#VENEZUELAELECCIONESENPAZ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

Ni­co­lás Ma­du­ro vo­tó el do­min­go bien tem­prano, pa­sa­das ape­nas las seis de la ma­ña­na, con un afán in­fan­til de de­cla­rar­se pri­me­ro en la jor­na­da. Si­guió los pa­sos de todo po­lí­ti­co, len­to en su an­dar y len­to al de­po­si­tar el su­fra­gio, para lue­go na­rrar la ve­ri­fi­ca­ción del ejer­ci­cio en el mo­derno sis­te­ma elec­to­ral. En­tre­gó el car­né de la pa­tria para co­rro­bo­rar su par­ti­ci­pa­ción con un có­di­go de ba­rras, todo ri­sas y aplau­sos, mien­tras las cá­ma­ras en­fo­ca­ban el pro­ce­so. Pe­ro so­bre­vino el fias­co: la pan­ta­lla del celular re­ve­ló en unas le­tras os­cu­ras y sim­ples: La persona no exis­te o el car­né fue anu­la­do.

“¿Es­tá bien?”, pre­gun­tó ner­vio­so Ma­du­ro a la en­car­ga­da de la con­fir­ma­ción. “Sí”, res­pon­dió ella, evi­tan­do au­men­tar el pa­pe­lón, mien­tras las to­mas ofi­cia­les bus­ca­ban un plano más am­plio y el heredero de Chá­vez da­ba lar­gas a una pues­ta en escena ri­dí­cu­la y ofen­si­va.

Na­da es­ta­ba bien, por su­pues­to. O el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Bo­li­va­ria­na de Venezuela tie­ne un do­cu­men­to ile­gal o el sis­te­ma de ve­ri­fi­ca­ción es­tá co­rrup­to, am­bas po­si­bi­li­da­des ca­tas­tró­fi­cas para una jor­na­da pla­ga­da de du­das y de­nun­cias. Pe­ro qué im­por­ta ya. En la tris­te Venezuela que he­mos vis­to mal vi­vir los úl­ti- mos años la ver­dad es sub­je­ti­va y, para el ré­gi­men, solo se crea por ar­te de ma­gia cuando un miem­bro de Mi­ra­flo­res la pro­nun­cia.

Los fran­co­ti­ra­do­res de la Guar­dia Na­cio­nal Bo­li­va­ria­na se dis­po­nían en te­chos para apun­tar­les a los ma­ni­fes­tan­tes. Po­li­cías obe­dien­tes a Ma­du­ro sal­ta­ban por los ai­res cuando vio­len­tos opo­si­to­res ac­ti­va­ban ex­plo­si­vos a su pa­so. Los muer­tos se con­ta­ban por de­ce­nas en las ca­lles de todo el país. Las tan­que­tas de las Fuer­zas Mi­li­ta­res en­tra­ban, arra­san­do por­to­nes, a las uni­da­des re­si­den­cia­les. Na­da im­por­ta ya. Na­da ocu­rre si no lo acep­ta el Go­bierno o sus com­pin­ches.

Con el país en lla­mas, la pre­si­den­ta del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral ve­ne­zo­lano Ti­bi

say Lu­ce­na, con­tra­de­cía to­da ló­gi­ca al ase­gu­rar que la jor­na­da trans­cu­rría de for­ma tran­qui­la y normal. “El 99% y más de la po­bla­ción ve­ne­zo­la­na es­tá vo­tan­do”, de­cía, mien­tras pe­rió­di­cos y te­le­no­ti­cie­ros de me­dio mundo se lle­na­ban con imá­ge­nes que la re­fu­ta­ban.

No hay for­ma. La ar­gu­men­ta­ción aquí re­sul­ta ino­cua. A las fo­tos de las me­sas va­cías, los ofi­cia­lis­tas ofre­cían otras de lar­gas fi­las. A las imá­ge­nes de los ti­ro­teos y la ci­fra cre­cien­te de ase­si­na­tos, Ma­du­ro y los su­yos im­po­nían el hash­tag #VenezuelaEleccionesEnPaz ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.