PRU­DEN­CIA Y FIR­ME­ZA AN­TE LAS AME­NA­ZAS AL AL­CAL­DE DE ME­DE­LLÍN

El Colombiano - - OPI­NIÓN -

Las au­to­ri­da­des de Po­li­cía, la Fis­ca­lía y las agen­cias de in­te­li­gen­cia de­be­rán afi­nar aún más to­dos los me­ca­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción y se­gui­mien­to de re­des cri­mi­na­les pa­ra ga­ran­ti­zar que no ten­drán nin­gu­na po­si­bi­li­dad de eje­cu­tar­se los pla­nes de aten­ta­do ni con­tra el al­cal­de de Me­de­llín, Fe- de­ri­co Gu­tié­rrez, ni con­tra agen­tes de la mis­ma Po­li­cía.

Lo que se mue­ve en ese in­abar­ca­ble mun­do de la cri­mi­na­li­dad ur­ba­na en es­ta ciu­dad con­tie­ne to­dos los ele­men­tos de sor­di­dez co­mo pa­ra to­már­se­lo muy en se­rio, más cuan­do tie­ne agra­van­tes aña­di­dos de com­pli­ci­da­des, co­rrup­cio­nes e in­fil­tra­cio­nes, que con­du­cen a la tris­te evi­den­cia de que quie­nes ver­da­de­ra­men­te quie­ren en­fren­tar el ham­pa al fi­nal se sien­ten muy so­los. Al al­cal­de hay que ani­mar­lo a que per­sis­ta en su fir­me­za, que no va en con­tra­vía de una ne­ce­sa­ria pru­den­cia en sus ac­tua­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.