Ré­gi­men se afe­rra al po­der pe­ro se aís­la en el glo­bo

Son ca­da vez más los go­bier­nos que re­cha­zan los re­sul­ta­dos que afir­ma ha­ber lo­gra­do el cha­vis­mo, en los que Dios­da­do po­dría salir for­ta­le­ci­do.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R. EFE

41,5%

Dos días después de las elec­cio­nes cha­vis­tas a la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC), pri­ma la de­cep­ción y el ago­ta­mien­to en­tre la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na. A jui­cio de ana­lis­tas, que­dó cla­ro que el ré­gi­men no es­cu­cha a las ma­yo­rías, mien­tras que se afe­rra con ma­yor in­tran­si­gen­cia a las ins­ti­tu­cio­nes. Tam­bién, que la opo­si­ción pa­re­ce que­dar­se sin res­pues­tas an­te el es­tan­ca­mien­to po­lí­ti­co. ¿Qué va a pa­sar en el cor­to y me­diano pla­zo?

Ayer, mien­tras el ré­gi­men ase­gu­ra­ba, con ins­ti­tu­cio­nes afi­nes como el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, que ha­bía lo­gra­do más de ocho mi­llo­nes de vo­tos, y la opo­si­ción se reunía para dis­cu­tir es­tra­te­gias a se­guir, la fis­cal ge­ne­ral y di­si­den­te cha­vis­ta Lui­sa Or­te­ga Díaz, afir­ma­ba que la ins­ti­tu­ción que di­ri­ge no re­co­no­ce los re­sul­ta­dos.

Ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal

Pe­ro las vo­ces di­si­den­tes re­pre­sen­ta­das por la fis­cal, tanto como las opo­si­to­ras reu­ni­das en la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), no es­tán so- las. Es de no­tar que la ma­yo­ría de paí­ses de Amé­ri­ca La­ti­na, in­clui­das sus po­ten­cias —Ar­gen­ti­na, Bra­sil y Mé­xi­co—, se unie­ron en el cla­mor contra la cons­ti­tu­yen­te y des­co­no­cie­ron cual­quier re­sul­ta­do que pu­die­ra salir de ella.

De 27 na­cio­nes que se pro­nun­cia­ron al cie­rre de es­ta edi­ción so­bre la ANC cha­vis­ta, solo cin­co res­pal­da­ron sus re­sul­ta­dos: Bo­li­via, Ni­ca­ra­gua, Cu­ba, Ecua­dor y El Sal­va­dor. Más aún, ayer el go­bierno de EE. UU. im­pu­so san­cio­nes eco­nó­mi­cas di­rec­tas contra Ma­du­ro, en­tre las que fi­gu­ra la con­ge­la­ción de sus ac­ti­vos ba­jo ju­ris­dic­ción es­ta­dou­ni­den­se y el re­ti­ro de su vi­sa­do.

A es­to se su­ma la po­si­bi­li­dad de que Mer­co­sur apli­que la cláu­su­la de­mo­crá­ti­ca y ge­ne­re san­cio­nes. Así lo plan­teó el can­ci­ller ar­gen­tino, Jor­ger Fau­rie, quien acla­ró que Bra­sil quien os­ten­ta la pre­si­den­cia pro tem­po­re del or­ga­nis­mo.

Es­to era lo pre­vis­to por ex­per­tos como Ro­nal Ro­drí­guez, in­ves­ti­ga­dor del Ob­ser­va­to­rio de Venezuela de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio: “el re­cha­zo in­ter­na­cio­nal que sus­ci­ta­rá la cons­ti­tu­yen­te po­dría ser­vir para que el ré­gi­men se vea for-

del pa­drón elec­to­ral ve­ne­zo­lano par­ti­ci­pó en la ANC, según el CNE.

za­do a re­to­mar la vía del diá­lo­go, lo que ayu­da­ría a ha­llar ver­da­de­ras sa­li­das a la cri­sis”.

Por otra parte, el aca­dé­mi­co agre­ga que “san­cio­nar a sus lí­de­res lo­gra gol­pear mu­cho más es­tra­té­gi­ca­men­te al ré­gi­men, por­que mu­chos de ellos con­si­de­ra­ban que no iban a re­ci­bir cas­ti­gos. La idea es que es­tas pre­sio­nes lle­ven a un es­pa­cio de ne­go­cia­ción”.

Re­cha­zo y de­nun­cias

En Venezuela, tal vez, la prin­ci­pal crí­ti­ca ha sido la Fis­cal Or­te­ga Díaz quien afir­mó que: “Me di­ri­jo al país para des­co­no­cer el ori­gen, pro­ce­so y pre­sun­to re­sul­ta­do de la in­mo­ral cons­ti­tu­yen­te pre­si­den­cial. Es­ta­mos fren­te a una am­bi­ción dic­ta­to­rial”, sen­ten­ció.

Como ella, son nu­me­ro­sas las personas en Venezuela que, sin im­por­tar el sec­tor po­lí­ti­co al que per­te­ne­cen, re­co- no­cen que la vo­ta­ción tie­ne po­ca le­gi­ti­mi­dad.

“El go­bierno di­ce que par­ti­ci­pa­ron ocho mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, pe­ro se pue­de de­cir que no hay ca­pa­ci­dad de ve­ri­fi­car el mon­to de las personas que ellos di­cen que vo­ta­ron. Los en­tes que rea­li­za­ron la elec­ción es­tán con­tro­la­dos por ellos”, ase­gu­ró a EL CO­LOM­BIANO el di­si­den­te cha­vis­ta Nic­mer Evans, fun­da­dor del Mo­vi­mien­to por la De­mo­cra­cia y la In­clu­sión (MDI).

Al­fon­so Hernández, po­li­tó­lo­go y do­cen­te de la U. del Zu­lia dijo: “el go­bierno no te­nía nin­gún tipo de fis­ca­li­za­ción o de tes­ti­gos, ni lo­ca­les ni in­ter­na­cio­na­les, que pu­die­ran ve­lar por la trans­pa­ren­cia en ese pro­ce­so. Eso ob­via­men­te per­mi­te de­ter­mi­nar, a sa­bien­das que el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral (CNE) ha sido un en­te par­cia­li­za­do, que ellos pu­die­ron es­ta­ble­cer el nú­me­ro de vo­tos que se les ocu­rrie­ra”.

Efec­tos en el cha­vis­mo

Pe­ro po­co pa­re­cía im­por­tar­le al ré­gi­men eso, cons­cien­te de que po­drá aho­ra y en minoría te­ner pleno con­trol ins­ti­tu­cio­nal du­ran­te el tiem­po que du­re la ANC. “La me­mo­ra­ble

jor­na­da de elec­ción de la cons­ti­tu­yen­te es la re­afir­ma­ción de la vo­lun­tad fir­me y ab­so­lu­ta de paz del pueblo”, dijo en Twit­ter el vi­ce­pre­si­den­te de Venezuela, Ta­reck el Ais­sa­mi.

En reali­dad, para Al­fon­so Hernández, el efec­to que de­ja la cons­ti­tu­yen­te es de con­fron­ta­ción. “El go­bierno arre­me­te­rá con ma­yor fortaleza contra sus ri­va­les políticos. Va­le de­cir que la ANC se ins­ta­la­rá en la se­de del Par­la­men­to, lo que de­ja sin efec­to a la Asam­blea Na­cio­nal elec­ta en 2015. Los ac­tua­les par­la­men­ta­rios que­da­rán sin in­mu­ni­dad, lo que con­lle­va a que pue­dan ser de­te­ni­dos”, dijo.

Pe­ro si­gue vi­gen­te el ries­go de que la rea­li­za­ción de la cons­ti­tu­yen­te pue­da for­ta­le­cer sec­to­res en el cha­vis­mo dis­tin­tos a Ni­co­lás Ma­du­ro. Es­tos, li­de­ra­dos por Dios­da­do Ca­be­llo, po­drían es­tar por en­ci­ma del ac­tual go­ber­nan­te y lle­var al país has­ta una si­tua­ción aún más dic­ta­to­rial.

“El se­gun­do hombre en el cha­vis­mo es Ca­be­llo, quien des­de ha­ce tiem­po or­ga­ni­za sus es­truc­tu­ras para au­men­tar su po­der. Si bien la ANC la plan­teó Ma­du­ro para ga­nar tiem­po y es­tar en mejor po­si­ción para ne­go­ciar, ya en la lis­ta de asam­bleís­tas elec­tos el que ten­ga ma­yor ca­pa­ci­dad de aglu­ti­nar apo­yos sal­drá for­ta­le­ci­do e in­clu­so con ma­yor pre­rro­ga­ti­va al Eje­cu­ti­vo”, ad­vir­tió Hernández.

De mo­men­to, lo úni­ca cer­te­za de los efec­tos que de­ja­rá es­ta nue­va jor­na­da de in­tran­si­gen­cia es que Venezuela se po­la­ri­za­rá ca­da vez más, mien­tras que la po­bla­ción se­gui­rá en el me­dio EN DE­FI­NI­TI­VA La pre­vi­sión es que el ré­gi­men ra­di­ca­li­ce sus po­lí­ti­cas au­to­ri­ta­rias y que la opo­si­ción sea vea eli­mi­na­da en un es­ce­na­rio en el que Dios­da­do Ca­be­llo po­dría to­mar el li­de­raz­go.

FO­TO

Pe­se al des­co­no­ci­mien­to de al­gu­nos go­bier­nos y la po­ca confianza, los sim­pa­ti­zan­tes cha­vis­tas ce­le­bra­ron los re­sul­ta­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.