Un mú­si­co co­lom­biano lle­gó a la Sin­fó­ni­ca de Hous­ton.

El oboís­ta to­ca por es­tos días en la or­ques­ta que di­ri­ge el maestro An­drés Oroz­co, la Sin­fó­ni­ca de Hous­ton.

El Colombiano - - PORTADA - Por JO­NAT­HAN MON­TO­YA GAR­CÍA

Pa­blo Mo­reno le de­be a su ma­má que hoy sea in­vi­ta­do a la fi­la de oboes de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Hous­ton, una de las más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, y di­ri­gi­da por el maestro An­drés Oroz­co Es­tra­da, quien na­ció en Me­de­llín.

Fue ella, Ma­ri­llac Hol­guin, quien in­sis­tió en que fue­ra mú­si­co y no ar­tis­ta plás­ti­co, la pro­fe­sión que él que­ría. Se­gún Pa­blo, su ma­dre hi­zo una fi­la pa­ra ins­cri­bir­lo en el pro­gra­ma de mú­si­ca pa­ra ni­ños de Be­llas Ar­tes, en Ma­ni­za­les.

Mien­tras tan­to él es­pe­ra­ba en otra fi­la, pa­ra ma­tri­cu­lar­se en ar­tes plás­ti­cas. “Llo­ré y llo­ré por­que que­ría ser es­cul­tor, pe­ro mi ma­má ga­nó y me aga­rró del bra­zo cuan­do lle­ga­mos a la ven­ta­ni­lla y me ins­cri­bió en mú­si­ca”. Des­de ese día, cuen­ta, ha si­do un afor­tu­na­do. Lo han ro­dea­do men­to­res ma­ra­vi­llo­sos que han con­fia­do en él y lo ayu­da­ron a se­guir su ca­mino co­mo oboís­ta.

¿Por qué es­co­gió el oboe?

“Me es­co­gió a mí. Des­pués de la se­pa­ra­ción de mis pa­dres, nos mu­da­mos a Vi­lla­ma­ría, Cal­das, el pue­blo de mi ma­má, e in­gre­sé al co­le­gio Ge­rar­do Arias. Co­mo ya te­nía co­no­ci­mien­tos mu­si­ca­les, me acep­ta­ron en la ban­da del co­le­gio. Des­pués de es­tar unos me­ses to­can­do platillos, me di­je­ron que me iban a po­ner en el cla­ri­ne­te, sin em­bar­go, co­mo no ha­bía su­fi­cien­tes ins­tru­men­tos, te­nía que es­pe­rar a que al­guien se re­ti­ra­ra. Por ese tiem­po ha­bía un mu­cha­cho que se iba a gra­duar, y esa era mi es­pe­ran­za pa­ra to­car el cla­ri­ne­te.

Cuan­do lle­gó el fi­nal de cla­ses, el di­rec­tor de la ban­da, Car­los Eduar­do Ace­ve­do, me di­jo que el mu­cha­cho del cla­ri­ne­te ha­bía per­di­do el año, pe­ro que te­nía un ins­tru­men­to pa­re­ci­do que na­die sa­bía to­car, que se lla­ma­ba oboe...y ahí em­pe­zó es­ta his­to­ria de amor y odio a ra­tos”.

An­tes de ir­se a es­tu­diar y a to­car por fue­ra de Co­lom­bia, ¿qué es­ta­ba ha­cien­do?

“Es­tu­dié Be­llas Ar­tes en Ma­ni­za­les, en la U. Na­cio­nal, y en Bo­go­tá, don­de me gra­dué de la Ja­ve­ria­na. Du­ran­te mi tiem­po en la ca­pi­tal hi­ce par­te de pro­yec­tos muy en­ri­que­ce­do­res. Uno de ellos, y que lo lle­vo en el al­ma, es un gru­po que com­bi­na mú­si­ca lla­ne­ra con oc­ci­den­tal lla­ma­do En­sam­ble Sin­son­te (có­mo los ex­tra­ño), el otro es el en­sam­ble Alas de Prue­ba, un gru­po del mú­si­co bo­go­tano César Ló­pez.

Con am­bos hi­ci­mos gra­ba- cio­nes, pe­ro el lo­gro más im­por­tan­te, a mi mo­do de ver, fue la in­clu­sión del oboe en la mú­si­ca po­pu­lar del país. Con el en­sam­ble Sin­son­te fui­mos a ca­si to­dos los fes­ti­va­les de mú­si­ca de Co­lom­bia, co­mo in­vi­ta­dos o co­mo par­ti­ci­pan­tes”.

Aun­que la mú­si­ca es un len­gua­je uni­ver­sal, pa­sar de to­car en Co­lom­bia u otro país de­be exi­gir al­gún cam­bio...

“To­dos tie­nen un desa­rro­llo dis­tin­to en la ar­tes, de­pen­dien­do de su sis­te­ma eco­nó­mi­co y cul­tu­ral. Cuan­do lle­gué de Co­lom­bia a Ober­lin Con­ser­va­tory (Ohio) fue un cho­que cul­tu­ral, so­cial y mu­si­cal. Los ni­ños que lle­ga­ban te­nían un ni­vel mu­si­cal muy al­to pa­ra su edad. A mí me to­có em­pe­zar des­de ce­ro, desatra­sar­me y es­tu­diar co­mo loco pa­ra al­can­zar­los y es­tar a su al­tu­ra. En esa es­cue­la apren­dí a ser dis­ci­pli­na­do, a ser cons­tan­te y a dis­fru­tar el tiem­po li­bre (si es que ha­bía). To­da­vía si­go en las mis­mas, es­tu­dian­do, le­yen­do y ha­cien­do ca­ñas. Prac­ti­car se con­vir­tió en un vi­cio”.

¿Cuál es la obra más di­fí­cil que ha te­ni­do que es­tu­diar?

“Des­de mi pun­to de vis­ta, de­pen­de del con­tex­to y de la cua­li­da­des de la pie­za. Hay obras que son téc­ni­ca­men­te com­ple­jas, hay otras que son más sen­ci­llas, pe­ro que mu­si­cal­men­te son más di­fí­ci­les por las he­rra­mien­tas de ex­pre­sión que hay que usar. Pa­ra mí la más di­fí­cil que he te­ni­do que es­tu­diar, y que to­da­vía prac­ti­co to­dos los días, es el con­cier­to pa­ra oboe en C Ma­yor K. 314, de W.A. Mo­zart. Es una obra que tie­ne que so­nar muy ele­gan­te, fá­cil y gen­til”.

Los mú­si­cos que se es­pe­cia­li­zan en un ins­tru­men­to hacen maes­tría y doc­to­ra­do so­bre él, ¿es ne­ce­sa­rio pa­ra abrir­se cam­po en la mú­si­ca?

“No es ne­ce­sa­rio pa­ra to­car un ins­tru­men­to. Sin em­bar­go, es un lu­jo te­ner un doc­to­ra­do. Yo lo es­toy ha­cien­do por que a mí me gus­ta la aca­de­mia y por­que

quie­ro ser pro­fe­sor de uni­ver­si­dad al­gún día, aquí en EE. UU. es un re­qui­si­to”.

¿Có­mo ha si­do la ex­pe­rien­cia de to­car en Hous­ton?

“He si­do muy afor­tu­na­do. Aho­ra ha­go par­te de las dos or­ques­tas ba­rro­cas de la ciu­dad, Ars Ly­ri­ca y Bach So­ciety of Hous­ton. La ex­pe­rien­cia siem­pre es muy en­ri­que­ce­do­ra por­que tra­ba­jar con gen­te de ni­ve­les tan al­tos en la mú­si­ca lo in­vi­ta a uno a to­car me­jor, y se sien­te bien ha­cer un buen tra­ba­jo. Me es­toy pre­pa­ran­do pa­ra to­car en las más gran­des. Yo sal­go de un en­sa­yo y me voy a es­tu­diar otra vez. To­co con Jo­nat­han Fis­her, que es mi pro­fe­sor de doc­to­ra­do y pron­to ten­go una au­di­ción con la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Los Ángeles”.

¿A qué or­ques­ta sue­ña per­te­ne­cer?

Des­de ni­ño he te­ni­do mu­chos sue­ños… Qui­sie­ra to­car en la or­ques­ta que apre­cie lo que ha­go, y en la que pue­da desa­rro­llar pro­yec­tos de mú­si­ca de cá­ma­ra pa­ra to­dos los pú­bli­cos”

“El oboe no se pue­de em­pe­zar a los 4 o 5 años co­mo el piano o el vio­lín, no hay uno pa­ra la me­di­da de los ni­ños”. PA­BLO MO­RENO Oboís­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.