El fraude man­cha a Ma­du­ro

La em­pre­sa que au­di­ta el sis­te­ma ve­ne­zo­lano de­tec­tó un mi­llón de elec­to­res de más, in­vá­li­dos.

El Colombiano - - PORTADA - Por MA­RIA­NA ESCOBAR ROLDÁN

Un mi­llón de vo­tos ha­brían si­do al­te­ra­dos el do­min­go pa­sa­do en la elec­ción de la Constituyente. La co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal ele­va sus crí­ti­cas. Le con­ta­mos qué pa­sa­rá.

La Constituyente de Ni­co­lás Ma­du­ro y sus su­pues­tos 8 mi­llo­nes 809.320 vo­tos tu­vie­ron un re­vés de le­gi­ti­mi­dad que po­dría hun­dir­los. Smart­ma­tic, la fir­ma que pres­ta la pla­ta­for­ma de su­fra­gio elec­tró­ni­co en Ve­ne­zue­la des­de 2004, anun­ció que hu­bo ma­ni­pu­la­ción en la elec­ción del pa­sa­do do­min­go.

Se­gún un co­mu­ni­ca­do de esa com­pa­ñía, con se­de en Reino Uni­do, la di­fe­ren­cia en­tre la can­ti­dad de vo­tos anun­cia­da por el Go­bierno y la que arro­ja el sis­te­ma es de al me­nos un mi­llón.

Si bien la es­truc­tu­ra es­tá di­se­ña­da pa­ra que, en ca­so de ma­ni­pu­la­ción, su de­tec­ción sea in­me­dia­ta y muy fá­cil de identi­ficar, se re­quie­ren me­ca­nis­mos de au­di­to­ría. Es de­cir, tes­ti­gos de to­dos los par­ti­dos que es­tén ob­ser­van­do el sis­te­ma al mo­men­to en el que se im­pri­ma la su­ma­to­ria de re­sul­ta­dos. No obs­tan­te, co­mo la opo­si­ción de­ci­dió au­sen­tar­se del es­cru­ti­nio del 30 de ju­lio, el ofi­cia­lis­mo tu­vo es­pa­cio pa­ra in­ter­ve­nir.

Smart­ma­tic se­ña­ló que in­clu­so en mo­men­tos de pro­fun­do con­flic­to po­lí­ti­co han te­ni­do la cer­te­za de que el pro­ce­so de vo­ta­ción y los re­sul­ta­dos en Ve­ne­zue­la “han si­do com­ple­ta­men­te exac­tos”, co­mo cuando Hu­go Chá­vez se hi­zo pre­si­den­te en 2004, cuando ga­nó Ma­du­ro en 2013 por un pe­que­ño mar­gen o cuando la opo­si­ción ob­tu­vo la ma­yo­ría de la Asam­blea Na­cio­nal en 2015.

Un sis­te­ma vul­ne­ra­ble

De acuer­do con Luis Vi­cen­te León, di­rec­tor de Da­ta­ná­li­sis, la fir­ma en­cues­ta­do­ra más pres­ti­gio­sa de Ve­ne­zue­la, el sis­te­ma elec­to­ral de su país ha si­do “ope­ra­ti­va­men­te im­pe­ca­ble”, con ve­ri­fi­ca­ción de iden­ti­da­des me­dian­te cap­tahue­llas, au­di­to­rías y tin­ta in­de­le­ble, que mar­ca el de­do me­ñi­que de los elec­to­res pa­ra evi­tar que do­blen su vo­ta­ción o que ocu­pen el lu­gar de fa­lle­ci­dos.

Sin em­bar­go, con­ti­núa, en el es­cru­ti­nio del do­min­go se fle­xi­bi­li­za­ron “des­ca­ra­da­men­te” es­tos con­tro­les con la idea de fo­men­tar un vo­to que era muy di­fí­cil de ob­te­ner, en tiem­pos en que el chavismo ya no es ma­yo­ri­ta­rio: “no so­lo pres­cin­die­ron de los au­di­to­res, co­mo de­nun­cia Smart­ma­tic, sino que eli­mi­na­ron la tin-

ta in­de­le­ble, el cap­tahue­llas y hu­bo vo­tos de per­so­nas en cen­tros que no les co­rres­pon­dían”, afir­ma.

Otro es el con­cep­to de Yann Bas­set, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de Pro­ce­sos Elec­to­ra­les de Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, re­co­no­ce que el sis­te­ma

tec­no­ló­gi­co de Ve­ne­zue­la, a di­fe­ren­cia del de Co­lom­bia, cie­rra la po­si­bi­li­dad de ha­cer fraude lo­cal, es de­cir, en cen­tros de vo­ta­ción.

Su gran de­bi­li­dad, en cam­bio, es que el fraude pue­de ocu­rrir a ni­vel cen­tral, pa­ra el ca­so de Ve­ne­zue­la, en el Con- se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, un en­te que no fue ele­gi­do por me­ca­nis­mos cons­ti­tu­cio­na­les, sino de­sig­na­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Justicia, de ma­yo­ría ofi­cia­lis­ta, aun cuando esa res­pon­sa­bi­li­dad re­cae so­bre la Asam­blea Na­cio­nal, de ma­yo­ría opo­si­to­ra.

A lo an­te­rior se su­ma que el sis­te­ma elec­tró­ni­co no per­mi­te ha­cer re­con­teo ma­nual, que en otros paí­ses co­rro­bo­ra la in­for­ma­ción cuando hay de­nun­cias de fraude.

“Es­to arro­ja mu­chas du­das so­bre el re­sul­ta­do, que ya de por sí era po­co creí­ble, por­que el ofi­cia­lis­mo dio unas ci­fras so­lo com­pa­ra­bles a la me­jor épo­ca del chavismo, de­ca­den­te en po­pu­la­ri­dad des­de la muer­te de Chá­vez”, su­gie­re Bas­set.

Sa­li­das pro­ba­bles

Aun­que pa­ra León es tem­prano ha­cer el aná­li­sis de los im­pac­tos del fraude, lo que que­da cla­ro es que la cre­di­bi­li­dad del Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral “es­tá ful­mi­na­da” y que el efec­to de su per­cep­ción en­tre ciu­da­da­nos y co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal es “bru­tal”.

Ape­gán­do­se a la ley ve­ne- zo­la­na, el ana­lis­ta so­lo ve una sa­li­da: que el Tri­bu­nal Su­pre­mo de Justicia, en su sa­la elec­to­ral, to­me la de­ci­sión de de­cla­rar nu­las las elec­cio­nes pa­ra la Constituyente.

La op­ción es im­pro­ba­ble, te­nien­do en cuen­ta que fue el mis­mo Eje­cu­ti­vo el que nom­bró a los ma­gis­tra­dos de es­te ór­gano, cuando, de nue­vo, eso co­rres­pon­día a la Asam­blea Na­cio­nal.

In­clu­so con ese es­ce­na­rio ne­fas­to, otras ven­ta­nas se abren. Ós­car Ar­nal, pro­fe­sor de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal en la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la, acep­ta que con las ac­tua­les au­to­ri­da­des del país no se va a lo­grar na­da, pe­ro los 33 ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Su­pre­mo nom­bra­do por la opo­si­ción ha­ce dos se­ma­nas (sin el aval del Go­bierno de Ma­du­ro) sí que po­drían.

“En las con­di­cio­nes ac­tua­les de pér­di­da de le­gi­ti­mi­dad del ré­gi­men, el Tri­bu­nal Su­pre­mo pa­ra­le­lo de­cre­ta­do por la opo­si­ción fá­cil­men­te po­drá ser acep­ta­do por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal y has­ta se­sio­nar en el exi­lio, si no se les per­mi­te en Ve­ne­zue­la”, su­gie­re Ar­nal, y de­nun­cia que esa úl­ti­ma op­ción no es­tá muy le­ja­na, te­nien­do en cuen­ta las per­se­cu­cio­nes y cap­tu­ras con­tra es­tos ju­ris­tas, va­rios de los cua­les han te­ni­do que re­fu­giar­se en la Em­ba­ja­da de Chi­le en Ca­ra­cas.

Otra po­si­bi­li­dad, men­cio­na el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, es que la Cor­te In­te­ra­me­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos (CIDH) dic­te una me­di­da cau­te­lar con­tra el Go­bierno de Ma­du­ro y sus elec­cio­nes del do­min­go, en fun­ción del fraude.

El efec­to, no obs­tan­te, se­ría du­do­so, ya que los go­bier­nos dic­ta­to­ria­les no sue­len aca­tar es­tos lla­ma­dos, pe­se a que el ar­tícu­lo 31 de la Cons­ti­tu­ción de Ve­ne­zue­la de­cre­ta que el Es­ta­do de­be­rá adop­tar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra dar cum­pli­mien­to a de­ci­sio­nes ema­na­das de ór­ga­nos in­ter­na­cio­na­les que pro­te­jan los de­re­chos hu­ma­nos. “Si así su­ce­de, otra vez, Ma­du­ro es­ta­ría vio­lan­do la Car­ta Mag­na que le de­jó en he­ren­cia su men­tor, Chá­vez”, sen­ten­cia Ar­nal

FO­TO EFE

En las elec­cio­nes del do­min­go pa­sa­do pa­ra ele­gir a los miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal Constituyente no hu­bo tes­ti­gos de la opo­si­ción y eso fa­ci­li­tó en­gro­sar en un mi­llón los vo­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.