¿Por qué San­tos ha­ce cam­bios en el ga­bi­ne­te?

En La U hay mo­les­tia, sa­lió Cris­ti­na Pla­zas y en­tró un Li­be­ral. En Mi­na­gri­cul­tu­ra sa­lió Au­re­lio Ira­go­rri y no se co­no­ce su re­em­pla­zo.

El Colombiano - - PORTADA - Por MA­RÍA VIC­TO­RIA CO­RREA

Re­le­vos en los mi­nis­te­rios de Vi­vien­da, Trans­por­te, Agri­cul­tu­ra e In­dus­tria anun­ció ayer el Pre­si­den­te. Ade­más, ajus­tes en nue­ve de­pen­den- cias, en­tre las que es­tán la Uni­dad de Víc­ti­mas y la Al­ta Con­se­je­ría de las Re­gio­nes. El gol­pe po­lí­ti­co más fuer­te lo su­frió su mis­mo par­ti­do, la U, con el re­ti­ro de Cris­ti­na Pla­zas del ICBF. Su re­em­pla­zo se­rá Juan Car­los Ló­pez, del Par­ti­do Li­be­ral. Con es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes, el man­da­ta- rio bus­ca ter­mi­nar su Go­bierno te­nien­do una coa­li­ción for­ta­le­ci­da. Es­tos son los al­can­ces que tie­ne la de­ci­sión.

Con los 13 cam­bios que hi­zo ayer el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos en su ga­bi­ne­te no só­lo le apos­tó por tra­ba­jar, du­ran­te su úl­ti­mo año, con dos de sus más cer­ca­nos co­la­bo­ra­do­res ( Ma­ría Lo­re­na Gu­tié­rrez y Ger­mán Car­do­na), sino que ade­más qui­so ga­ran­ti­zar que los par­ti­dos de la Uni­dad Na­cio­nal que­da­ran, has­ta don­de se pu­die­ra, con­ten­tos.

A pe­sar de es­to, el gol­pe más fuer­te lo su­frió La U, jus­ta­men­te su par­ti­do, que ade­más no tie­ne candidato pre­si­den­cial. Es­ta co­lec­ti­vi­dad tie­ne aho­ra re­fun­di­do el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra de­bi­do a que se con­fir­mó la sa­li­da de Au­re­lio Ira­go­rri, pe­ro aún no se sa­be de su re­em­pla­zo. Tam­po­co tie­ne re­pre­sen­ta­ción un par­ti­do o sec­tor de iz­quier­da.

Cam­bio Ra­di­cal y el P. Con­ser­va­dor se man­tie­nen con sus cuo­tas, aun­que a los con­ser­va­do­res les quitaron la Al­ta Con­se­je­ría pa­ra las Re­gio­nes y les die­ron Fin­de­ter. Los li­be­ra­les se man­tie­nen an­cla­dos en la Uni­dad de Víc­ti­mas.

En los mi­nis­te­rios de Vi­vien­da, Trans­por­te e In­dus­tria no hi­zo re­le­vos po­lí­ti­cos. Cam­bio Ra­di­cal se man­tu­vo en Vi­vien­da, con Jai­me Pu­ma­re­jo, quien era ge­ren­te de desa­rro­llo ur­bano de Ba­rran­qui­lla, así se man­tie­ne es­pe­cí­fi­ca­men­te la ca­sa Char y por esa vía no se di­vor­cia del to­do de quien fue su vi­ce­pre­si­den­te Ger­mán Var­gas. El Mi­nT­rans­por­te es de La U y ahí asig­nó a Car­do­na tras los po­cos re­sul­ta­dos de Jor­ge Eduar­do Rojas, tam­bién de La U.

El mi­nis­te­rio de In­dus­tria, más allá de los par­ti­dos, ha te­ni­do siem­pre una per­so­na cer­ca­na al man­da­ta­rio. En es­te ca­so, re­em­pla­zó a una san­tis­ta con otra san­tis­ta: Sa­le Ma­ría Cla­ra La­cou­tu­re y en­tra Ma­ría Lo­re­na Gu­tié­rrez, quien ha si­do con­si­de­ra­da su mano de­re­cha.

Tam­bién se vie­ne el cam­bio en Agri­cul­tu­ra, tras acep­tar la re­nun­cia de Au­re­lio Ira­go­rri. Lo más pro­ba­ble es que es­te mi­nis­te­rio se con­vier­ta en la man­za­na de la dis­cor­dia por­que aun­que hoy es de La U, los con­ser­va­do­res es­tán de­trás de­bi­do a que du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da ha si­do de ellos. Es de ano­tar, que no es des­ca­be­lla­do pen­sar que San­tos ja­le ha­cia el con­ser­va­tis­mo de­bi­do a que le re­sul­ta ne­ce­sa­rio el apo­yo de los par­la­men­ta­rios y con el pre­si­den­te

del Con­gre­so, Efraín Ce­pe­da.

En ca­so de que es­to ocu­rra, se­ría un du­ro gol­pe pa­ra La U y por eso des­de ya, al­gu­nos de sus mi­li­tan­tes es­tán ha­blan­do de apo­yar, de­fi­ni­ti­va­men­te, el pro­yec­to de trans­fu­gis­mo.

En el Par­ti­do de La U tam­bién cau­só ma­les­tar la sa­li­da de Cris­ti­na Pla­zas del ICBF y su re­em­pla­zo por una cuo­ta del Par­ti­do Li­be­ral, el ac­tual ge­ren­te de Co­lom­bia Ma­yor, Juan Car­los Ló­pez. Fue cri­ti­ca­do tam­bién el cam­bio en Fin­de­ter de don­de sa­lió Luis F. Ar­bo­le­da, quien es­tu­vo cues­tio­na­do por con­tra­tos

a Mar­ket­me­dios y lle­gó Car­los Eduar­do Co­rrea, quien fue in­vo­lu­cra­do por la Fis­ca­lía en te­mas de co­rrup­ción en Mon­te­ría.

Fren­te a es­tos cam­bios, el pre­si­den­te San­tos in­di­có que es­te año que res­ta de go­bierno se de­di­ca­rá a tra­ba­jar pa­ra “me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de los co­lom­bia­nos, cons­truir la paz y ofre­cer nue­vas y me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos”.

Li­lia­na Gó­mez, do­cen­te de Co­mu­ni­ca­ción Po­lí­ti­ca de la U. Ser­gio Ar­bo­le­da, in­di­có que si bien cam­bia­ron los nom­bres, no en­cuen­tra un re­le­vo sus­tan­cial o una ver­da­de­ra re­par­ti­ción en­tre par­ti­dos. “Lo úni­co es que nom­bra a dos de sus más cer­ca­nos ami­gos. Lo que bus­ca San­tos es ter­mi­nar su úl­ti­mo año de go­bierno con per­so­nas en las que con­fía”.

Fa­bián Acu­ña, do­cen­te de Cien­cia Po­lí­ti­ca de la Ja­ve­ria­na, di­jo que es na­tu­ral que en el úl­ti­mo año de un go­bierno se ha­ga un cam­bio en el ga­bi­ne­te pa­ra con­so­li­dar las po­lí­ti­cas de ca­ra a ter­mi­nar los pro­yec­tos. “To­dos pen­sa­mos que San­tos iba a rea­li­zar cam­bios en la coa­li­ción de Go­bierno y no lo hi­zo. Lo que sí hi­zo es que pu­so fun­cio­na­rios muy cer­ca­nos a él”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.