No más “ka­mi­ka­zes” en las vías de Me­de­llín

El Colombiano - - METRO - JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

No pue­do creer que al­guien se ex­pon­ga así. La ave­ni­da Las Palmas es de­ma­sia­do tran­si­ta­da pa­ra es­tas lo­cu­ras.

Ha­ce días es­tu­ve ha­cien­do ejer­ci­cio con mi bi­ci­cle­ta en la ciu­dad y cuan­do pa­ré pa­ra hi­dra­tar­me, me en­con­tré a Juan Ma­nuel, un ami­go de la in­fan­cia que me fe­li­ci­tó por usar las ci­clo­rru­tas pa­ra tran­si­tar se­gu­ra.

Mi ami­go me con­tó que ha­ce po­co ve­nía en su carro des­de Lla­no­gran­de ha­cia Me­de­llín y va­rios ci­clis­tas, sin cas­cos ni pro­tec­ción, lo ade­lan­ta­ron a to­da ve­lo­ci­dad por la mi­tad de la ca­lle.

Uno de los ci­clis­tas, in­clu­so, gol­peó el re­tro­vi­sor del au­to.

Juan Ma­nuel se asus­tó mu­chí­si­mo y no su­po qué ha­cer, pues su carro se ha­bía da­ña­do y pen­só que, tal vez, ha­bía he­ri­do a al­guien.

El ca­so de Juan­ma me ge­ne­ró mu­cha cu­rio­si­dad y de­ci­dí su­bir con otros ami­gos a cons­ta­tar los he­chos por mi mis­ma.

Di­mos una vuel­ta por el ae­ro­puer­to y al de­vol­ver­nos, vi un jo­ven­ci­to, que es­toy se­gu­ra que era me­nor de edad, ba­jan­do a to­da ve­lo­ci­dad en su bi­ci­cle­ta.

Pu­de to­mar­le una fo­to y de­ci­dí pu­bli­car­la en mi per­fil de Twit­ter pa­ra de­nun­ciar la si­tua­ción.

Pa­ra mi sor­pre­sa, mu­chas per­so­nas me res­pon­die­ron de­nun­cian­do lo mis­mo.

Al­gu­nos de los que me res­pon­die­ron los lla­man “ka­mi­ka­zes” y me mos­tra­ron fo­tos en las que es­tos ¡irres­pon­sa­bles! ba­jan a to­da ve­lo­ci­dad, en la no­che y sin pro­tec­ción.

Al­guien, de he­cho, me con­tac­tó pa­ra de­cir­me que lo­gró con­tar, en una no­che, has­ta 20 per­so­nas en esas. In­clu­so, al­gu­nas iban en pa­re­jas,

Ate­rra­da, le pre­gun­té a la Se­cre­ta­ría de Mo­vi­li­dad por los con­tro­les que se ha­cen en es­tos ca­sos, pues pa­re­ce que se pre­sen­tan ha­ce mu­cho tiem­po y aún no pa­sa na­da.

¿Aca­so no se dan cuen­ta que ex­po­nen su vi­da?

Des­de la Se­cre­ta­ría me res­pon­die­ron que ya se han iden­ti­fi­ca­do los pun­tos más crí­ti­cos don­de es­te fe­nó­me- no se pre­sen­ta.

Las vías Las Palmas, San­ta Ele­na, San Cris­tó­bal, la bahía de San Die­go y al­gu­nos ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de la ciu­dad son cons­tan­te­men­te in­ter­ve­ni­dos por agen­tes de trán­si­to pa­ra evi­tar es­tos “des­cuel­gues”.

En la Se­cre­ta­ría me di­je­ron que era fun­da­men­tal de­nun­ciar es­tos ca­sos an­te las au­to­ri­da­des, pues es un tema que se de­be aca­bar.

Ade­más, me pi­die­ron es­tar

aten­ta con los mu­cha­chos que se “pe­gan” de los ca­rros, pa­ra su­bir has­ta pun­tos al­tos de las vías pa­ra su “jue­gui­to”.

Me que­do in­dig­na­da y asus­ta­da, por­que es­tos mu­cha­chi­tos no tie­nen sen­ti­do de au­to­cui­da­do y pue­den cau­sar un gran ac­ci­den­te en la vía.

Se­ré in­can­sa­ble y pu­bli­ca­ré es­to en mis re­des cons­tan­te­men­te, por­que si ellos no pro­te­gen su vi­da, yo sí pien­so pro­te­ger la de ellos y las de los de­más

FO­TO

No me lle­gó una, ni dos, sino tres de­nun­cias por es­tas im­pru­den­cias en las vías, ¡Qué mie­do!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.