QUE VEN­GA LO QUE SEA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID RA­MÍ­REZ CO­RREA juan­da­ra­mi­rez@gmail.com

Ca­da vez que es­cu­cho la pa­la­bra Ode­brecht, todo se me re­vuel­ve. La ver­dad, dan náu­seas y as­quea sa­ber has­ta dón­de lle­ga­ron y más allá de eso, re­pug­na ver que mu­chos de los que ju­ga­ron a ha­cer­se ri­cos tan ban­di­da­men­te, son los que con­tro­lan el po­der pú­bli­co, los que tie­nen la ta­rea de lle­var a la so­cie­dad por la sen­da del de­sa­rro­llo, gracias al vo­to de confianza que los ciu­da­da­nos de­po­si­ta­ron en ellos por obra y gra­cia de la de­mo­cra­cia.

Da ra­bia y mu­cha ira, por no de­cir me­nos. Lo peor de todo es que las nue­vas re­ve­la­cio­nes he­chas por la Fis­ca­lía so­bre la ac­ti­tud so­bor­ní­fe­ra de Ode­brecht con con­gre­sis­tas y ser­vi­do­res pú­bli­cos, acre­cien­ta esa sen­sa­ción de as­co. La Fis­ca­lía re­ve­ló la se­ma­na pa­sa­da que la cons­truc­to­ra bra­si­le­ña pu­do ha­ber pa­ga­do en Co­lom­bia US$ 37 mi­llo­nes por con­cep­to de so­bor­nos, US$ 26 mi­llo­nes más de lo que ini­cial­men­te se pen­só. Al pre­cio del dó­lar del mo­men­to en el que su­ce­die­ron los he­chos, es­ta­ría­mos ha­blan­do de cer­ca de $ 84.000 mi­llo­nes, di­ne­ro que po­dría ha­ber ser­vi­do para ge­ne­rar cer­ca de 10.000 pues­tos for­ma­les de tra­ba­jo du­ran­te todo un año, pa­gan­do sa­la­rio mí­ni­mo.

Pe­ro no, era mejor de­jar esa pla­ti­ca en los bol­si­llos de unos co­di­cio­sos que hoy, al ver­se aco­rra­la­dos, quie­ren te­ner prin­ci­pios de opor­tu­ni­dad para ver si sa­len bien li­bra­dos y se pa­san de la ori­lla de acu­sa­dos a acu­sa­do­res, ti­ran­do así al agua a sus ami­go­tes, con los que es­tu­vie­ron con­fa­bu­la­dos en fa­vor de sus ar­cas per­so­na­les.

Ya he­mos vis­to có­mo se com­por­tan cuando los aga­rran. Lo que ta­pa­ban se vuel­ve im­po­si­ble de es­con­der. Lo tris­te es que es como una ce­bo­lla: ca­pa tras ca­pa, se des­cu­bre más y más la per­ver­sión con la que ac­tua­ban para ha­cer de es­tos he­chos un ejem­plo de corrupción del más alto tur­me­qué. Así lo es­tá ha­cien­do el ex­se­na­dor Ot­to

Bula, pie­za clave en es­to es­te en­re­do, quien sin más ni me­nos, co­men­zó a im­pli­car ca­da vez más a esos otros que eran sus amigos, con los que pa­sea­ba, iba a res­tau­ran­tes, com­pra­ba pro­pie­da­des, chu­pa­ba whisky y se da­ba la bue­na vi­da.

Lo tris­te de es­to es que al­gu­nos ase­gu­ran que es­ta­mos vien­do solo la pun­ta del ice­berg. Ob- via­men­te, no soy tan inocen­te como ne­gar que es así: un mí­ni­mo de ver­dad en una cloa­ca gi­gan­tes­ca. Pe­ro sí me atre­vo a pen­sar que ya to­ca­mos fon­do. ¿Có­mo no va a can­sar todo lo que he­mos sa­bi­do de Ode­brecht, Re­fi­car y el car­tel de la con­tra­ta­ción en Bo­go­tá con las jo­yas Nu­le y los Mo­reno a la ca­be­za? Te­ne­mos evi­den­cia su­fi­cien­te para ver lo mal que es­ta­mos por cul­pa de esa fla­ge­lo que se lla­ma corrupción. Vea, sin más ni me­nos, no pue­de ser po­si­ble que no nos de­mos cuenta de que es­ta­mos ma­ma­dos del uso del po­der y de los car­gos pú­bli­cos para sa­car ven­ta­ja y arra­sar con la con- fian­za de un pueblo que, a la lar­ga, es el que pa­ga los pla­tos ro­tos. No en vano las en­cues­tas mues­tran que la corrupción es el pro­ble­ma más gran­de del país y la gen­te quie­re so­lu­cio­nes, en las que se in­clu­ya cas­ti­gos -pe­ro cas­ti­gos de ver­dad- a quie­nes ha­cen de ella su mejor ami­ga.

En­ton­ces, ne­ce­si­ta­mos ac­ción. Ac­cio­nes que com­pen­sen el da­ño que le han he­cho los co­rrup­tos a la so­cie­dad. Que ven­ga lo que ten­ga que ve­nir: car­ce­la­zos, mar­cos ju­rí­di­cos y le­ga­les que sean du­ros e in­tran­si­gen­tes, ac­cio­nes que di­sua­dan a tan­tos que sue­ñan ha­cer pla­ta fá­cil, de­ci­sio­nes que blin­den la con­tra­ta­ción del Es­ta­do, que pon­gan en cin­tu­ra a los con­gre­sis­tas y evi­ten que las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas ven­gan con el bu­rro ama­rra­do del pa­go de fa­vo­res. Así po­dre­mos evi­tar cual­quier aco­mo­do que tra­ten de ha­cer los co­rrup­tos para pa­sar­se por la ga­lle­ta lo que en reali­dad que­re­mos: más re­sul­ta­dos y me­nos can­tos a la ban­de­ra en la lucha contra la corrupción

Te­ne­mos evi­den­cia su­fi­cien­te para ver lo mal que es­ta­mos por cul­pa de esa fla­ge­lo que se lla­ma corrupción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.