TRUMP SE LAN­ZA SOLO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MATT­HEW CONTINETTI redaccion@el­co­lom­biano.com.co

En la Ca­sa Blan­ca de Do­nald Trump, Rein­ce Prie­bus y Sean Spi­cer eran más que je­fe de ga­bi­ne­te y se­cre­ta­rio de pren­sa. Eran la co­ne­xión del pre­si­den­te con el es­ta­ble­ci­mien­to de Was­hing­ton: los do­nan­tes, crí­ti­cos y ap­pa­rat­chiks de am­bos par­ti­dos cu­ya in­fluen­cia so­bre la po­lí­ti­ca y la eco­no­mía mu- chos par­ti­da­rios de Trump desean de­rro­car.

Al des­pe­dir a Prie­bus y Spi­cer y con­tra­tar a John Kelly y

Ant­hony Sca­ra­muc­ci, el Pre­si­den­te Trump ha en­via­do un men­sa­je: después de seis me­ses de tra­tar de com­por­tar­se como un pre­si­den­te re­pu­bli­cano con­ven­cio­nal, ya aca­bó. Sus opo­nen­tes aho­ra in­clu­yen no solo a los de­mó­cra­tas, sino las éli­tes de am­bos par­ti­dos políticos.

Des­de el co­mien­zo de su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Trump no ha guar­da­do se­cre­to su des­pre­cio por la ca­pi­tal. Pe­ro su des­pre­cio por la ciu­dad y los fun­cio­na­rios, los lo­bis­tas, los con­sul­to­res, los es­tra­te­gas, los abo­ga­dos, los pe­rio­dis­tas, los sol­da­dos, los bu­ró­cra­tas, los edu­ca­do­res y los mé­di­cos que lo pue­blan se agu­di­zan con ca­da día que pa­sa.

Él ig­no­ra rue­gos para que re­duz­ca su ac­ti­vi­dad en Twit­ter, cla­ma so­bre la in­ha­bi­li­dad del Con­gre­so para avan­zar su agen­da, ata­ca a la pren­sa, acu­sa al su­pues­to pro­fun­do es­ta­do de de­mo­ras bu­ro­crá­ti­cas y tie­ne pro­ble­mas con­tra­tan­do em­plea­dos. En Ro­bert Mue­ller, el con­se­je­ro es­pe­cial, se en­fren­ta a un mo­de­lo de la ofi­cia­li­dad del DC, in­ves­ti­gan­do no solo su cam­pa­ña, sino tal vez tam­bién sus fi­nan­zas. Para Trump, el fra­ca­so del Se­na­do para re­vo­car a Oba­ma­ca­re fue más evi­den­cia de la dis­fun­ción de Was­hing­ton, y una ra­zón para de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de Prie­bus, los re­pu­bli­ca­nos y las normas po­lí­ti­cas. La lla­ma­da a “dre­nar el pan­tano” es aho­ra una de­cla­ra­ción de gue­rra contra todo lo que ame­na­za su pre­si­den­cia.

Lo que he­mos es­ta­do ob­ser­van­do es un cho­que cul­tu­ral: un cho­que en­tre dos for­mas de vi­da, con­duc­ta per­so­nal y for­ma de ha­cer ne­go­cio, com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes. Los prin­ci­pios según los cuales Trump vi­ve son un anate­ma a Was­hing­ton. Él de­tes­ta los ho­ra­rios. Quie­re ser im­pre­de­ci­ble. No blo­quea a los crí­ti­cos, pe­ro res­pon­de fu­rio­sa­men­te a ca­da uno. Va­lo­ra la leal­tad al po­der Eje­cu­ti­vo y lo su­pe­rior, y por lo tanto ve a la fa­mi­lia, que es­tá li­ga­da por san­gre, como esen­cial para una em­pre­sa bien ma­ne­ja­da.

Trump no tie­ne pa­cien­cia para los con­sul­to­res y ex­per­tos, es­pe­cial­men­te los en el Par­ti­do Re­pu­bli­cano a quie­nes su elec­ción mos­tró es­tar equi­vo­ca­dos. La in­se­gu­ri­dad es una he­rra­mien­ta de ad­mi­nis­tra­ción: con­se­guir que la gen­te cons­tan­te­men­te es­té adi­vi­nan­do en qué lu­gar es­tá pa­ra­da, pre­gun­tán­do­se qué su­ce­de­rá lue­go, for­ta­le­ce su pos­tu­ra.

El atre­vi­mien­to de Trump, su per­so­na­li­dad ex­ce­si­va, su fal­ta de mo­de­ra­ción, su fri­vo­li­dad y vul­ga­ri­dad no po­dían es­tar más fue­ra de lu­gar en Was­hing­ton. Su amor a la con­fron­ta­ción, su ne­ce­si­dad de siem­pre de­fi­nir­se en re­la­ción con un enemi­go, lue­go de mar­car y bur­lar­se y me­nos­pre­ciar y so­ca­var a su opo- nen­te has­ta que na­da más que las fra­ses de Trump per­ma­ne­cen, es el in­ver­so de có­mo los wa­shing­to­nia­nos creen que de­be ope­rar la po­lí­ti­ca. El tex­to que lo guía no es una obra de pen­sa­mien­to po­lí­ti­co. Es “El ar­te del tra­to”.

La di­fe­ren­cia en es­ti­los en­tre Trump y los wa­shing­to­nia­nos es ob­via. D.C. es un lu­gar con­ven­cio­nal y abu­rri­do. Los wa­shing­to­nia­nos si­guen pro­ce­di­mien­tos. Se es­pe­ra que los pre­si­den­tes, se­na­do­res, con­gre­sis­tas y jue­ces to­dos se ajus­ten al es­ti­lo.

Los wa­shing­to­nia­nos evi­tan el con­flic­to. Ha­bi­tan­tes de la “ciu­dad más al­fa­be­ti­za­da” en Amé­ri­ca no gri­ta­mos, lee­mos en si­len­cio. La­men­ta­mos el par­ti­dis­mo, y nos apa­sio­na­mos por una era per­di­da cuando los de­mó­cra­tas y los re­pu­bli­ca­nos sa­lían a to­mar­se un tra­go después de un lar­go día en el Ca­pi­to­lio.

De­cir que Do­nald Trump reta es­te con­sen­so es un eu­fe­mis­mo. No solo es po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­to, sino que su ma­ne­ra, há­bi­tos y len­gua­je van contra todo lo que los pro­fe­sio­na­les de Was­hing­ton

La di­fe­ren­cia en es­ti­los en­tre Trump y los wa­shing­to­nia­nos es ob­via. Los pri­me­ros si­guen pro­ce­di­mien­tos, el se­gun­do es im­pre­de­ci­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.