SUBVERGÜENZA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SANTIAGO NOREÑA DU­QUE Uni­ver­si­ta­ria Ca­tó­li­ca Luis Ami­gó Fa­cul­tad de Com. So­cial, 6° se­mes­tre san­ti­no­du@hot­mail.com

An­te la in­ca­pa­ci­dad de los se­na­do­res para san­cio­nar, fue la Pro­cu­ra­du­ría la que in­ter­vino en el bo­chor­no­so ca­so.

Los me­dios in­de­pen­dien­tes su­fren ame­dren­ta­mien­to po­lí­ti­co, es una de las con­se­cuen­cias cuando no exis­te un in­te­rés dis­tin­to al de in­for­mar.

No tie­ne ni­ve­les de au­dien­cia como los pe­sos pe­sa­dos, pe­ro ha sido la pie­dra en el za­pa­to de mu­chos opor­tu­nis­tas. No­ti­cias Uno no solo se ha ga­na­do ame­na­zas a sus pe­rio­dis­tas, sino que ha puesto en aprie­tos a va­rios ines­cru­pu­lo­sos.

Su más re­cien­te ca­so se ha pre­sen­ta­do en las dos úl­ti­mas se­ma­nas, cuando su­frió un in­ten­to de des­pres­ti­gio por parte de un fun­cio­na­rio del Con­gre­so, el sub­se­cre­ta­rio Saúl

Cruz, quien fin­gió una agre­sión por parte del ca­ma­ró­gra­fo de No­ti­cias Uno.

Al ver­gon­zo­so he­cho se le su­ma la fal­sa de­nun­cia que hizo des­de el atril del Con­gre­so contra el co­mu­ni­ca­dor, don­de les min­tió a sus com­pin­ches, que ni si­quie­ra an­te la reali­dad de los he­chos que rec­ti­fi­có No­ti­cias Uno con las pro­pias cá­ma­ras del ca­pi­to­lio, se pu­sie­ron de acuer­do para to­mar san­cio­nes drás­ti­cas. Aun­que gran parte se mos­tró “in­dig­na­do” por las mentiras de Cruz, solo 12 se­na­do­res de 85 re­gis­tra­dos vo­ta­ron a fa­vor para pe­dir su re­nun­cia.

¿Pe­ro por qué a pe­sar de tan­ta “in­dig­na­ción” no su­ce­dió na­da? ¿ Por qué tan­ta com­pa­sión? Pues pa­re­ce que des­de el es­cri­to­rio del sub­se­cre­ta­rio se ges­tio­nan va- rias so­li­ci­tu­des como ti­que­tes aé­reos, asig­na­ción de vehícu­los y des­pa­chos de los con­gre­sis­tas. La ofi­ci­na de Saúl Cruz se ha con­ver­ti­do en el lobby pre­fe­ri­do de los se­na­do­res.

An­te la in­ca­pa­ci­dad de los se­na­do­res para san­cio­nar, fue la Pro­cu­ra­du­ría la que in­ter­vino en el bo­chor­no­so ca­so. Tres me­ses san­cio­nó el ór­gano de con­trol al sub­se­cre­ta­rio que go­za de va­ca­cio­nes.

El in­ci­den­te solo les da ma­yor des­pres­ti­gio a los con­gre­sis­tas que eva­die­ron tor­pe­men­te un ca­so que ha ge­ne­ra­do in­dig­na­ción en la so­cie­dad.

Ade­más de des­ta­par­se es­te asun­to de in­tere­ses, la pre­gun­ta que re­sue­na en la opinión pú­bli­ca es: ¿Qué hubiese pa­sa­do si no exis­tie­ra la gra­ba­ción re­co­pi­la­da en el Con­gre­so?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.