El desa­rro­llo pro­me­ti­do aún no lle­ga a San­ta Lu­cía

La po­bre­za y las di­fi­cul­ta­des con­ti­núan, pe­se a ser uno de los lu­ga­res que al­ber­ga a las Farc pa­ra la de­ja­ción de ar­mas y la re­in­cor­po­ra­ción.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por OLGA PA­TRI­CIA RENDÓN M. En­via­da es­pe­cial a San­ta Lu­cía, Ituan­go

El pai­sa­je ha cam­bia­do. San­ta Lu­cía, en Ituan­go, una ve­re­da cam­pe­si­na que man­te­nía la iden­ti­dad de las po­bla­cio­nes an­tio­que­ñas, ca­sas co­lo­ri­das y de puer­tas abier­tas que es­pe­ra­ban a los jor­na­le­ros, hoy se ve co­mo un ba­rrio de cual­quier pue­blo.

Cons­truc­cio­nes blan­cas, to­das igua­les, echas con sú­per board (un ma­te­rial pa­ra cons­truir mu­ros) y te­jas ter­mo­acús­ti­cas, irrum­pie­ron en el eco­sis­te­ma. Fue ne­ce­sa­rio ta­lar ár­bo­les pa­ra dar pa­so a las vi­vien­das en las que aho­ra vi­ven los miem­bros de las Farc, quie­nes ca­mi­nan ha­cia la le­ga­li­dad.

Pe­ro no so­lo el pai­sa­je ha si­do trans­for­ma­do con la zo­na ve­re­dal. Los ha­bi­tan­tes de San­ta Lu­cía, que an­tes vi­vían ba­jo el con­trol es­tric­to de esa in­sur­gen­cia, aun­que sue­ne iró­ni­co, aho­ra ma­ni­fies­tan que no tie­nen au­to­ri­dad. “An­tes ha­bía or­den y la gen­te es­tá di­cien­do que no van a arre­glar ca­mi­nos”, di­ce Héc­tor Gi­ral­do, lí­der co­mu­ni­ta­rio de la ve­re­da y con­ce­jal de Ituan­go.

Y es que las Farc de­fi­nían cuán­do y quié­nes te­nían que ir a los con­vi­tes en los que se ade­cua­ba la vía o se ha­cía al­gún otro tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio, y aho­ra que no tie­nen el po­der de las ar­mas los ha­bi­tan­tes sien­ten que no hay na­die a quien obe­de­cer: “Nos si­gue fal­tan­do que lle­gue la ins­ti­tu­cio­na­li­dad”, en­fa­ti­za Gi­ral­do.

La fal­ta de con­trol tam­bién es evi­den­te en las ca­lles. Des­de muy tem­prano hay per­so­nas to­man­do cer­ve­za en la can­ti­na, el gra­ne­ro y el bi­llar, y ape­nas des­pun­ta la tar­de se ven bo­rra­chos deam­bu­lan­do; aun­que los lí­de­res de la ve­re­da acla­ran que to­da­vía no se ha vis­to vio­len­cia, co­mo en otras po­bla­cio­nes cer­ca­nas en las que ya se han pre­sen­ta­do pe­leas con ma­che­te, te­men que en cual­quier mo­men­to de­jen de se­guir las nor­mas

de con­duc­ta que co­mo co­mu­ni­dad han con­cer­ta­do.

Con­ti­núan las ex­pec­ta­ti­vas

Des­de que el Go­bierno anun­ció que San­ta Lu­cía se­ría una zo­na ve­re­dal, el 23 de ju­nio de 2016, EL CO­LOM­BIANO ha vi­si­ta­do ese te­rri­to­rio en tres opor­tu­ni­da­des y ha si­do re­cu­rren­te la so­li­ci­tud de la co­mu­ni­dad de que el Es­ta­do cope es­ta zo­na, que lle­gue con pro­yec­tos, obras y pro­gra­mas pa­ra cam­biar­le la ca­ra a aquel lu­gar que ha su­fri­do el ri­gor del con­flic­to ar­ma­do, y que en­tre 2001 y 2003 vio co­mo los pa­ra­mi­li­ta­res que­ma-

ban al­gu­nas de sus vi­vien­das.

“No­so­tros creí­mos que al po­ner aquí la zo­na ve­re­dal nos íba­mos a be­ne­fi­ciar, pe­ro en reali­dad el Es­ta­do prác­ti­ca­men­te no da la ca­ra”, se­ña­la el con­ce­jal, quien se ha­bía he­cho ilu­sio­nes con que por fin su co­mu­ni­dad tu­vie­ra agua po­ta­ble, pe­ro no, y tam­po­co la hu­bo pa­ra las Farc.

No obs­tan­te, co­mo lo ha­bían pro­me­ti­do, a cuen­ta go­tas, las co­sas han ve­ni­do lle­gan­do. En un sa­lón de la es­cue­la se ins­ta­ló la Bi­blio­te­ca Pú­bli­ca Mó­vil, una es­tra­te­gia del Mi­nis­te­rio de Cultura y la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Co­lom­bia.

De acuer­do con el bi­blio­te­ca­rio Es­te­ban Castañeda, es­te es­pa­cio se con­vir­tió en el lu­gar pre­di­lec­to de mu­chos ni­ños que no te­nían nin­gún si­tio sano a don­de ir en sus ra­tos li­bres.

Gra­cias a ese es­pa­cio los ni­ños de San­ta Lu­cía ya no di­bu­jan ar­mas en sus cua­der­nos, sino flo­res y pá­ja­ros, co­mo los otros ni­ños de su edad que no vi­ven en un con­tex­to de gue­rra.

Y aun­que la bi­blio­te­ca ha traí­do gran­des be­ne­fi­cios, su lle­ga­da des­pla­zó a los es­tu­dian­tes que ocu­pa­ban el au­la y aho­ra re­ci­ben cla­ses en con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to.

Ade­más, el Se­na le dic­tó a los lí­de­res de la ve­re­da el pro­gra­ma “Ciu­da­dano pro­mo­tor de paz” y a otros ha­bi­tan­tes el de “Em­pren­de­dor en sis­te­ma agrí­co­la”, co­mo ex­pli­ca Juan Fe­li­pe Rendón, di­rec­tor de la en­ti­dad en An­tio­quia.

Es­ta co­mu­ni­dad tam­bién se han be­ne­fi­cia­do con el pues­to pro­vi­sio­nal de sa­lud, que le ha pro­vis­to aten­ción de un mé­di­co, una en­fer­me­ra y una am­bu­lan­cia. Aun­que sa­be que cuan­do la zo­na ve­re­dal ter­mi­ne es­te ser­vi­cio tam­bién se irá.

Las ne­ce­si­da­des si­guen sien­do apre­mian­tes: la es­cue­la es­tá en ma­las con­di­cio­nes, no hay se­ñal de ce­lu­lar, el in­ter­net so­lo en­tra al kios­ko vi­ve di­gi­tal, y no hay ca­se­ta co­mu­nal. La vía de in­gre­so si­gue sien­do tor­tuo­sa, aun­que el ba­ta­llón de in­ge­nie­ros la arre­gló, el pa­so de las má­qui­nas pa­ra cons­truir la zo­na ve­re­dal en al­gu­nos pun­tos la de­jó peor.

Los ha­bi­tan­tes de San­ta Lu­cía sue­ñan con que el fu­tu­ro y el pos­con­flic­to que el Acuer­do en­tre el Go­bierno y las Farc pro­me­tió se cum­pla y po­der dis­fru­tar, al fin, de eso que al­gu­nos lla­man “desa­rro­llo”

“No­so­tros te­ne­mos to­da­vía la es­pe­ran­za que la im­ple­men­ta­ción del Acuer­do ape­nas vie­ne”. HÉC­TOR GI­RAL­DO Con­ce­jal de Ituan­go

FO­TO DONALDO ZU­LUA­GA

San­ta Lu­cía es un ca­ñón en la ba­se del Nu­do de Pa­ra­mi­llo. En el fon­do se ob­ser­va la zo­na ve­re­dal don­de vi­ven los miem­bros de las Farc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.