A re­des­cu­brir los pul­mo­nes ver­des

La ciu­dad no tie­ne un gran par­que ar­bo­ri­za­do y ex­per­tos con­si­de­ran que fal­tan más es­pa­cios co­mo es­tos.

El Colombiano - - PORTADA - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁLVAREZ C.

A fal­ta de gran­des par­ques, Me­de­llín mues­tra or­gu­llo­sa sus sie­te ce­rros tu­te­la­res y el Jar­dín Bo­tá­ni­co. Sin em­bar­go, no son su­fien­tes pa­ra con­tra­rres­tar el cre­ci­mien­to ur­bano. Así se pro­yec­ta el plan ver­de.

Me­de­llín tie­ne 186 hec­tá­reas de es­pa­cios ver­des den­tro de la par­te ur­ba­na, al­go así co­mo 230 can­chas del es­ta­dio Ata­na­sio Gi­rar­dot.

¿Su­fi­cien­tes? El com­po­nen­te de zo­nas ver­des es­tá en­mar­ca­do den­tro del es­pa­cio pú­bli­co, y la ciu­dad, se­gún su di­rec­tor de Pla­nea­ción, César Her­nán­dez, tie­ne 3,64 me­tros cua­dra­dos por ha­bi­tan­te, pe­ro el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial (POT) pro­yec­ta que ese in­di­ca­dor de­be ser 7 me­tros cua­dra­dos por per­so­na.

Hay con­cien­cia de que fal­ta mu­cho pa­ra, tan si­quie­ra, con­tra­rres­tar el cre­ci­mien­to ur­ba­nís­ti­co de es­ta ur­be de 2,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes.

Sin em­bar­go, no hay que me­nos­pre­ciar lo que exis­te: los ce­rros La Aso­ma­de­ra (33 hec­tá­reas), Nu­ti­ba­ra (33) y Vo­la­dor (107), así co­mo el Jar­dín Bo­tá­ni­co Joa­quín An­to­nio Uri­be, (13,2) son te­so­ros que se man­tie­nen en me­dio del cre­ci­mien­to ur­bano, ate­núan el ca­lor y ayu­dan a la ca­li­dad de vi­da de sus ha­bi­tan­tes.

Pa­raí­sos ver­des de la ur­be

Los con­tras­tes aflo­ran en­tre las mon­ta­ñas que ro­dean a Me­de­llín. Es la per­cep­ción de Luis Fer­nan­do Gon­zá­lez, ur­ba­nis­ta y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal se­de Me­de­llín y quien ad­vier­te una ma­la pla­nea­ción y un desa­rro­llo ur­bano que no con­tem­pla lo am­bien­tal.

“Aquí no te­ne­mos un gran par­que. Nues­tro Cen­tral Park (Nue­va York) es el Jar­dín Bo­tá­ni­co y eso es una pro­por­ción ín­fi­ma fren­te a lo que sig­ni­fi­ca ese es­pa­cio, y es la mis­ma des­de 1913 has­ta 104 años des­pués. No exis­te un gran par­que, co­mo por ejem­plo el Si­món Bo­lí­var de Bo­go­tá, un gran es­ce­na­rio ver­de y de re­crea­ción pa­si­va”, apun­ta.

Me­de­llín tam­po­co tie­ne un par­que co­mo el Me­tro­po­li­tano de San­tia­go de Chi­le (1.785 hec­tá­reas). En es­ta ciu­dad co­lom­bia­na hay sen­de­ros, co­rre­do­res eco­ló­gi­cos y ce­rros es­par­ci­dos por sus 16 co­mu­nas.

El di­rec­tor de Pla­nea­ción, ha­ce un re­co­rri­do por las zo­nas ver­des con que cuen­ta la ciu­dad y co­mien­za por las co­mu­nas 1 y 2, en el no­ro­rien­te, don­de, acep­ta, son muy es­ca­sas por el asen­ta­mien­to en zo­nas de pre­ser­va­ción y te­rre­nos ines­ta­bles.

A di­fe­ren­cia de es­te es­pa­cio de la ciu­dad, Her­nán­dez con­si­de­ra que “al fren­te, en las co­mu­nas 5 y 6 (no­roc­ci­den­te), el com­po­nen­te ecológico es­tá pensado des­de la dé­ca­da del 80 cuando se crea­ron co­rre­do­res am­bien­ta­les en­tre el río Me­de­llín y el ce­rro Pi­ca­cho. Es­tá bien mar­ca­do y allí hay con­so­li­da­ción am­bien­tal”.

En el oc­ci­den­te, sec­tor Ro­ble­do, el ver­de em­pie­za a ser pro­ta­go­nis­ta. Apa­re­cen el ce­rro El Vo­la­dor, la par­te al­ta de Au­res, Pa­ja­ri­to y el co­rre­dor de La Igua­ná. “Ahí es­tán

las trans­ver­sa­li­da­des de las que­bra­das San­ta Ele­na e Igua­ná, que son los co­rre­do­res bió­ti­cos más fuer­tes de Me­de­llín”, acla­ra.

El re­co­rri­do del fun­cio­na­rio con­ti­núa por las co­mu­nas 8 y 9, en el cen­tro orien­te. Allí, con­si­de­ra Her­nán­dez, exis­te un óp­ti­mo com­po­nen­te am­bien­tal del que son pro­ta­go­nis­tas los ce­rros Pan de Azú­car y La Aso­ma­de­ra.

El lu­nar, re­cal­ca, es­tá en la co­mu­na 10, cen­tro de la ciu­dad, la zo­na más den­sa­men­te po­bla­da. En el sur, es­tá el ce­rro Nu­ti­ba­ra, co­mo epi­cen­tro am­bien­tal y fo­res­tal de la ciu­dad. “Ar­ti­cu­la los ce­rros en Me­de­llín”, en­fa­ti­za.

El Po­bla­do, re­ve­la Her­nán­dez, en tres dé­ca­das de­jó de ser una gran des­pen­sa eco­ló- gi­ca y le dio pa­so a los edi­fi­cios y ave­ni­das.

“Se pri­vi­le­gió la ocu­pa­ción in­mo­bi­lia­ria. Fue más la de­man­da co­mer­cial que la con­ten­ción, pe­ro se de­bió pla­ni­fi­car con ma­yor pre­ser­va­ción fo­res­tal. Allá se ven co­rre­do­res mar­ca­dos co­mo la Agua­ca­ta­la, La Pre­si­den­ta. (...) Eran las zo­nas ver­des más gran­des de la ciu­dad”, ase­ve­ra.

Pe­ro no a to­dos los que vi­ven la ciu­dad y han es­tu­dia­do su ur­ba­nis­mo, co­mo el ar­qui­tec­to Gon­zá­lez, se con­ven­cen de las es­truc­tu­ras ver­des con que se cuen­ta, prin­ci­pal­men­te de los ce­rros Vo­la­dor y Nu­ti­ba­ra, de 107 y 33 hec­tá­reas, res­pec­ti­va­men­te.

“Nun­ca he­mos ter­mi­na­do de de­fi­nir qué son: no son su­fi­cien­te­men­te ar­bo­ri­za­dos. Des­de que se for­mu­la­ron en el plan de par­ques del año 1964, les ti­ra­ron una ca­rre­te­ra pa­ra su­bir, a uno le hi­cie­ron bal­co­nes, par­que de es­cul­tu­ras, pue­bli­to pai­sa, un tea­tro aban­do­na­do, sen­de­ros ver­des con cir­cui­tos inade­cua­dos y pro­ble­mas de se­gu­ri­dad”, di­ce.

Es­pa­cios sin apro­pia­ción

No es que se ha­ya re­nun­cia­do a los par­ques con pre­pon­de­ran­cia eco­ló­gi­ca. Los es­pa­cios ver­des de Me­de­llín com­bi­nan lo am­bien­tal con la re­crea­ción y el de­por­te, Así jus­ti­fi­ca el secretario de Am­bien­te, Ós­car Ho­yos, la im­por­tan­cia de los ce­rros Nu­ti­ba­ra, El Vo­la­dor y La Aso­ma­de­ra que, di­ce, han si­do in­ter­ve­ni­dos pa­ra apro­pia­ción de la co­mu­ni­dad.

“Son si­tios tran­qui­los pa­ra re­la­jar­se, com­par­tir con la fa­mi­lia y dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za. Ha­cer de­por­te”, ano­ta.

Lo que más ex­tra­ña de San Jo­sé, Cos­ta Ri­ca, Al­fon­so Ca­ba­ri­que son los par­ques y, por eso, al com­pa­rar­los con los de Me­de­llín, se que­da con los de la ciu­dad cen­troa­me­ri­ca­na.

“No exis­te un gran bos­que en la ciu­dad. Hay que sa­lir de la par­te ur­ba­na, por ejem­plo al par­que Ar­ví, en San­ta Ele­na, pa­ra en­con­trar­se con la na­tu­ra­le­za. Tam­bién me gus­ta el ce­rro de las Tres Cru­ces (en­tre Be­lén y Al­ta­vis­ta)”, co­men­ta.

Pa­ra el secretario Ho­yos, los es­pa­cios ver­des son de ca­li­dad, aun­que fal­ta más sen­ti­do de apro­pia­ción ha­cia ellos. “Los que más vi­si­tan son los ce­rros Nu­ti­ba­ra y El Vo­la­dor, que ca­re­ce de em­po­de­ra­mien­to ciu­da­dano, pues mu­cha gen­te ni lo co­no­ce”, con­clu­ye

FO­TOS DO­NAL­DO ZULUAGA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.