CIMARRONES-FASTBREAK ABRIE­RON LA FI­NAL

El Colombiano - - DEPORTES - COR­TE­SÍA

PBer­nard Humph­ree Hop­kins Jr. se le lla­mó el re­clu­so Y4145. Con­de­na­do a 18 años de pri­sión, cuando te­nía 17 de edad, y por car­gos ma­yo­res que iban des­de ro­bo a mano ar­ma­da a in­ten­to de ase­si­na­to, cum­plió cin­co en el pe­nal de Gra­ter­ford, en Pennsyl­va­nia, Es­ta­dos Uni­dos.

A los 13 su vi­da ya ro­da­ba por las ca­lles de Filadelfia, don­de na­ció, ha­cien­do par­te de ban­das y le­jos de su fa­mi­lia com­pues­ta por ocho her­ma­nos. Pro­ta­go­ni­zó ca­sos po­li­cia­les y has­ta es­tu­vo a pun­to de mo­rir a ma­nos de con­tra­rios in­te­gran­tes de gue­tos que im­plan­ta­ron el te­rror en esa zo­na del nor­te de Pen­sil­va­nia. En una oca­sión una pu­ña­la­da le per­fo­ró el pul­món, y en otra, la es­pal­da.

Hoy, con 51 años, no ol­vi­da esa mar­ca in­de­le­ble que le que­dó de la pri­sión, don­de con­vi­vió con lo peor de la sociedad de los años se­ten­ta y ochen­ta y ha­lló la po­si­bi­li­dad de reha­bi­li­tar­se, gra­cias a que ha­bía un pro­gra­ma pe­ni­ten­cia­rio de bo­xeo. Allí tam­bién apren­dió a es­cri­bir y leer. “Las re­jas, ase­gu­ró al­gu­na vez en un pro­gra­ma de tv, cam­bia­ron mi vi­da. De­ci­dí ser otro y, afor­tu­na­da­men­te, lo lo­gré; hoy doy tes­ti­mo­nio a gen­te que co­mo yo es­tu­vo me­ti­do en la dro­ga y la de­lin­cuen­cia”.

En 1988 se pa­só al Is­lam y em­pe­zó a bo­xear pa­ra in­ten­tar es­ca­par de ese mun­do al que re­nun­ció pa­ra to­da la vi­da.

“Es un ser ma­ra­vi­llo­so que no te­me ha­blar de su os­cu­ro pa­sa­do, de una ni­ñez di­fí­cil y agi­ta­da pa­ra con­ver­tir­se en una le­yen­da del pu­gi­lis­mo mun­dial”, cuen­ta Gil­ber­to Jesús Men­do­za, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Mun­dial de Bo­xeo -WBA, por sus si­gla en in­glés-.

De Eje­cu­tor a Alien

Al prin­ci­pio de su ca­rre­ra pu­gi­lís­ti­ca fue lla­ma­do El Eje­cu­tor, apo­do que se ga­nó gra­cias a su po­der en los pu­ños, re­pre­sen­ta­do con 32 no­cauts en sus 55 vic­to­rias, o más re­cien­te­men­te el Alien, cuando em­pe­za­ron a de­cir­le vie­jo al man­te­ner­se ac­ti­vo con más de 40 años y que le per­mi­tió asu­mir las crí­ti­cas se­ñalando que era un ex­tra­te­rres­tre y “es­tos -de­cía- no tie­nen edad”.

Fue 4 ve­ces cam­peón del pe­nal en los me­dia­nos an­tes de aban­do­nar la cár­cel con 23 años.

La his­to­ria de­ta­lla que BHop, co­mo fi­gu­ra­ba siem­pre en tí­tu­los a la vez (WBA, IWF, WBO, WBC) de los me­dia­nos con­quis­tó en 2004 cuando ven­ció a Ós­car de la Ho­ya.

su pan­ta­lo­ne­ta de pe­lea, es el bo­xea­dor de más edad en ser cam­peón mun­dial. Lo hi­zo, pri­me­ro, con 46 años, ga­nan­do el fa­jón se­mi­pe­sa­do del Con­se­jo - WBC- en 2011 y lue­go, en 2013, con 48, un mes y 22 días, ob­te­nien­do el ce­tro de la Fe­de­ra­ción -IBF-. Cuando hi­zo su úl­ti­ma de­fen­sa exi­to­sa, por el tí­tu­lo de la WBA, te­nía 49 años (2014).

No obs­tan­te, el pri­mer cam­peo­na­to mun­dial lo con­si­guió a los 30 años de edad (1995).

Es­te ex­con­vic­to, de 52 años y quien se re­ti­ró en di­ciem­bre pa­sa­do, es el úni­co bo­xea­dor que ha si­do ca­paz de ha­cer­se, en una mis­ma di­vi­sión, con los

cua­tro tí­tu­los de las or­ga­ni­za­cio­nes que lo re­gen­tan.

Al la­do de otros ex­mo­nar­cas que mar­ca­ron la his­to­ria del bo­xeo, Ós­car de la Ho­ya y Evan­der Holy­field, Hop­kins es­ta­rá en Me­de­llín a fi­na­les de oc­tu­bre du­ran­te la Con­ven­ción Mun­dial de Bo­xeo, co­mo in­vi­ta­do es­pe­cial.

“Quie­re te­ner con­tac­to con mu­cha­chos de las co­mu­nas de Me­de­llín pa­ra dar tes­ti­mo­nio de lo que fue su trans­for­ma­ción per­so­nal y de­por­ti­va”, ex­pre­sa Men­do­za. E, in­clu­so, rea­li­zar una pe­lea de ex­hi­bi­ción.

Due­ño de una en­vi­dia­ble fin­ta que en­ga­ña­ba con fa­ci­li­dad a sus ri­va­les, pro­vo­ca­dor y de pe­ga­da ful­mi­nan­te, Hop­kins, aho­ra de­di­ca­do a obras so­cia­les y de be­ne­fi­cen­cia, char­las con jó­ve­nes y vi­si­tas a hos­pi­ta­les y asi­los, en­car­na la tra­di­cio­nal his­to­ria del bo­xea­dor sur­gi­do de lo más ba­jo y que, a pun­ta de gol­pes, sa­lió de la po­bre­za, las dro­gas y la de­lin­cuen­cia pa­ra re­cons­truir su vi­da has­ta lle­gar a la cum­bre. Y4145 que­dó atrás Pe­se a la ape­la­ción de Aca­de­mia, la Co­mi­sión Dis­ci­pli­na­ria de la Li­ga Pro­fe­sio­nal de Ba­lon­ces­to, ra­ti­fi­có la san­ción de qui­tar­le los pun­tos de los par­ti­dos 2 y 3 de la se­mi­fi­nal que le ga­nó a Cimarrones. Ano­che se ju­ga­ba el pri­me­ro de la fi­nal en­tre Cimarrones y Fastbreak. El se­gun­do se­rá ma­ña­na y de ser ne­ce­sa­rio un tercero se di­ri­mi­rá el sábado. mi­llo

FO­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.