CARNE DE MEME

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HUM­BER­TO MON­TE­RO hmon­te­ro@la­ra­zon.es

Sus ho­ras es­tán con­ta­das. Por un pe­que­ño des­liz te­le­vi­si­vo, re­trans­mi­ti­do en todo el mundo y re­pli­ca­do por los pro­gra­mas de hu­mor de los cin­co con­ti­nen­tes. Ya es la carne de meme fa­vo­ri­ta en to­das las re­des so­cia­les exis­ten­tes. Has­ta por sus pro­pios “seguidores”. Y es que Ma­du­ro se ha con­ver­ti­do en el haz­me­rreír glo­bal tras su úl­ti­ma fan­ta­sía ani­ma­da. El pa­sa­do do­min­go, con las vo­ta­cio­nes de su fal­sa cons­ti­tu­yen­te en mar­cha, el ti­rano ca­ri­be­ño ci­tó a to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción para re­trans­mi­tir en di­rec­to la iden­ti­fi­ca­ción de la cé­du­la cha­vis­ta que el ré­gi­men pre­ten­de im­plan­tar des­de enero pa­sa­do. Tras mos­trar va­rios car­nés “de cuando to­ca­ba ver­sio­nes de Led Zep­pe­lin”, co­men­zó el show.

“Va­mos a ha­cer el che­queo de mi Car­net de la Pa­tria para que que­de re­gis­tra­do que yo vi­ne a vo­tar y mi car­né que­dó marcado para to­da la vi­da, que vo­té el día his­tó­ri­co de la Cons- ti­tu­yen­te, el día 30 de ju­lio”, exal­tó el dic­ta­dor se­gun­dos an­tes de que el celular de una asis­ten­te tra­ta­ra de leer el có­di­go BR del pa­trió­ti­co car­né pre­si­den­cial. Sin em­bar­go, el Sam­sung en cues­tión de­be ser un agen­te in­fil­tra­do de la opo­si­ción, tec­no­ló­gi­ca­men­te “es­cuá­li­do”, por­que se re­be­ló has­ta ri­di­cu­li­zar a Ma­du­ro con la si­guien­te le­yen­da en la pan­ta­lla: “La persona no exis­te o el car­né fue anu­la­do”.

Tras el fias­co, Ma­du­ro con­tu­vo el ges­to de con­tra­rie­dad para, in­me­dia­ta­men­te, to­mar el de otra ayu­dan­te para la de­mos­tra­ción. Pe­se a que la em­plea­da an­te­rior re­pi­tió la ope­ra­ción, el oron­do per­so­na­je ya no es­pe­ró el desen­la­ce y, cé­du­la en mano, se di­ri­gió a las cá­ma­ras para pro­cla­mar que ya ha­bía cum­pli­do y se ha­bía re­gis­tra­do. “Aho­ra cum­plan us­te­des. ¡Que vi­va la Pa­tria!”.

Con ese con­trol de re­gis­tro mi­li­mé­tri­co, gracias a la tecnología cas­tro-cha­vis­ta, has­ta el pro­pio Ma­du­ro de­be­ría des­con­fiar del re­sul­ta­do pre­via­men­te ama­ña­do. Por­que si los su­yos le de­jan con ca­ra de pas­ma­do de­lan­te de todo el uni­ver­so, cual­quier día has­ta le dan la vuel­ta a los re­sul­ta­dos pre­co­ci­na­dos y aca­ba per­dien­do una de las muchas elec­cio­nes que se le ocu­rren.

La bur­la se ha cer­ni­do so­bre el cau­di­llo con mon­ta­jes que dan por en­car­ce­la­do al Sam­sung y mues­tran al pro­pio Ma­du­ro con­ver­ti­do en una suer­te de ins­pec­tor Gad­get. Has­ta los pro­pios miem­bros del ré­gi­men y los cha­vis­tas más crí­ti­cos ha­cen gua­sa del in­ci­den­te y ya ni los más fie­les creen que de­ba de­jar­se go­ber­nar por más tiem­po a es­te su­je­to. Sa­ben que Ma­du­ro, con el ba­rril de cru­do por los sue­los, no pue­de dar­le la vuel­ta a una si­tua­ción que he­re­dó de su inú­til an­te­ce­sor. Chá­vez di­la­pi­dó tres lus­tros en los que la ren­ta pe­tro­le­ra del país fue cin­co ve­ces su­pe­rior a la ge­ne­ra­da en los 40 años pre­vios a su ré­gi­men. En ese tiem­po, en vez de in­ver­tir en edu­ca­ción, tecnología e in­fra­es­truc­tu­ras, se de­di­có a fi­nan­ciar a los sá­tra­pas de me­dio mundo (los Cas­tro, Morales, Ze­la­ya, Co­rrea, Or­te­ga, a Kirch­ner y a su viu­da, a los “po­de­mi­tas” de Es­pa­ña y has­ta al di­fun­to Ga­da­fi), a com­prar vo­lun­ta­des y a po­ner en mar­cha pro­yec­tos ab­sur­dos. El res­to del pas­tel se lo re­par­tían él y los su­yos. La con­se­cuen­cia es que la deu­da del país se dis­pa­ró y la in­fla­ción re­sul­ta ya in­sal­va­ble. El go­bierno di­ce que es del 200 %, pe­ro los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les la si­túan en el 800 %. No hay luz ni medicinas ni agua po­ta­ble. Des­de 2013, el ín­di­ce de mor­ta­li­dad a ma­nos del cri­men or­ga­ni­za­do ha au­men­ta­do un 400 %... Mien­tras, no de­jan de lle­gar ve­ne­zo­la­nos a Es­pa­ña. In­clui­dos los hi­jos de Ma­du­ro, que en ple­na re­vuel­ta pasaron unos días en Ma­drid en el lu­jo­so ho­tel Ritz.

Esa es la he­ren­cia de Chá­vez, que como buen ti­rano puso a un ton­to de su­ce­sor que le hi­cie­ra bueno.

Y no pu­do ele­gir mejor, pe­ro ni muer­to nos en­ga­ña

Esa es la he­ren­cia de Chá­vez, que como buen ti­rano puso a un ton­to de su­ce­sor que le hi­cie­ra bueno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.