Am­nis­tía, el pun­to más di­fí­cil en JEP

El Colombiano - - PORTADA - Por JA­VIER ALE­XAN­DER MA­CÍAS

Im­pu­ni­dad pa­ra per­pe­tra­do­res de crí­me­nes en el mar­co del con­flic­to ar­ma­do fue la dis­cu­sión cen­tral en­tre de­trac­to­res y par­ti­da­rios de la Justicia Es­pe­cial pa­ra la Paz. Acá las ra­zo­nes.

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal es­cu­chó ayer vo­ces a fa­vor y en con­tra de la ley ra­di­ca­da por el Go­bierno. El te­ma de la im­pu­ni­dad azu­zó el de­ba­te en­tre el Go­bierno y las víc­ti­mas. “Es­ta justicia lle­va sa­cri­fi­cios. Ahí vie­ne la gran dis­cu­sión de has­ta dón­de po­de­mos lle­gar sin vul­ne­rar la paz”. JUAN MA­NUEL SAN­TOS Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca

Si hay un asun­to en la Justicia Es­pe­cial pa­ra la Paz (JEP) so­bre el que se ci­ñen zo­nas gri­ses y se des­pier­tan du­das, es el de la am­nis­tía e in­dul­to a los ex­gue­rri­lle­ros de las Farc.

En el pro­yec­to de Ley es­ta­tu­ta­ria pre­sen­ta­do por el Go­bierno que­dó re­gis­tra­do que la am­nis­tía se­rá lo más am­plia po­si­ble “a los re­bel­des que per­te­nez­can a or­ga­ni­za­cio­nes que ha­yan sus­cri­to un acuer­do fi­nal de paz, así co­mo a aque­llos que ha­yan si­do acu­sa­das o con­de­na­das por de­li­tos po­lí­ti­cos o co­ne­xos me­dian­te pro­vi­den­cias pro­fe­ri­das por la justicia”.

Más allá de la norma, los te­mas que han le­van­ta­do una pol­va­re­da se re­la­cio­nan con la po­ca par­ti­ci­pa­ción de las víc­ti­mas en los trá­mi­tes que de­ter­mi­na­rían la am­nis­tía, el in­dul­to y los tra­ta­mien­tos pe­na­les es­pe­cia­les y di­fe­ren­cia­les al afec­tar su de­re­cho a la re­pa­ra­ción y a la justicia, así co­mo lo que es o no am­nis­tia­ble e in­dul­ta­ble ba­jo la lu­pa de lo que es con­si­de­ra­do de­li­to de le­sa hu­ma­ni­dad.

Apun­tan­do a lo an­te­rior, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos de­jó en cla­ro su po­si­ción al afir­mar que la JEP bus­ca un equi­li­brio en­tre la paz y la justicia evi­tan­do in­cli­nar la ba­lan­za a uno de los la­dos, aun­que se de­ben te­ner al­gu­nos sa­cri­fi­cios en pro de esa paz.

“Mu­chas víc­ti­mas qui­sie­ran más justicia, más cas­ti­go pa­ra aque­llos res­pon­sa­bles pe­ro ahí vie­ne la gran dis­cu­sión de has­ta dón­de po­de­mos lle­gar sin vul­ne­rar la paz. Son ese ti­po de dis­cu­sio­nes que por for­tu­na lo­gra­mos lle­var a unos acuer­dos que es­ta­mos po­nien­do en mar­cha”, di­jo.

Preo­cu­pa la im­pu­ni­dad

Los pro­ce­sos de paz ade­lan­ta­dos en Co­lom­bia con los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res, y aho­ra con las Farc, tu­vie­ron co­mo ba­se dos asun­tos fun­da­men­ta­les pa­ra las víc­ti­mas: co­no­cer la ver­dad y qué ti­po justicia apli­car­le a los per­pe­tra­do­res de vio­len­cias o ac­cio­nes en el mar­co del con­flic­to ar­ma­do.

Ba­jo esa pre­mi­sa, pa­ra So­ra­ya Gu­tié­rrez, vo­ce­ra del Mo­vi­mien­to de Crí­me­nes de Es­ta­do, el tra­to pre­fe­ren­cial pa­ra los in­te­gran­tes de la Fuer­za Pú­bli­ca lle­va­ría a des­co­no­cer la fun­ción de ga­ran­te con la sociedad, y en ese sen­ti­do, te­ner una san­ción pro­por­cio­nal al in­cum­pli­mien­to con ese de­ber pro­tec­tor de la ciu­da­da­nía.

“Es ne­ce­sa­rio de­mos­trar que los he­chos guar­dan re­la­ción con el con­flic­to. En Co­lom­bia se ha desa­rro­lla­do una vio­len­cia so­cio­po­lí­ti­ca con­tra de­fen­so­res de de­re­chos hu­ma­nos, no ori­gi­na­da con el con­flic­to ar­ma­do, sino vio­len­cia que se ha usa­do pa­ra des­te­rrar la reivin­di­ca­ción so­cial”.

Es­ta vi­sión es pa­ra la de­le­ga­da de la De­fen­so­ría del Pue­blo, Pau­la Ro­ble­do, es acep­ta­ble, ra­zón por la cual so­li­ci­tó a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal tum­bar el ar­ti­cu­la­do que eli­mi­na los an­te­ce­den­tes pe­na­les de la Fuer­za Pú­bli­ca be­ne­fi­cia­dos con am­nis­tías e in­dul­tos, por “vio­lar los de­re­chos de las víc­ti­mas a la ver­dad”.

Des­de el la­do de las víc­ti­mas de la gue­rri­lla, el fis­cal ge­ne­ral de la Na­ción, Nés­tor Hum­ber­to Mar­tí­nez, in­sis­tió nue­va­men­te en que la se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca que se le es­tá brin­dan­do a las Farc ha fal­ta­do a la ri­gu­ro­si­dad, y ade­más, la sus­pen­sión de los pro­ce­sos pa­ra que no se in­ves­ti­guen has­ta que en­tre en vigencia la JEP “se va a con­ver­tir en un pro­ble­ma su­per­la­ti­vo”, se­ña­ló.

Sí se ga­ran­ti­zan de­re­chos

Co­no­ci­das las in­quie­tu­des, el ministro del In­te­rior, Gui­ller­mo Ri­ve­ra, so­li­ci­tó la apro­ba­ción de la ley a la Cor­te por­que si se ga­ran­ti­zan los de­re­chos de las per­so­nas afec­ta­das por el con­flic­to ar­ma­do.

“Me pa­re­ce que no hay lu­gar a pen­sar que se in­frin­jan los de­re­chos de las víc­ti­mas por la con­ser­va­ción de los be­ne­fi­cios de la ley, to­da vez que son sus­cep­ti­bles de per­der­se si no se cum­plen con los re­qui­si­tos del Sis­te­ma de Ver­dad, Justicia y Re­pa­ra­ción”.

La mis­ma po­si­ción de­jó por sen­ta­da el ministro de De­fen­sa, Luis Car­los Vi­lle­gas, pa­ra quien la ley “con­sa­gra unos tra­ta­mien­tos es­pe­cia­les pa­ra quie­nes co­me­tie­ron de­li­tos por cau­sa del con­flic­to y es­tán con­di­cio­na­dos a la con­tri­bu­ción efec­ti­va de los de­re­chos de las víc­ti­mas”.

El pa­so a se­guir pa­ra la JEP son los cua­tro de­ba­tes en los que se in­clui­rán, o no, las mo­di­fi­ca­cio­nes y so­li­ci­tu­des he­chas ayer. Con los ar­gu­men­tos re­co­gi­dos, en oc­tu­bre da­rán su ve­re­dic­to so­bre si la ley de Am­nis­tía apro­ba­da por el Con­gre­so es o no exe­qui­ble

FO­TO COLPRENSA

Las po­nen­cias del Go­bierno se cen­tra­ron en que en otros pro­ce­sos de paz se otor­ga­ron am­nis­tías al EPL y al Quin­tín La­me, con­tex­to que sir­ve pa­ra co­no­cer la im­por­tan­cia de es­ta ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.