MA­YO­RÍAS AME­NA­ZA­DAS E IDEN­TI­DA­DES PREDATORIAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

En­tre los ele­men­tos que han he­cho po­si­ble el sur­gi­mien­to de po­pu­lis­mos de de­re­cha en Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos es­tá el fenómeno de las ma­yo­rías ame­na­za­das. Es­to se pue­de ilus­trar con el ca­so de Po­lo­nia, que sien­do un país que tu­vo en la úl­ti­ma dé­ca­da un buen cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y se re­du­je­ron los ni­ve­les de de­sigual­dad, en 2015 ga­nó un par­ti­do po­pu­lis­ta reac­cio­na­rio. De for­ma si­mi­lar su­ce­dió en Hun­gría, Gran Bre­ta­ña y los Es­ta­dos Uni­dos. ¿Por qué hi­cie­ron es­to los vo­tan­tes?

En es­tos paí­ses se ha da­do en los úl­ti­mos años un cre­cien­te au­men­to de la mi­gra­ción pro­ve­nien­te de los paí­ses más po­bres de Áfri­ca, de Si­ria, de Irak, de­ter­mi­na­da por el fra­ca­so de la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, las gue­rras y la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Es­te au­men­to de la po­bla­ción ex­tran­je­ra se ha con­ver­ti­do en una gra­ve ame­na­za para los ha­bi­tan­tes de los paí­ses que han aco­gi­do a los mi­gran­tes.

En la reac­ción de las ma­yo­rías ame­na­za­das por la mi­gra­ción ra­di­ca una de las ra­zo­nes del auge del po­pu­lis­mo de de­re­cha. El te­mor de que los ex­tran­je­ros se to­men sus paí­ses se afian­za en la idea, ba­sa­da en pro­yec­cio­nes de­mo­grá­fi­cas, según la cual sus Es­ta­dos pue­dan des­va­ne­cer­se. “La de- mo­gra­fía ha­ce que los eu­ro­peos se ima­gi­nen un mundo en el que sus cul­tu­ras des­apa­re­ce­rán, a la vez que la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca les pro­me­te un mundo en el que sus pues­tos de tra­ba­jo tam­bién des­apa­re­ce­rán” (Kras­tev).

El con­cep­to de ma­yo­rías ame­na­za­das es­tá re­la­cio­na­do con otro im­por­tan­te fenómeno, las iden­ti­da­des predatorias. Es­tas emer­gen en la ten­sión en­tre iden­ti­da­des ma­yo­ri­ta­rias e iden­ti­da­des na­cio­na­les. La for­ma­ción de un gru­po ét­ni­co den­tro de una na­ción mo­der­na su­mi­nis­tra a me­nu­do la ba­se para el sur­gi­mien­to de es­tas iden­ti­da­des, las cuales re­cla­man la ex­tin­ción de la otra co­lec­ti­vi­dad para su pro­pia su­per­vi­ven­cia. Según Ar

jun Ap­pa­du­rai, “las iden­ti­da­des predatorias sur­gen en aque­llas cir­cuns­tan­cias en las cuales ma­yo­rías y mi­no­rías pue­den ver­se de for­ma ve­ro­sí­mil en pe­li­gro de in­ter­cam­biar sus lu­ga­res”.

Ap­pa­du­rai mues­tra có­mo la for­ma­ción de iden­ti­da­des predatorias hizo po­si­ble que el li­be­ra­lis­mo, en la épo­ca de la Ale­ma­nia Na­zi, se con­vir­tie­ra en an­ti-li­be­ral y ge­no­ci­da, y ad­vier­te el pe­li­gro de la re­pe­ti­ción de es­te fenómeno. Ma­yo­rías ame­na­za­das por el te­mor de que el or­den po­lí­ti­co pue­da co­lap­sar, es­tán pro­vo­can­do cam­bios ra­di­ca­les contra los ex­tran­je­ros y contra cual­quier otro que pue­da ser vis­to como una ame­na­za.

Uri­be no es Trump, ni Pu­tin, ni Er­do­gan, es­tá cla­ro. Pe­ro es­ta­mos an­te la con­so­li­da­ción de una al­ter­na­ti­va po­pu­lis­ta de de­re­cha. La so­cie­dad re­pre­sen­ta­da por el uri­bis­mo se sien­te ame­na­za­da por la alian­za del li­be­ra­lis­mo y la iz­quier­da gue­rri­lle­ra, que su­po­nen, se to­ma­rá el po­der y los sa­ca­rá de la historia. ¿Es una fic­ción? ¿exa­ge­ran? Hay un lí­mi­te nor­ma­ti­vo en la con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca: una co­lec­ti­vi­dad po­lí­ti­ca no pue­de re­cla­mar como le­gí­ti­mo que aque­lla con la que se en­fren­ta de­ba des­apa­re­cer para así ase­gu­rar su pro­pia su­per­vi­ven­cia. La re­pe­ti­ción del ge­no­ci­dio, como ad­vier­te Ap­pa­du­rai, — in­di­ca­do por el au­men­to del ase­si­na­to de lí­de­res so­cia­les y miem­bros de las FARC—, no de­be ser nues­tra sa­li­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.