EDI­TO­RIAL

Ma­du­ro y su ca­ma­ri­lla cae­rán o ce­de­rán, no se sa­be cuán­do, ojalá an­tes del desas­tre que les anun­ció a las ma­yo­rías de su pueblo en su parte de “vic­to­ria elec­to­ral” del pa­sa­do do­min­go.

El Colombiano - - PORTADA - MORPHART

“Ma­du­ro y su ca­ma­ri­lla cae­rán o ce­de­rán, no se sa­be cuán­do, ojalá an­tes del desas­tre que les anun­ció a las ma­yo­rías de su pueblo en su parte de “vic­to­ria elec­to­ral” del pa­sa­do do­min­go”.

Las elec­cio­nes frau­du­len­tas para la elec­ción de los miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te re­sul­ta­ron una afren­ta al pueblo ve­ne­zo­lano y un desafío a la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal. Así, el ré­gi­men cha­vis­ta de Ni­co­lás Ma­du­ro pro­lon­ga su ago­nía y con­du­ce al país a un cho­que que ni él ni quie­nes lo se­cun­dan, ni el mis­mo pueblo ve­ne­zo­lano, po­drán evi­tar.

Con la po­se­sión de su Asam­blea, el jue­ves, Ma­du­ro no solo des­tro­za­rá la Car­ta que trazó, ha­ce ape­nas 15 años, su men­tor e ins­pi­ra­dor, Hu­go Chá­vez, tam­bién ad­quie­re po­de­res ab­so­lu­tos o dic­ta­to­ria­les para so­me­ter a sus de­trac­to­res, sin im­por­tar el mé­to­do, den­tro o fue­ra de las fi­las de su par­ti­do.

Na­da dis­tin­to pue­de es­pe­rar­se por­que su dis­cur­so de la ma­dru­ga­da de ayer, en el que anun­ció al mundo un triun­fo que solo él y quie­nes lo se­cun­dan en el po­der cons­ta­ta­ron, fue cla­ro: el cha­vis­mo co­pa­rá to­da la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Con po­de­res so­be­ra­nos, y es­to se des­pren­de de su in­ter­ven­ción, ven­drá una re­pre­sión ge­ne­ra­li­za­da, que in­clu­so tie­ne ca­be­zas de lis­ta. La pri­me­ra que el po­der so­be­rano de la Asam­blea lle­va­rá a la cár­cel se­rá la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or- tega, cha­vis­ta pu­ra san­gre, quien se apar­tó de las hues­tes de Ma­du­ro. A ella le se­gui­rán los opo­si­to­res miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal, que con­flu­yen en la MUD, ele­gi­dos de ma­ne­ra de­mo­crá­ti­ca en las ur­nas. Lue­go, el turno se­rá para quie­nes se atre­van a cues­tio­nar sus man­da­tos.

Pe­se al parte de vic­to­ria cha­vis­ta, el do­min­go los ve­ne­zo­la­nos y el mundo fueron tes­ti­gos de la so­le­dad de los cen­tros de vo­ta­ción y una re­pre­sión bru­tal contra la opo­si­ción que sa­lió a de­nun­ciar la far­sa. La jor­na­da con­clu­yó, al me­nos, con 12 muer­tos y un nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do de he­ri­dos y de­te­ni­dos, lo cual con­vier­te es­ta jor­na­da en la más san­grien­ta des­de el pri­me­ro de ma­yo, cuando se ini­cia­ron las pro­tes­tas contra la Cons­ti­tu­yen­te. A pe­rio­dis­tas de me­dios, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les se les golpeó e im­pi­dió es­tar a me­nos de 500 me­tros de un cen­tro elec­to­ral.

El cha­vis­mo, cu­yo mo­de­lo fra­ca­só de ma­ne­ra es­truen­do­sa, se afe­rra aho­ra al au­to­ri­ta­ris­mo para im­po­ner su ley a tra­vés del mie­do, la re­pre­sión ge­ne­ra­li­za­da o la muer­te de opo­si­to­res, sus­ten­ta­do en el po­der que le da un am­plio sec­tor de la cú­pu­la de las fuer­zas mi­li­ta­res, has­ta aho­ra leal.

Con la Cons­ti­tu­yen­te y el con­de­na­ble pa­pel que asume Ma­du­ro fren­te a la historia de su país, Venezuela que­da a las puer­tas, ba­jo el ries­go de una con­fron­ta­ción ar­ma­da de con­se­cuen­cias im­pre­de­ci­bles.

En­con­trar el lí­der con la in­te­li­gen­cia, ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra y va­len­tía su­fi­cien­tes para re­di­rec­cio­nar el ca­mino ha­cia la de­mo­cra­cia pa­re­ce en es­te mo­men­to un im­po­si­ble. Que­dan en­ton­ces los es­fuer­zos y la cohe­sión de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, para evi­tar que el desas­tre sea to­tal.

Ani­ma que por pri­me­ra vez en la historia, 10 go­bier­nos de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, uni­dos a Mé­xi­co, EE. UU., Ca­na­dá, Es­pa­ña y UE., se ha­yan ex­pre­sa­do contra la cons­ti­tu­yen­te y que al­gu­nos anun­cia­ran san­cio­nes, como Co­lom­bia, Mé­xi­co, Ca­na­dá y EE. UU. De to­das for­mas, el go­bierno Trump tie­ne la ca­pa­ci­dad de lle­var a Ma­du­ro a ce­der. Su ré­gi­men de­pen­de del pe­tró­leo y si el país del nor­te le cie­rra la com­pra y el pro­ce­sa­mien­to del mis­mo lo de­ja sin oxí­geno.

Aun­que pu­die­ran lle­gar en en el fu­tu­ro san­cio­nes eco­nó­mi­cas ex­ter­nas, una so­lu­ción ajus­ta­da a la reali­dad de Venezuela de­be sur­gir en el seno de su pro­pia ciu­da­da­nía, sus fuer­zas po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­na­les, en­tre ellas, por su­pues­to, las mi­li­ta­res

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.