Y ¿LOS NI­ÑOS?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CRISTINA DE TORO R. cde­to­ro@hot­mail.com

Que las Farc no ha­yan cum­pli­do con la en­tre­ga de los ni­ños que tie­nen en su po­der no sor­pren­de, al fin y al ca­bo, no son más que una ban­da de cri­mi­na­les de la peor la­ya. Una par­ti­da de men­ti­ro­sos que sin arre­pen­ti­mien­to por las atro­ci­da­des co­me­ti­das, aho­ra se pa­vo­nean desafian­tes go­zan­do de to­das las pre­rro­ga­ti­vas que ar­bi­tra­ria­men­te les con­ce­die­ron, mien­tras ha­cen tiem­po pa­ra re­bus­car, con el con­cur­so del go­bierno, la ma­ne­ra de mi­ni­mi­zar cul­pas y eva­dir res­pon­sa­bi­li­da­des.

Por­que los nar­co­te­rro­ris­tas son cons­cien­tes de que el pe­ca­do más gra­ve de su lar­ga lis­ta de mons­truo­si­da­des es ha­ber se­cues­tra­do ni­ños pa­ra en­ro­lar­los en sus fi­las. De allí que no to­le­ren si­quie­ra que se les men­cio­ne el tema. Sa­ben lo que les es­pe­ra por ha­ber arran­ca­do esos me­no­res del seno de sus hu­mil­des ho­ga­res pa­ra ter­ciar­les un fu­sil y ti­rar­los al fren­te co­mo car­ne de ca­ñón; por ha­ber­los uti­li­za­do, ade­más, co­mo es­cla­vos se­xua­les y por ha­ber­los mal­tra­ta­do y so­me­ti­do a to­da cla­se de hu­mi­lla­cio­nes, tal y co­mo es­tá am­plia­men­te do­cu­men­ta­do en va­rias en­ti­da­des. Tie­nen per­fec­to co­no­ci­mien­to de que ese es un delito im­per­do­na­ble, y que ni aquí ni en Ca­far­naúm, hay am­nis­tía pa­ra esos crí­me­nes de gue­rra, crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad.

Lo in­com­pren­si­ble y a to­das lu­ces inacep­ta­ble, es que el se­ñor Juan Ma­nuel San­tos ha­ya per­mi­ti­do que a es­tas al­tu­ras, des­pués de fir­ma­do y ce­le­bra­do no sé cuán­tas ve­ces el tal Acuer­do fi­nal pa­ra la ter­mi­na­ción del con­flic­to y la cons­truc­ción de una paz es­ta­ble y du­ra­de­ra; con un pre­mio No­bel de Paz en el bol­si­llo, cien­tos de gue­rri­lle­ros in­dul­ta­dos, y lue­go de que los prin­ci­pa­les ar­tí­fi­ces de ese en­gen­dro, Hum­ber­to de la Ca­lle y

Ser­gio Jaramillo se re­ti­ra­ran, el tema de la en­tre­ga de los ni­ños se ha­ya que­da­do en ve­re­mos.

¿No com­pró, pues, el se­ñor San­tos su di­cho­so pre­mio di­cién­do­nos a no­so­tros y a la co­mu­ni­dad internacional, que su acuer­do de paz era “el úni­co en el mun­do en el que se ha acor­da­do un sis­te­ma in­te­gral con to­dos los ele­men­tos que el DIH se­ña­la co­mo de­re­chos inalie­na­bles de las víc­ti­mas: ver­dad, jus­ti­cia, re­pa­ra­ción y ga­ran­tía de no re­pe­ti­ción?

¿Y los ni­ños? Se­gún esos rim­bom­ban­tes pos­tu­la­dos ¿no de­be­rían ha­ber si­do ellos las pri­me­ras víc­ti­mas en ser re­pa­ra­das y sus ver­du­gos los pri­me­ros en ser se­ve­ra­men­te cas­ti­ga­dos?

Pe­ro, co­mo las Farc no van a en­tre­gar los ni­ños por­que esa es la ma­ne­ra co­mo in­ten­tan ocul­tar evi­den­cias y ate­nuar el delito, y co­mo el Go­bierno ten­drá que se­guir desem­pe­ñan­do ese pa­pel de cóm­pli­ce al que se so­me­tió pa­ra que los te­rro­ris­tas se le sen­ta­ran y per­ma­ne­cie­ran en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes, nos to­ca­rá a to­dos y ca­da uno de los co­lom­bia­nos de­nun­ciar has­ta tan­to en­ti­da­des in­ter­na­cio­na­les to­men car­tas en el asun­to, no so­lo pa­ra que los ni­ños re­gre­sen al seno de sus ho­ga­res y sean re­sar­ci­dos co­mo se me­re­cen, sino pa­ra que los res­pon­sa­bles y sus cóm­pli­ces re­ci­ban pe­nas co­rres­pon­dien­tes a la mag­ni­tud de sus fal­tas.

Co­lom­bia en­te­ra pre­gun­ta: ¿Y los ni­ños?

P. S. Tris­te y ver­gon­zo­so te­ner que ad­mi­tir que Co­lom­bia, en ca­be­za del se­ñor Juan Ma­nuel

San­tos, a cam­bio de fa­vo­res, fue cóm­pli­ce de la des­gra­cia que hoy vi­ve Ve­ne­zue­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.