SER­GIO JA­RA­MI­LLO, SU SER­VI­CIO SOBRIO Y EFI­CAZ AYU­DÓ A DESMOVILIZAR A LAS FARC

El Colombiano - - OPINIÓN -

Ser­gio Ja­ra­mi­llo Caro apa­re­ció en el ima­gi­na­rio y en el ma­pa po­lí­ti­co co­lom­biano cuan­do acep­tó em­pren­der una de las em­pre­sas más com­ple­jas y con ma­yo­res frus­tra­cio­nes en la his­to­ria del país: con­se­guir que las Farc de­ja­ran la lu­cha ar­ma­da. Ta­rea ma­yús­cu­la.

Des­de oc­tu­bre de 2012, cuan­do sus apa­ri­cio­nes pú­bli­cas se hi­cie­ron más fre­cuen­tes, al con­ver­tir­se en uno de los ple­ni­po­ten­cia­rios del go­bierno en La Ha­ba­na, el hoy sa­lien­te Al­to Co­mi­sio­na­do de Paz de­jó ver el acento y el es­ti­lo de su ges­tión: re­po­sa­da, pru­den­te, ri­gu­ro­sa y prag­má­ti­ca. Ni una pa­la­bra más ni una me­nos. To­das, ade­más, fría­men­te cal­cu­la­das des­de su for­ma­ción co­mo fi­ló­lo­go y fi­ló­so­fo. Con esa so­brie­dad pro­pia de su pa­so por la aca­de­mia bri­tá­ni­ca.

No rehu­yó los de­ba­tes y las res­pon­sa­bi­li­da­des en aquel pro­ce­so de negociación, pe­ro siem­pre evi­tó en­fras­car- se en po­lé­mi­cas in­ne­ce­sa­rias y des­gas­tan­tes. Su co­no­ci­mien­to de las Farc, que era tan ne­ce­sa­rio pa­ra con­du­cir las con­ver­sa­cio­nes y des­ci­frar las ló­gi­cas de una gue­rri­lla du­ra e irre­duc­ti­ble, per­mi­tió fi­nal­men­te dar pasos de­fi­ni­ti­vos ha­cia la des­mo­vi­li­za­ción de uno de los ac­to­res ile­ga­les más da­ñi­nos que ha­ya co­no­ci­do la vi­da na­cio­nal, re­sis­ten­te a tan­tos go­bier­nos, pro­ce­sos de paz y ofen­si­vas mi­li­ta­res.

Aho­ra, Ja­ra­mi­llo Caro se va de em­ba­ja­dor a Bruselas, an­te la Unión Eu­ro­pea, don­de echa­rá mano de su in­te­li­gen­cia, tan efi­caz, en be­ne­fi­cio de los in­tere­ses del país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.