Las Farc cam­bian ar­mas por lá­pi­ces y es­cri­ben su fu­tu­ro

No sa­ben quié­nes se­rán en ade­lan­te, lo que sí tie­nen cla­ro es que no vol­ve­rán a la gue­rra.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por OL­GA PA­TRI­CIA REN­DÓN M. En­via­da es­pe­cial a Santa Lu­cía, Ituan­go DO­NAL­DO ZULUAGA “BRAYAN AREIZA”

Sen­ta­dos al­re­de­dor de las me­sas don­de in­ten­tan so­lu­cio­nar el pro­yec­to que les re­sol­ve­rá la vi­da eco­nó­mi­ca en los pró­xi­mos años, veo a los miem­bros de las Farc co­mo a co­le­gia­les de cual­quier pue­blo an­tio­que­ño.

Con cua­der­nos co­ci­dos, lá­pi­ces con la pun­ta cha­ta por el uso y re­glas, di­bu­jan los cua­dros que lue­go re­lle­nan con cro­no­gra­mas y pre­su­pues­tos. Su le­tra es co­mo de ni­ños de pri­ma­ria, bo­rran ca­da dos pa­la­bras y con­ti­núan ade­lan­te.

Los pro­yec­tos que quieren desa­rro­llar a tra­vés de las coope­ra­ti­vas Eco­mún son am­bi­cio­sos: ga­na­de­ría, pro­ce­sa­mien­to de fru­ta y una em­pre­sa eco­tu­rís­ti­ca, son al­gu­nas de las ideas que flotan en el au­la, pe­ro no tie­nen idea de có­mo con­cre­tar­las, pues en es­te ca­so no so­lo se tra­tó de de­jar las ar­mas, ellos sa­lie­ron de la sel­va pa­ra cons­truir su pro­yec­to de vi­da en la le­ga­li­dad, una si­tua­ción prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da.

—¿Cuán­to van a gas­tar en ali­men­ta­ción?, ¿cuán­to en ma­te­ria­les?, re­cuer­den que ca­da cosita de­be ir des­glo­sa­da pa­ra que al fi­nal las cuen­tas que­den cla­ras— les in­sis­te Lean­dro Pa­la­cio, téc­ni­co agro­pe­cua­rio de la Asociación de Cam­pe­si­nos de Ituan­go, quien qui­so vin­cu­lar­se en la for­ma­ción de ex­com­ba­tien­tes por­que el pro­ce­so con el Go­bierno avan­za len­to.

Así que él, con el res­pal­do eco­nó­mi­co de la Asociación y con el per­mi­so de los co­man­dan­tes del Fren­te 18, em­pe­zó a dic­tar un cur­so de for­mu­la­ción de pro­yec­tos con ba­se teó­ri­ca y prác­ti­ca.

Los alumnos hacen un cro­no­gra­ma con cua­drí­cu­las co­rres­pon­dien­tes a se­ma­nas, me­ses y con una mi­ra­da em­pí­ri­ca ha­cia los ob­je­ti­vos que quieren al­can­zar. En un compu­tador tie­nen un ar­chi­vo de ex­cel con co­lo­res y se ayu­dan en los ce­lu­la­res, que no tie­nen se­ñal en la zo­na, pe­ro les sir­ven pa­ra ha­cer cálcu­los de lo que in­ver­ti­rán en la eje­cu­ción del pro­yec­to.

Los veo co­piar­se de un cua­derno a otro los cua­dros con es­me­ro pa­ra que que­den de­re­chos, a di­fe­ren­cia de un co­le­gial cual­quie­ra no lo hacen por la no­ta, sino por­que ese pro­yec­to mar­ca­rá el rum­bo de sus vi­das. Pa­ra al­gu­nos no al­can­zan las me­sas, y en­ton­ces uti­li­zan las pier­nas co­mo apo­yo.

—¿Los fer­ti­li­zan­tes los van a com­prar en Me­de­llín o en Ituan­go?— pre­gun­ta el pro­fe­sor.

En me­dio de ri­sas pi­ca­res­cas una de las es­tu­dian­tes con­tes­ta: —en Ituan­go, pro­fe.

—Com­prar aquí es mu­cho más caro— los jó­ve­nes lo mi­ran asom­bra­dos— hay que com­prar en Me­de­llín, in­clu­so, si se pue­de, di­rec­ta­men­te en la fá­bri­ca.

—Pe­ro ir has­ta Me­de­llín es muy caro, nos gas­ta­mos mu­cho en pa­sa­jes— cues­tio­na otro.

—No. Es que us­ted va has­ta la fá­bri­ca una so­la vez, se pre­sen­ta, ex­po­ne su ne­go­cio y compra, des­pués no es sino lla­mar y le traen las co­sas has­ta la fin­ca. Re­cuer­den lo que les he di­cho— el pro­fe­sor al­za un po­co la voz pa­ra que lle­gue has­ta los otros gru­pos— si un bul­to de abono cues­ta 40.000 pe­sos en la fá­bri­ca, has­ta que lle­ga a las ma­nos de uno va ga­nan­do pre­cio, se lo ven­den por 80.000.

Unos es­tu­dian­tes es­pe­cia­les

Has­ta ha­ce muy po­co los jó­ve­nes que hoy to­man cla­ses con el pro­fe­sor Lean­dro eran gue­rri­lle­ros, car­ga­ban un fu­sil y cau­sa­ban te­mor.

De esa lu­cha apren­die­ron dis­ci­pli­na, ca­rac­te­rís­ti­ca cla­ve de las mi­li­cias, de los com­ba­tien­tes, men­cio­na el do­cen­te, quien valora el or­den a la ho­ra de apren­der.

Tam­bién pien­san en los de­más. “Lo que to­dos me di­cen es que quieren ha­cer un pro­yec­to pa­ra sa­lir ade­lan­te pe­ro con el que le pue­dan ayu­dar a la gen­te. No sé si esa era su men­ta­li­dad o si sien­ten que de­ben re­sar­cir al­go de lo que pa­só en la gue­rra”, me cuen­ta el pro­fe­sor.

En su ma­yo­ría, los miem­bros de las Farc tie­nen ori­gen cam­pe­sino, se­gún el cen­so rea­li­za­do por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, el 66 % son de zo­nas ru­ra­les, de ahí que el 60 % de los ex­com­ba­tien­tes quie­ran de­di­car­se a ac­ti­vi­da­des agro­pe­cua­rias en gran­jas in­te­gra­les.

“Uno del cam­po sa­be mu­cho, co­ge un ma­che­te y se va a ro­zar, ha­ce su tra­ba­jo, pe­ro no tie­ne cla­ro qué da la tie­rra o có­mo pue­de pro­du­cir más”, acla­ra Jhon Fredy Za­ba­la, ex­com­ba­tien­te.

En ese sen­ti­do ha­bla su com­pa­ñe­ro “Brayan Areiza”: “No­so­tros ha­cía­mos ma­rra­ne­ras, co­se­chas gran­des, pe­ro las im­pro­vi­sá­ba­mos, se sa­ca­ba la gen­te que iba al tra­ba­jo y se sem­bra­ba, no te­nía­mos el co­no­ci­mien­to de ha­cer un es­tu­dio de la tie­rra, y así mis­mo con las pis­ci­cul­tu­ras, ha­cía­mos la pis­ci­na y le echá­ba­mos los pes­ca­di­tos”.

Y es­to es cla­ro por el ni­vel edu­ca­ti­vo de los ex­gue­rri­lle­ros, se­gún el cen­so el 57 % de­jó sus es­tu­dios en bá­si­ca pri­ma­ria, y lue­go, en las Farc, so­lo re­ci­bie­ron ca­pa­ci­ta­ción po­lí­ti­ca y mi­li­tar, co­mo di­ce “Brayan”.

Es un pro­ble­ma al que el Go­bierno le es­tá po­nien­do el pe­cho. El Se­na es­tu­vo en las zo­nas ve­re­da­les y dic­tó cur­sos de tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las co­mu­ni­ca­cio­nes y pro­duc­ción o trans­for­ma­ción de ali­men­tos con du­ra­ción en­tre 40 y 60 ho­ras. En la zo­na ve­re­dal de Santa Lu­cía 30 ex­com­ba­tien­tes re­ci­bie­ron un cur­so de gas­tro­no­mía. So­lo en An­tio-

quia hu­bo 540 cu­pos, pe­ro no es su­fi­cien­te y eso lo sa­be Juan Fe­li­pe Ren­dón, di­rec­tor de esa en­ti­dad en An­tio­quia.

Aho­ra que la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal en­tre­gó el cen­so, que es el diag­nós­ti­co más de­ta­lla­do que se ha he­cho de la in­sur­gen­cia, la Co­mi­sión Na­cio­nal de Rein­cor­po­ra­ción de­ter­mi­na­rá cuá­les son los pro­gra­mas de for­ma­ción que de­ben con­ti­nuar.

¿Y el fu­tu­ro?

Cuan­do les pre­gun­to por el fu­tu­ro los jó­ve­nes que ma­dru­ga­ron al cur­so se po­nen ner­vio­sos, al­gu­nos pre­gun­tan si me re­fie­ro al pro­yec­to en el que que­da­ron pa­ra las coope­ra­ti­vas Eco­mún o a otra co­sa, cuan­do in­sis­to en la pre­gun­ta: —¿A qué le quie­re de­di­car la vi­da?— mu­chos no sa­ben res­pon­der.

—A los pro­yec­tos Eco­mún no­so­tros le va­mos a de­di­car el tiem­po que nos to­que— res­pon­de “Pao­la Gó­mez” des­pués de pen­sar­lo mu­cho.

Brayan, en cam­bio, di­ce: —El pro­yec­to al quie­ro de­di­car­le mi vi­da es es­tu­diar de­re­cho o ad­mi­nis­tra­ción de em­pre­sas, pe­ro en es­tos mo­men­tos es­toy me­ti­do en un pro­yec­to, en el que voy a tra­tar de des­ta­car­me, que es la sas­tre­ría, me gus­ta­ría apren­der a ha­cer ro­pa y za­pa­tos.

Del fu­tu­ro más le­jano na­die di­ce na­da, es­pe­ran po­der ver có­mo se po­nen las co­sas y qué les de­pa­ra el des­tino.

Los es­tu­dian­tes si­guen en su ta­rea, ca­da pa­so lo van re­gis­tran­do en el cua­derno, al­gu­nos su­man ci­fras que nun­ca ha­bían es­cri­to y uno de ellos, pro­yec­tan­do su ne­go­cio afir­ma, me­dio en chis­te, me­dio en se­rio, “ya nos he­mos gas­ta­do 20 mi­llo­nes y no te­ne­mos ni un pe­so, y sin com­prar la plan­ta pro­ce­sa­do­ra”.

FO­TO Ex­com­ba­tien­te de las Farc

En las cla­ses los ex­com­ba­tien­tes apren­den a for­mu­lar pro­yec­tos y a co­no­cer los usos de la tie­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.