Ba­jo la lu­pa de la cien­cia

El arác­ni­do cum­ple 55 años tras su pri­me­ra apa­ri­ción en los có­mics. Sus po­de­res son to­da­vía ob­je­to de es­tu­dio.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JUAN DA­VID UMA­ÑA GA­LLE­GO

Du­ran­te una ex­po­si­ción cien­tí­fi­ca el jo­ven Pe­ter Par­ker tu­vo un ac­ci­den­te con una ara­ña. El arác­ni­do, quien ha­bía re­ci­bi­do una des­car­ga ra­dio­ac­ti­va, mor­dió al es­tu­dian­te en la mano de­re­cha.

Aquel su­ce­so con­ver­ti­ría a Par­ker en un hu­mano ca­paz de pe­gar­se de los mu­ros, lan­zar te­la­ra­ñas y ob­te­ner fuer­za so­bre­hu­ma­na.

Así na­ció Spi­der-Man, uno de los per­so­na­jes más po­pu­la­res de Mar­vel Có­mics y quien con 55 años si­gue asom­bran­do con sus po­de­res, esos que se vie­ron por pri­me­ra vez en la his­to­rie­ta Ama­zing Fan­tasy # 15 de agos­to de 1962, y que se pue­den ex­pli­car des­de la Fí­si­ca y la Bio­lo­gía.

1 LA FUER­ZA Y LA RE­SIS­TEN­CIA DE LA TE­LA­RA­ÑA

La ha­bi­li­dad so­bre­na­tu­ral más im­por­tan­te de Spi­dey es la de dis­pa­rar te­la­ra­ñas que pue­den de­jar a un hombre pe­ga­do de un bus. Un tema de re­sis­ten­cia que no es fic­ción, pues los cien­tí­fi­cos han ex­pli­ca­do que es­te ma­te­rial pue­de ser cin­co ve­ces más fuer­te que el ace­ro del mis­mo diá­me­tro.

“Un hi­lo de te­la­ra­ña del gro­sor de un lá­piz y con una lon­gi­tud de 30 ki­ló­me­tros po­dría de­te­ner el vue­lo de un avión Boeing 747”, re­cuer­da el di­vul­ga­dor ex­per­to en cien­cias bio­ló­gi­cas del Par­que Ex­plo­ra, Luis Ka­mil Bui­tra­go. Una ana­lo­gía rea­li­za­da por los in­ves­ti­ga­do­res Ed Nieu­wen­huys y Leo de Coo­man, que le dan la ra­zón al hi­lo que usa Spi­dey en los có­mics y las pe­lí­cu­las.

2 EL VUE­LO DE SPI­DER-MAN POR LOS EDI­FI­CIOS

El arác­ni­do no vue­la como lo ha­ce Su­per­man o Iron Man, pe­ro ¡sí que se sa­be ba­lan­cear! Con ayu­da de la te­la­ra­ña “vue­la” en­tre los ras­ca­cie­los, un ba­lan­ceo que en Fí­si­ca se co­no­ce como mo­vi­mien­to os­ci­la­to­rio.

“Cuando el mo­vi­mien­to es pe­que­ño se pue­de igua­lar al de un amor­ti­gua­dor os­ci­lan­do, sin em­bar­go, Spi­dey ha­ce un mo­vi­mien­to am­plio que vie­ne a ser parte de uno cir­cu­lar. Spi­der­Man uti­li­za la trans­for­ma­ción de ener­gía po­ten­cial de la gra­ve­dad en ener­gía ci­né­ti­ca del mo­vi­mien­to para im­pul­sar­se en­tre edi­fi­cios”, ex­pli­ca la fí­si­ca Da­ra Hin­ca­pié.

3 TRE­PAR MU­ROS: UNA HA­BI­LI­DAD PO­DE­RO­SA

Tanto el su­per­hé­roe como sus pa­rien­tes de ocho pa­tas tie­nen en sus ex­tre­mi­da­des unos pe­que­ños gan­chos que les per­mi­ten su­bir por los mu­ros. Para el ojo común una su­per­fi­cie pue­de ser lisa, pe­ro es­ta tie­ne irre­gu­la­ri­da­des mi­cros­có­pi­cas, po­ro­si­da­des por las que la ara­ña se en­gan­cha. Sin em­bar­go, en la opinión del bió­lo­go Jo­nas Wolff, en en­tre­vis­ta para la Na­tio­nal Geo­grap­hic, es­to se­ría im­po­si­ble para Spi­der-Man, pues su pe­so no le per­mi­ti­ría ad­he­rir­se y su­bir por las pa­re­des.

4 SEN­TI­DO ARÁC­NI­DO CONTRA ENEMI­GOS

Las ara­ñas tie­nen exoes­que­le­tos, es de­cir, son du­ras por fue­ra y blan­das por den­tro. Por ello, para sen­tir lo que les ro­dea tie­nen ve­llos con los que cap­tan todo, tan sen­si­bles que pue­den sa­ber qué tan gran­de o pe­que­ño es lo que se les acer­ca. “De­tec­tan des­de co­rrien­tes de aire has­ta cam­bios de tem­pe­ra­tu­ra”, di­ce Ka­mil. Ade­más, re­co­no­cen las ame­na­zas más mí­ni­mos an­tes de que le ata­quen, como lo ha­ce Spi­der-Man con su sen­ti­do arác­ni­do

ILUSTRACIÓN COR­TE­SÍA MAR­VEL CÓ­MICS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.