CRI­MI­NA­LI­DAD, CIEN­CIA Y RE­FE­REN­TES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN CA­MI­LO QUINTERO juan.quintero@ru­tan­me­de­llin.org

Ha­ce unos días tu­ve la opor­tu­ni­dad de con­ver­sar con un in­ves­ti­ga­dor de­di­ca­do a en­ten­der la ló­gi­ca cri­mi­nal en Co­lom­bia. Mien­tras ha­bla­ba con él, tra­ta­ba de en­ten­der qué pa­sa por la men­te de un jo­ven en una co­mu­na de Me­de­llín para de­ci­dir in­gre­sar a un com­bo. La res­pues­ta es com­ple­ja, pues no obe­de­ce a un solo fac­tor sino más bien a la con­fluen­cia de mu­chos, que van des­de don­de se na­ce has­ta la edu­ca­ción que se re­ci­be. En Me­de­llín se cal­cu­la que exis­ten al me­nos 250 com­bos que cu­bren el 60 % de nues­tra ciu­dad. La edad pro­me­dio para en­ro­lar­se es de 15 años. La puer­ta de en­tra­da al com­bo es sien­do un “ca­rri­to” (ha­cien­do man­da­dos de dro­ga, ar­mas u otras ta­reas ope­ra­ti­vas…), le re­por­ta a un coor­di­na­dor de zo­na. Esa es la es­truc­tu­ra sim­pli­fi­ca­da de las ba­rre­ras invisibles. Quien lo­gra in­gre­sar pue­de ga­nar­se se­ma­nal­men­te $200.000 -más que un sa­la­rio mí­ni­mo sin se­gu­ri­dad so­cial- y en la me­di­da de sus ha­bi­li­da­des pue­de “as­cen­der” en la es­truc­tu­ra je­rár­qui­ca, ga­nar más di­ne­ro, pres­ti­gio y po­der.

Me de­cía el in­ves­ti­ga­dor que cuando un mu­cha­cho in­gre­sa a una es­truc­tu­ra cri­mi­nal, una vez pa­san 4 o 5 años es ca­si im­po­si­ble que bus­que oportunidades la­bo­ra­les en la eco­no­mía for­mal. La ló­gi­ca es ma­ca­bra: cuando un jo­ven de 15 años gana más de lo que se gana su pa­dre la­bo­ran­do hon­ra­da­men­te, tie­ne ac­ce­so a ar­mas y a una es­truc­tu­ra que lo pro­te­ja, ac­ce­de de cier­ta ma­ne­ra a una di­ná­mi­ca de po­der ba­rrial en la que im­pe­ra la fu­ga­ci­dad. Es­to es, se al­can­zan logros tempranos así el fu­tu­ro, ellos lo sa­ben, sea el

no fu­tu­ro. Jue­gan la vi­da con un pa­ra­dig­ma erró­neo que com­pran por fal­ta de oportunidades, au­sen­cia de va­lo­res y re­fe­ren­tes cer­ca­nos que los motiven a se­guir otros ca­mi­nos.

En el año 2014 es­truc­tu­ra­mos en Ru­ta N un pro­gra­ma de­no­mi­na­do “Ho­ri­zon­tes”, que bus­ca­ba que los jó­ve­nes de los co­le­gios pú­bli­cos de Me­de­llín se com­pe­ne­tra­ran con los pro­ble­mas de sus ba­rrios, en­ten­die­ran los re­tos y plan­tea­ran so­lu­cio­nes. Es­to lo ha­cían con in­ves­ti­ga­do­res y em­pren­de­do­res. La idea era que desa­rro­lla­ran pro­to­ti­pos y que tu­vie­ran la po­si­bi­li­dad de otros re­fe­ren­tes. Que en lu­gar de las ar­mas, dro­gas y com­bos apren­die­ran de na­no­tec­no­lo­gía, as­tro­fí­si­ca e in­ge­nie­rías. Bus­cá­ba­mos que ese re­la­cio­na­mien­to con los in­ves­ti­ga­do­res ter­mi­na­ra por ins­pi­rar a los jó­ve­nes en un li­de­raz­go positivo, que les abrie­ra puer­tas a una trans­for­ma­ción de sus ba­rrios. De la ló­gi­ca cri­mi­nal a la de la cien­cia, la tecnología, las in­ge­nie­rías y las ma­te­má­ti­cas. Logramos lle­gar a 150 co­le­gios con más de 5.000 jó­ve­nes par­ti­ci­pan­tes. La se­mi­lla que­dó sem­bra­da.

A pro­pó­si­to de los acon­te­ci­mien­tos vio­len­tos de es­tos días en la ciu­dad, es ahí cuando es­tos pro­gra­mas co­bran re­le­van- cia sus­ten­ta­da en su con­ti­nui­dad. Me­de­llín ne­ce­si­ta vi­si­bi­li­zar más re­fe­ren­tes en cul­tu­ra, deportes, in­ves­ti­ga­ción, ci­vis­mo, políticos, personas que se for­man en sus ba­rrios de la mano de pro­gra­mas lo­ca­les y lo­gran so­bre­sa­lir para ins­pi­rar a otros. Los re­fe­ren­tes de nues­tros jó­ve­nes no pue­den se­guir sien­do aque­llos que es­tán pa­ra­dos en una es­qui­na ga­nan­do $200.000 se­ma­na­les por “solo” ha­cer man­da­dos o brin­dar in­for­ma­ción. De­be­mos en­fo­car­nos en que en­tien­dan que hay otras po­si­bi­li­da­des de vi­da, y que cual­quie­ra de ellos pue­de ser el pró­xi­mo Ri­go­ber­to Urán, Iván Ramiro Cór­do­ba, Jorge Rey­nolds, Mar­ta Gó­mez, o tan­tos otros exi­to­sos en Co­lom­bia y en el ex­te­rior. De­be­mos mi­rar ha­cia los ba­rrios y en­con­trar nue­vos ho­ri­zon­tes para la ju­ven­tud de nues­tra ciu­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.