TRUMP SUBCONTRATÓ SU PO­LÍ­TI­CA HA­CIA VE­NE­ZUE­LA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AN­DRÉS OPPENHEIMER re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

La cri­sis ve­ne­zo­la­na ha de­ja­do cla­ro que la ad­mi­nis­tra­ción Trump ha sub­con­tra­ta­do su po­lí­ti­ca de Su­da­mé­ri­ca al se­na­dor es­ta­dou­ni­den­se Mar­co Ru

bio. Es una ma­la idea, in­clu­so pa­ra quie­nes ten­gan una opinión po­si­ti­va del se­na­dor re­pu­bli­cano de la Flo­ri­da.

Las úl­ti­mas san­cio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción Trump contra 13 fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos in­vo­lu­cra­dos en vio­la­cio­nes a los de- re­chos hu­ma­nos y co­rrup­ción ilus­tran el ca­so. Las san­cio­nes, que in­clu­yen la re­ti­ra­da de vi­sas y la con­ge­la­ción de bie­nes en Es­ta­dos Uni­dos, ha­bían si­do su­ge­ri­das por Ru­bio a la Ca­sa Blan­ca.

Ru­bio y el se­na­dor de­mó­cra­ta Bob Me­nén­dez en­via­ron una car­ta a Trump el 25 de ju­lio pi­dien­do san­cio­nes per­so­na­li­za­das contra 10 fun­cio­na­rios y ex­fun­cio­na­rios ve­ne­zo­la­nos. El 26 de ju­lio, po­co des­pués de las 6 de la ma­ña­na, Ru­bio anun­ció en un tuit –an­tes que la Ca­sa Blan­ca– que “Hoy se­rá un mal día pa­ra 13 co­la­bo­ra­do­res del es­fuer­zo de

Ni­co­lás Ma­du­ro por des­truir la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la”.

Seis ho­ras más tar­de, el go­bierno de Trump anun­cia­ba las san­cio­nes contra 13 fi­gu­ras del ré­gi­men de Ma­du­ro, in­clu­yen­do 10 de la lis­ta pre­sen­ta­da por Ru­bio y Me­nén­dez.

El anun­cio fue he­cho por la Ca­sa Blan­ca y el De­par­ta­men­to del Te­so­ro. Cu­rio­sa­men­te, no hu­bo un anun­cio del De­par­ta­men­to de Es­ta­do ni de­cla­ra­cio­nes del se­cre­ta­rio de Es­ta­do Ti­ller­son.

Lla­mé al De­par­ta­men­to de Es­ta­do pa­ra ver si me ha­bía per­di­do sus úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes so­bre Ve­ne­zue­la, pe­ro me in­for­ma­ron que no ha­bía ha­bi­do nin­gu­na en los úl­ti­mos días. Hi­ce una bús­que­da en Goo­gle del nom­bre de Ti­ller­son y Ve­ne­zue­la, y tam­po­co en­con­tré na­da en los úl­ti­mos días, a pe­sar de que la cri­sis ve­ne­zo­la­na ha de­ja­do por lo me­nos 105 muer­tos en las úl­ti­mas se­ma­nas.

Ru­bio sur­gió co­mo un fac­tor cla­ve en la po­lí­ti­ca ha­cia Ve­ne­zue­la en fe­bre­ro, cuan­do or­ga­ni­zó una reunión en­tre Trump y

Li­lian Tin­to­ri, la es­po­sa del en­ton­ces en­car­ce­la­do lí­der opo­si­tor Leo­pol­do Ló­pez. Ru­bio tam­bién ha si­do una fi­gu­ra cla­ve de­trás de las me­di­das par­cial­men­te sim­bó­li­cas de Trump pa­ra re­ver­tir la aper­tu­ra del ex­pre­si­den­te Oba­ma ha­cia Cu­ba.

No hay na­da de ma­lo en que Trump re­ci­ba el con­se­jo de Ru­bio, quien pre­si­de el Sub­co­mi­té del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal del Se­na­do, ex­cep­to por el he­cho de que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos ha de­ja­do to­tal­men­te de la­do al De­par­ta­men­to de Es­ta­do.

Eso im­pi­de que Trump re­ci­ba el pun­to de vis­ta de los di­plo­má­ti­cos es­ta­dou­ni­den­ses, que pue­den ver las co­sas des­de una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te a la del se­na­dor.

Por ejem­plo, Ru­bio ha su­ge­ri­do que Es­ta­dos Uni­dos im­pon­ga un em­bar­go pe­tro­le­ro a Ve­ne­zue­la si Ma­du­ro con­ti­núa con sus pla­nes de re­em­pla­zar la Cons­ti­tu­ción por otra co­mo la cu­ba­na. Pe­ro la opinión de Ru­bio pue­de es­tar in­fluen­cia­da por su de­seo de com­pla­cer al cre­cien­te gru­po de exi­lia­dos ve­ne­zo­la­nos en la Flo­ri­da, cu­yos vo­tos ne­ce­si­ta­rá en las pró­xi­mas elec­cio­nes.

Las prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na me di­cen que un em­bar­go pe­tro­le­ro es­ta­dou­ni­den­se se­ría una pé­si­ma idea. Al igual que su­ce­dió en Cu­ba, ali­men­ta­ría la na­rra­ti­va de Ma­du­ro se­gún la cual Ve­ne­zue­la es una víc­ti­ma del “im­pe­ria­lis­mo”, y rom­pe­ría el blo­que de más de una do­ce­na de paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos que exi­gen que Ma­du­ro res­ta­blez­ca la de­mo­cra- cia en Ve­ne­zue­la. Ese blo­que di­plo­má­ti­co se de­rrum­ba­ría in­me­dia­ta­men­te si EE. UU. im­pu­sie­ra un em­bar­go pe­tro­le­ro que afec­te a to­dos los ve­ne­zo­la­nos.

Ade­más, de­jar al De­par­ta­men­to de Es­ta­do fue­ra de jue­go sig­ni­fi­ca que Es­ta­dos Uni­dos no es­tá usan­do su pleno po­der di­plo­má­ti­co –in­clu­yen­do sus 19 em­ba­ja­das con mi­les de di­plo­má­ti­cos en Amé­ri­ca La­ti­na– pa­ra con­ven­cer a otros paí­ses a adop­tar san­cio­nes di­plo­má­ti­cas co­lec­ti­vas contra el ré­gi­men ve­ne­zo­lano .

La ra­zón por la cual Ru­bio se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal ase­sor de Trump en asun­tos sud­ame­ri­ca­nos es sim­ple: Ru­bio es miem­bro del Co­mi­té de In­te­li­gen­cia del Se­na­do, que es­tá in­ves­ti­gan­do la in­ter­fe­ren­cia de Rusia pa­ra ayu­dar a ga­nar a Trump en las elec­cio­nes del año pa­sa­do. Y a juz­gar por los tuits de Trump, la in­ves­ti­ga­ción de Rusia es el te­ma que más le preo­cu­pa.

Pe­ro esa es una des­afor­tu­na­da ra­zón pa­ra de­le­gar la cri­sis más gran­de de es­te he­mis­fe­rio a un se­na­dor. Mar­gi­na­li­zar a la di­plo­ma­cia es­ta­dou­ni­den­se no ayu­da­rá a crear una só­li­da coa­li­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra ayu­dar a res­ta­ble­cer la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la

Prin­ci­pa­les fi­gu­ras de la opo­si­ción me di­cen que un em­bar­go pe­tro­le­ro se­ría una pé­si­ma idea. Ali­men­ta­ría la na­rra­ti­va de Ma­du­ro se­gún la cual Ve­ne­zue­la es víc­ti­ma del “im­pe­ria­lis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.