Ma­du­ro va contra la opo­si­ción

Pe­se al re­pro­che in­ter­na­cio­nal, el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la pa­só la Cons­ti­tu­yen­te y ya no tie­ne na­da que per­der. Aho­ra cum­ple su co­me­ti­do de ajus­tar cuen­tas con la opo­si­ción.

El Colombiano - - PORTADA - Por MA­RIA­NA ESCOBAR ROL­DÁN

La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal re­cha­zó su Cons­ti­tu­yen­te, EE. UU. lo san­cio­nó y la UE va por el mis­mo ca­mino. Aho­ra el pre­si­den­te anun­cia sal­dar deu­das con sus opo­si­to­res. ¿Cuá­les?

Si bien Ni­co­lás Ma­du­ro ga­nó ré­di­tos en­tre sus se­gui­do­res con la rea­li­za­ción de su Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te y con el re­torno de Leo­pol­do Ló­pez y An­to­nio Le­dez­ma a pri­sión, va­rias fue­ron las pér­di­das.

El re­cha­zo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ha si­do in­sis­ten­te. La or­ga­ni­za­ción hu­ma­ni­ta­ria Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal (AI) ad­vir­tió que Ve­ne­zue­la se es­tá acer­can­do a un “pun­to de quie­bre” tras el en­car­ce­la­mien­to de los opo­si­to­res, un “signo re­ve­la­dor” de que el Go­bierno quie­re “si­len­ciar to­da for­ma de crí­ti­ca”.

El mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res de Es­pa­ña, Al­fon­so Das­tis, dia­lo­gó con la je­fa de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea, Fe­de­ri­ca Mog­he­ri­ni, pa­ra pe­dir­le que la UE adop­te san­cio­nes “in­di­vi­dua­les, se­lec­ti­vas y es­pe­cí­fi­cas” contra los di­ri­gen­tes del Go­bierno ve­ne­zo­lano.

Has­ta en sus fi­las cha­vis­tas hu­bo rup­tu­ras. Tres dipu­tados aban­do­na­ron la ban­ca­da del go­ber­nan­te Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (PSUV) y crea­ron su pro­pio gru­po en el Par­la­men­to de ma­yo­ría opo­si­to­ra, ar­gu­men­tan­do que en 1999 (cuan­do se san­cio­nó la ac­tual Cons­ti­tu­ción) fue el pue­blo quien con­vo­có la Cons­ti­tu­yen­te, y aho­ra lo hi­zo un so­lo po­der.

Las pér­di­das tam­bién to­can a la opo­si­ción. El triun­fo de la Cons­ti­tu­yen­te y el re­gre­so de Ló­pez a las cel­das in­di­ca el cie­rre de­fi­ni­ti­vo, por aho­ra, de cual­quier ven­ta­na de negociación con el ré­gi­men. “Ma­du­ro ya tie­ne lo que quie­re, con frau­de o sin él, con crí­ti­cas o sin ellas, y la li­ber­tad de Leo­pol­do de­ja de pres­tar­le un ser­vi­cio, mien­tras él cum­ple su promesa de ajus­tar cuen­tas con sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos de­vol­vién­do­los a la cárcel”, des­ta­ca An­drés Mo­lano, di­rec­tor aca­dé­mi­co del Ins­ti­tu­to de Cien­cia Po­lí­ti­ca Her­nán Echa­va­rría Oló­za­ga.

Así las co­sas, Ma­du­ro se ali­men­ta del dis­cur­so de la opo­si­ción, a la que acu­sa de cons­pi­rar un gol­pe en su contra, e in­sis­te en que la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal bus­ca lo mis­mo ca­da vez que exi­ge la li­ber­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos.

San­cio­nar: estrategia dé­bil

Es­ta­dos Uni­dos so­lo ha­bía ofi­cia­li­za­do san­cio­nes contra tres pre­si­den­tes: el de Zim­ba­we, Ro­bert Mu­ga­be; el de Si­ria, Ba­char el Asad, y el nor­co­reano, Kim Jong-un. Los cas­ti­gos, que pa­san so­bre to­do por la con­ge­la­ción de sus cuen­tas y el re­pro­che so­cial a sus ac­cio­nes, tie­nen un pe­so tre­men­do en la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, al pun­to que jus­to es­tas tres na-

cio­nes fi­gu­ran en el top de los con­tex­tos de con­flic­to de ma­yor ries­go pa­ra el ín­di­ce Glo­bal de Paz y la Es­cue­la de Cul­tu­ra de Paz de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na.

Ni­co­lás Ma­du­ro, a quien aho­ra EE. UU. lla­ma “dic­ta­dor”, es el nue­vo in­te­gran­te de esa lis­ta ne­gra, y su in­clu­sión tie­ne una al­ta car­ga sim­bó­li­ca, que va más allá de la con­ge­la­ción de sus ac­ti­vos. “Washington so­lo ha­ce es­to en ra­ras ex­cep­cio­nes, de ma­ne­ra que es­tá po­nien­do a Ve­ne­zue­la en la

cla­se de dic­ta­du­ras más bru­ta­les de la his­to­ria mo­der­na”, aler­ta Cris­top­her Sa­ba­ti­ni, ex­per­to en Amé­ri­ca La­ti­na de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

De acuer­do con el ana­lis­ta, aho­ra es más que cla­ro en su país que Ma­du­ro es “in­com­pe­ten­te” y no tie­ne nin­gu­na to­le­ran­cia por la de­mo­cra­cia ni por la in­de­pen­den­cia de po­de­res. Aho­ra bien, aun­que EE. UU. ha en­fo­ca­do sus san­cio­nes a per­so­nas y no a la ge­ne­ra­li­dad de los ve­ne­zo­la­nos, “por­que sor­pre­si­va­men­te

Trump pa­re­ce es­tar cons­cien­te de que eso se­ría desas­tro­so pa­ra la po­bla­ción”, se­ría to­da­vía más im­por­tan­te si otros paí­ses co­mo Co­lom­bia to­man ac­cio­nes si­mi­la­res.

Al res­pec­to, Car­los Ro­me­ro, po­li­tó­lo­go e in­ter­na­cio­na­lis­ta de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, con­si­de­ra que el mo­de­lo de las san­cio­nes de es­te ti­po se­rá in­su­fi­cien­te pa­ra pro­mo­ver la sa­li­da del ré­gi­men o la aper­tu­ra de una negociación.

Dos son los es­ce­na­rios más te­mi­dos: el em­bar­go pe­tro­le­ro, ya que EE. UU. es el primer des­tino de las ex­por­ta­cio­nes pe­tro­le­ras de Ve­ne­zue­la, y a su vez, es el ter­cer su­mi­nis­tra­dor del oro ne­gro pa­ra Es­ta­dos Uni­dos. No obs­tan­te, di­ce Ro­me­ro, a su país le que­da la op­ción de ven­der los ba­rri­les a In­dia o Chi­na, pe­ro sus ac­ti­vos fi­nan­cie­ros sí es­tán en el ex­te­rior, de ma­ne­ra que el se­gun­do es­ce­na­rio (el em­bar­go fi­nan­cie­ro) le ce­rra­ría a Ve­ne­zue­la la po­si­bi­li­dad de ha­cer cual­quier ti­po de transac­ción cam­bia­ria, con el pe­li­gro de un con­ta­gio en los mer­ca­dos fi­nan-

FO­TO EFE

Ciu­da­da­nos exi­gie­ron la li­ber­tad de An­to­nio Le­dez­ma, exal­cal­de de Caracas, a quien el ré­gi­men de Ma­du­ro acu­só de in­ten­to de fu­ga lue­go de ha­ber­le con­ce­di­do la ca­sa por cárcel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.