COMPUNCIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DIE­GO ARISTIZÁBAL des­deel­cuar­to@gmail.com

De las reac­cio­nes a mi co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da, en la que ex­po­nía el ca­so de un par de ni­ños que ha­bían abu­sa­do de una de sus com­pa­ñe­ri­tas de es­cue­la, se me que­dó una pa­la­bra mar­ti­llán­do­me en la ca­be­za. La pa­la­bra es “compunción”. To­dos es­tá­ba­mos com­pun­gi­dos an­te la ima­gen de unos ni­ños co­me­tien­do un de­li­to tan atroz. Ellos ni si­quie­ra en­tien­den la gra­ve­dad de lo que hi­cie­ron, pa­ra ellos pue­de ser una sim­ple tra­ve­su­ra, tan nor­mal co­mo ha­cer una can­de­la­da.

Eché mano del dic­cio­na­rio pa­ra ele­gir el sig­ni­fi­ca­do de compunción que se aco­mo­da­ra me­jor a las cir­cuns­tan­cias y de­ci­dí que­dar­me con es­te: “Do­lor o pe­sa­dum­bre por ha­ber co­me­ti­do un pe­ca­do”. Me gus­tó por la in­clu­sión de la pa­la­bra pe­ca­do, ya que eso me per­mi­tió se­guir hi­lan­do es­ta co­lum­na en com­pa­ñía del dic­cio­na­rio. Mien­tras las de­fi­ni­cio­nes de compunción ocu­pan tan so­lo dos lí­neas, las de pe­ca­do, y sus po­si­bles usos ocu­pan más de una pá­gi­na. Gra­cias a ese li­bro má­gi­co de las pa­la­bras que siem­pre me acom­pa­ña, me en­te­ré de que exis­te una cla­si­fi­ca­ción mu­cho más am­plia de pecados que la que nos en­se­ña­ron en la ca­te­que­sis. De acuer­do a la RAE, ade­más de ha­ber na­ci­do su­cios (pe­ca­do ori­gi­nal), po­de­mos in­cu­rrir en pecados ac­tua­les, so­li­ta­rios, bes­tia­les, ca­pi­ta­les, ve­nia­les, ne­fan­dos, ma­te­ria­les, gra­ves, de omi­sión, de co­mi­sión y mor­ta­les.

Más de un adul­to se con­fie­sa des­co­no­cien­do a qué ca­te­go­ría per­te­ne­ce su fal­ta y los cu­ras los ab­suel­ven es­con­dien­do sus pro­pios pecados de­ba­jo de la so­ta­na. ¿Al­guien recuerda su con­fe­sión el día an­te­rior a la pri­me­ra co­mu­nión? Yo re­cuer­do la so­lem­ni­dad de la mía. De ro­di­llas fren­te a la ven­ta­ni­ta, con­fe­sé: “Pa­dre, le des­obe­de­cí a mi ma­má. Me co­mí, uno a uno, los con­fi­tes del día de las bru­jas que ella me te­nía es­con­di­dos pa­ra evi­tar que me die­ra do­lor de es­tó­ma­go”. El cu­ra, qui­zá con una son­ri­sa cu­bier­ta por el ve­lo ne­gro del con­fe­sio­na­rio, me man­dó a re­zar co­mo cin­co pa­dre­nues­tros y un cre­do por eso.

Así vi­ven los ni­ños en es­te país de re­zan­de­ros, con­fun­di­dos sin po­der discernir qué es lo co­rrec­to en me­dio de tan­ta vio­len­cia, en la ca­sa y por fue­ra de ella, am­bien­ta­da con canciones pe­ga­jo­sas con con­te­ni­do se­xual ex­plí­ci­to y con series de te­tas y nar­cos. Pa­ra ilus­trar la con­fu­sión, de­jo la de­fi­ni­ción de vio­len­cia de un ni­ño de seis años que se en­cuen­tra en el li­bro Ca­sa de las Es­tre­llas, edi­ta­do por Ja­vier Na­ran

jo: “Vio­len­cia es co­ger a una mu­cha­cha y ha­cer el amor”.

Los ni­ños es­tán ate­rri­zan­do en el se­xo mu­cho más tem­prano y es ne­ce­sa­rio ha­blar­les cla­ro en las es­cue­las pa­ra pro­te­ger­los. Pe­ro no so­lo a ellos, tam­bién a los pa­pás, pa­ra que se­pan que hay unas le­yes que los pro­te­gen y que las au­to­ri­da­des es­tán vi­gi­lan­tes. En vez de preo­cu­par­nos tan­to por nues­tros pu­do­res, de­be­ría­mos es­tar ve­lan­do por el cum­pli­mien­to de lo que es­tá es­cri­to en la Cons­ti­tu­ción. Al fin y al ca­bo, esa es la pa­la­bra sa­gra­da en un Es­ta­do lai­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.