El pul­so por Ca­ta­lu­ña va ha­cia su fa­se más cró­ni­ca

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R. AFP

En los dos me­ses pre­vios a una con­sul­ta re­sis­ti­da, au­men­ta­rán las ten­sio­nes y el ries­go de rup­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal en Es­pa­ña.

El te­ma reite­ra­do de la co­rrup­ción de los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les em­pie­za a que­dar en se­gun­do plano en­tre los es­pa­ño­les, que se cen­tran en el de­ba­te por una nue­va con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña pa­ra el 1 de oc­tu­bre. Mien­tras que el go­bierno cen­tral de Ma­riano Ra­joy bus­ca por to­dos los me­dios le­ga­les im­pe­dir la rea­li­za­ción del re­fe­ren­do, el ca­ta­lán, en­ca­be­za­do por Car­les Puig­de­mont, se man­tie­ne en su pos­tu­ra del de­re­cho fun­da­men­tal y de­mo­crá­ti­co al vo­to.

Así las co­sas, por un la­do, des­de la ca­pi­tal es­pa­ño­la, tal co­mo ocu­rrió to­das las ve­ces an­te­rio­res, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal sus­pen­dió, el lu­nes, una re­for­ma adop­ta­da re­cien­te­men­te por el Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña pa­ra fa­ci­li­tar la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum se­ce­sio­nis­ta. Se­gún una por­ta­voz de la cor­te, “los ma­gis­tra­dos ad­mi­tie­ron a trá­mi­te el re­cur­so pre­sen­ta­do por el go­bierno. Por con­si­guien­te, se sus­pen­de lo que se ha re­cu­rri­do de la re­for­ma del Re­gla­men­to del Par­la­men­to ca­ta­lán”.

La re­for­ma per­mi­tía que el Par­la­men­to pu­die­ra adop­tar la ley que con­vo­ca al re­fe­ren­do me­dian­te un trá­mi­te agi­li­za­do, con una lec­tu­ra úni­ca, de­ba­tes acor­ta­dos y sin en­mien­das.

Del otro la­do, Puig­de­mont, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya, afir­mó en en­tre­vis­ta con el dia­rio fran­cés Le Fi­ga­ro que “nin­gu­na sus­pen­sión po­drá im­pe­dir que los ca­ta­la­nes de­ci­dan su fu­tu­ro de for­ma de­mo­crá­ti­ca. No exis­te un po­der lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra ce­rrar el gran co­le­gio elec­to­ral que se­rá Ca­ta­lu­ña el 1 de oc­tu­bre”.

A so­lo dos me­ses de la vo­ta­ción ¿qué im­pli­ca­cio­nes se pue-

den pre­ver de la even­tual rea­li­za­ción de la con­sul­ta so­be­ra­nis­ta en Ca­ta­lu­ña? EL CO­LOM­BIANO dia­lo­gó con ex­per­tos en Ma­drid y Bar­ce­lo­na.

La es­tra­te­gia se acen­túa

Des­de la ca­pi­tal ca­ta­la­na, la dipu­tada re­gio­nal Mar­ta Ro­vi­ra i Ver­gés, se­cre­ta­ria ge­ne­ral del par­ti­do Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) y por­ta­voz del gru­po par­la­men­ta­rio Junts pel Sí —pro­mo­tor de es­ta y an­te­rio­res con­sul­tas so­be­ra­nis­tas—, ex­pu­so los ar­gu­men­tos a fa­vor de la rea­li­za­ción del re­fe­ren­do.

“Co­mo cual­quier con­vo­ca­to­ria elec­to­ral, es­ta tie­ne to­dos los me­ca­nis­mos le­ga­les y de­mo­crá­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra ser rea­li­za­da. Por ese mo­ti­vo no se­ría extra­ño que se lle­va­ra a ca­bo. La in­cóg­ni­ta es qué ha­rá el go­bierno es­pa­ñol pa­ra im­pe­dir­lo, pe­ro si em­pren­de me­di­das an­ti­de­mo­crá­ti­cas trae­ría una cri­sis pro­fun­da en el sis­te­ma po­lí­ti­co de Es­pa­ña”, ase­gu­ró.

Se­gún la in­de­pen­den­tis­ta, la es­tra­te­gia del gru­po Junts pel Sí se­rá man­te­ner el pul­so y se­guir ade­lan­te con es­ta nue­va con­sul­ta, sa­bien­do que, en su opi­nión, de cual­quier for­ma ha­brá avan­ces ha­cia el má­xi­mo ob­je­ti­vo.

“Si se lle­va a ca­bo, la con­sul­ta ten­drá cla­ras con­se­cuen­cias po­lí­ti­cas, so­bre to­do sa­bien­do que del otro la­do so­lo im­pe­ra la fal­ta de vo­lun­tad pa­ra dia­lo­gar del go­bierno es­pa­ñol”, va­ti­ci­nó.

Un te­ma cru­cial pa­ra to­da es­tra­te­gia in­de­pen­den­tis­ta pa­sa por el re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal que pu­die­ra te­ner to­da in­ci­pien­te re­pú­bli­ca. Re­cien­te­men­te se pu­bli­có la mi­si­va Let Ca­ta­lans Vo­te (De­jen vo­tar a los ca­ta­la­nes) fir­ma­da por seis lau­rea­dos con el No­bel, en­tre 50 per­so­na­li­da­des co­mo Yo­ko Ono, Hris­to Stoich­kov, Sil­vio Ro­drí­guez, Ri­go­ber­ta Men­chú, Vig­go Mor­ten­sen, en­tre otros.

Pa­ra Ro­vi­ra, es­ta aris­ta “po­dría ge­ne­rar mu­cho im­pac­to, pues­to que en es­te mo­men­to Es­pa­ña es­tá en una po­si­ción bas­tan­te an­ti­de­mo­crá­ti­ca fren­te al re­fe­ren­do, he­cho que ya han con­de­na­do dis­tin­tos par­la­men­ta­rios y po­lí­ti­cos al­re­de­dor de Eu­ro­pa. Lo que po­dría pa­sar es que, en es­ta cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que se pue­de ge­ne­rar, ya ha­bría go­bier­nos que apo­ya­rían la rea­li­za­ción de la con­sul­ta”.

Los in­de­pen­den­tis­tas, tal co­mo ex­pli­có, no es­tán a la es­pe­ra de “una ava­lan­cha de re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les”, da­do que son cons­cien­tes que “el rit­mo de la di­plo­ma­cia mun­dial es muy pru­den­te. Pe­ro ha­brá apo­yos que alen­ta­rán al go­bierno ca­ta­lán en su pul­so”.

La puer­ta al caos

Des­de Ma­drid, Hum­ber­to Mon­te­ro, pe­rio­dis­ta del dia­rio La Ra­zón y co­lum­nis­ta po­lí­ti­co, con­si­de­ró que el go­bierno es­tá abo­ca­do a uti­li­zar to­dos los re­cur­sos le­ga­les dis­po­ni­bles pa­ra fre­nar la con­sul­ta, a pe­sar de que por el mo­men­to na­die en la ca­pi­tal ha plan­tea­do la po­si­bi­li­dad de sus­pen­der la con­di­ción de co­mu­ni-

dad au­tó­no­ma pa­ra Ca­ta­lu­ña.

“Es una op­ción le­gal, es la úl­ti­ma op­ción que ten­dría dis­po­ni­ble el go­bierno cen­tral, es­tá con­tem­pla­da por la ley. Pe­ro de mo­men­to na­die la plan­tea. ¿Has­ta dón­de es­tá dis­pues­to a lle­gar el go­bierno de Ca­ta­lu­ña? La pre­vi­sión es que lle­ga­rá has­ta el fi­nal, pe­ro ten­drá que asu­mir las con­se­cuen­cias”, ex­pli­có.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te hay una du­da en la que coin­ci­den es­pa­ño­les e in­de­pen­den­tis­tas, y es qué ha­rían las au­to­ri­da­des po­li­cia­les ca­ta­la­nas (Mos­sos d’Es­qua­dra, ME) en ca­so que des­de Ma­drid les lle­gue la or­den de im­pe­dir la con­sul­ta del 1 de oc­tu­bre, sa­bien­do que ya el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal la sus­pen­dió.

“Ellos son los en­car­ga­dos de ve­lar por la le­ga­li­dad, pe­ro va­mos a ver qué pa­sa por­que al má­xi­mo res­pon­sa­ble de los ME, Al­bert Batlle, aca­ban de ce­sar­le por no ser afín a lo que los in­de­pen­den­tis­tas lla­man ‘el pro­ce­so’. Lo cier­to es que los fun­cio­na­rios en Ca­ta­lu­ña es­tán en una en­cru­ci­ja­da. Por un la­do, si in­cum­plen las or­de­nes del go­bierno ca­ta­lán que­dan mar­ca­dos co­mo con­tra­rios, co­mo si fue­ra Ve­ne­zue­la. Y por otro la­do si obe­de­cen al go­bierno ca­ta­lán, co­rren el ries­go de ser con­de­na­dos”.

Ro­vi­ra afir­ma que “hay du­das so­bre a quién van a obe­de­cer. El go­bierno es­pa­ñol es­tá pre­sio­nan­do, pe­ro se­gún el es­ta­tu­to de au­to­no­mía y la mis­ma ley es­pa­ño­la de­ben obe­de­cer a Ca­ta­lu­ña. En ese ca­so Ma­drid ten­dría que sus­pen­der nues­tra au­to­no­mía de for­ma fác­ti­ca”.

¿Don­de pue­de aca­bar es­to? Nin­guno de los con­sul­ta­dos lo sa­be, pe­ro les pa­re­ce pre­vi­si­ble que las ten­sio­nes se acen­túen, en un con­tex­to de in­tran­si­gen­cia, con­flic­to ins­ti­tu­cio­nal y exa­cer­ba­do na­cio­na­lis­mo

FO­TO

Los in­de­pen­den­tis­tas mar­chan con asi­dui­dad pa­ra apo­yar a Junts pel Sí, en es­pe­cial to­dos los 11 de sep­tiem­bre (la Dia­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.