de mu­rió “Raúl Re­yes”.

cen ya no es­tá el ca­dá­ver, que se lo en­tre­ga­ron a la Cruz Ro­ja y que ellos lo en­tre­ga­ron diz­que a un her­mano”, pre­ci­sa.

Es­ta res­pues­ta no con­ven­ció a Mon­to­ya, quien sos­tie­ne que no en­tien­de como di­cen que le en­tre­ga­ron el ca­dá­ver a un tío, “si mi pa­dre no te­nía nin­gún her­mano”.

Co­no­ci­da la de­nun­cia y el re­que­ri­mien­to, el Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja, CICR, ase­ve­ró, me­dian­te un co­mu­ni­ca­do, que en el 2013, por pe­ti­ción de las Farc y el Go­bierno, re­ci­bió de las au­to­ri­da­des co­lom­bia­nas los res­tos mor­ta­les de “Raúl Re­yes”.

Para el CICR se cum­plie­ron

los pro­to­co­los de iden­ti­fi­ca­ción de quie­nes re­cla­ma­ron los res­tos óseos, ade­más, si lle­ga­ra a acre­di­tar­se la iden­ti­dad de otros fa­mi­lia­res re­cla­man­tes, el or­ga­nis­mo hu­ma­ni­ta­rio es­tá dis­pues­to a fa­ci­li­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias para sa­tis­fa­cer la dis­po­si­ción de la vo­lun­tad de los se­res que­ri­dos del ex­tin­to je­fe gue­rri­lle­ro.

“Es­ta ope­ra­ción hu­ma­ni­ta­ria tu­vo lu­gar en el mar­co de la es­tric­ta con­fi­den­cia­li­dad que guía la ac­tua­ción hu­ma­ni­ta­ria del CICR y, si­guien­do es­te cri­te­rio, la ins­ti­tu­ción no ha­rá más comentarios pú­bli­cos al res­pec­to”.

EL CO­LOM­BIANO in­ten­tó co­no­cer la ver­sión de la Fis­ca­lía so­bre la iden­ti­fi­ca­ción de los fa­mi­lia­res y los res­tos óseos de “Raúl Re­yes”. Des­de la ofi­ci­na de pren­sa del en­te in­ves­ti­ga­dor se in­for­mó que se eva­lúa un po­si­ble pro­nun­cia­mien­to para acla­rar lo su­ce­di­do en el ca­so del je­fe gue­rri­lle­ro y sus fa­mi­lia­res

22

A la iz­quier­da, “Raúl Re­yes”, co­man­dan­te de las Farc an­tes de su muer­te en el 2008 en un operativo del Ejér­ci­to, a la de­re­cha, Al­ci­des Mon­to­ya, su­pues­to hi­jo del in­sur­gen­te.

FO­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.