Que su jar­dín sea el más flo­re­ci­do

Cui­dar plan­tas en el ho­gar re­quie­re de pa­cien­cia, co­no­ci­mien­to y ob­ser­va­ción. Al­gu­nas ne­ce­si­tan más cui­da­do. Iden­ti­fí­que­las.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por CLAU­DIA ARAN­GO HOL­GUÍN

To­do em­pie­za con los pie­ci­tos. Se de­jan en la tie­rra, no a mu­cha pro­fun­di­dad, y se es­pe­ra a que pe­le­chen, a que apa­rez­can las flo­res. No es po­ca co­sa. Se con­vier­ten en el or­gu­llo de las abue­las, col­gan­do en los bal­co­nes y en­te­rra­dos en los an­te­jar­di­nes de las ca­sas an­tio­que­ñas. En los pie­ci­tos, es de­cir en esos ta­llos, ger­mi­na una tra­di­ción. Un pro­ce­so muy ro­mán­ti­co, ase­gu­ra Juan David Fer­nán­dez, coor­di­na­dor de co­lec­cio­nes vivas del Jar­dín Bo­tá­ni­co de Me­de­llín. “Que­re­mos te­ner esas plan­tas que tu­vie­ron los abue­los co­mo hor­ten­sias, pri­ma­ve­ras y be­go­nias, pe­ro aho­ra hay que te­ner en cuen­ta las nue­vas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y am­bien­ta­les”. No es lo mis­mo una flor en cli­ma frío co­mo el del Orien­te an­tio­que­ño, que en la tem­pe­ra­tu­ra ca­lu­ro­sa de Me­de­llín, que ya pue­den lle­gar a su­pe­rar los 30° cen­tí­gra­dos. “La ciu­dad en la que vi­vie­ron nues­tros abue­los ha cam­bia­do, por eso aho­ra es más exigente te­ner­las en buen es­ta­do”, di­ce Fer­nán­dez, quien da es­tos con­se­jos pa­ra te­ner y cui­dar flo­res en ca­sa.

1 TEN­GA EN CUEN­TA EL CI­CLO DE VI­DA DE LAS PLAN­TAS FLO­RA­LES

No to­das dan flo­res y no to­das las flo­res tie­ne ci­clos de ma­du­ra­ción pa­ra vol­ver a ger­mi­nar. “Hay unas co­mo los be­si­tos y los pen­sa­mien­tos que vi­ven de 3 a 6 me­ses, en­ton­ces la gen­te las com­pra en un vi­ve­ro flo­re­ci­das, se mue­ren a los 2 me­ses y pien­san que los en­ga­ña­ron. Si yo quie­ro te­ner ca­nas­tas en mi bal­cón con pen­sa­mien­tos, ca­da 3 me­ses ten­dría que es­tar re­no­ván­do­las”.

2 NO SE OL­VI­DE DE RE­GAR­LAS, DE­PEN­DE DE LA ES­PE­CIE

En ex­te­rio­res no se de­be re­gar una flor ni sus ho­jas. “Se de­be hi­dra­tar la tie­rra o el sus­tra­to, tam­po­co exa­ge­rar, que no se vean char­cos”. En in­te­rio­res, la hu­me­dad es mo­de­ra­da, “si bien hay que hi­dra­tar el sus­tra­to se pue­den ro­ciar las ho­jas con un ato­mi­za­dor”. Mu­cha aten­ción a los días so­lea­dos ya que si rie­ga la plan­ta que es­tá en el bal­cón por la ma­ña­na y en la no­che y ya es­tá se­ca, de­be aña­dir agua nue­va­men­te, por ejem­plo “con los be­si­tos y las con­ser­va­do­ras, es­tas ne­ce­si­tan te­ner hú­me­da la tie­rra”.

3 ELLAS NE­CE­SI­TAN ALI­MEN­TAR­SE, NO SE LE VA­YA A OL­VI­DAR

“Si una per­so­na quie­re te­ner cons­tan­tes flo­re­ci­mien­tos de­be ali­men­tar la plan­ta”. Ge­ne­ral­men­te se apli­can fer­ti­li­zan­tes, bien sea na­tu­ra­les (por ejem­plo bo­ñi­ga) o quí­mi­cos, ca­da tres me­ses. “Aun­que pue­de ser más fre­cuen­te­men­te, con me­nos can­ti­dad, to­do de­pen­de­rá de la plan­ta”. Cuan­do se apli­que fer­ti­li­zan­te, es­ta de­be es­tar hi­dra­ta­da, no es re­co­men­da­ble ha­cer­lo con la tie­rra se­ca.

4 IM­POR­TAN­TE: LAS LA­BO­RES DE MAN­TE­NI­MIEN­TO TAM­BIÉN SE RE­QUIE­REN

No se pue­de te­ner una plan­ta, echar­le agua y lis­to. La ima­gen de las abue­las des­yer­ban­do las ma­tas en las ca­sas ha­cen par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va de los co­lom­bia­nos. “Hay que qui­tar­les lo que no sea de ella. Que si cre­ció y es­tá fea, hay que po­dar­la”. Es­te pro­ce­so in­clu­ye la ob­ser­va­ción, en­ten­der que hay unas épo­cas en que flo­re­cen, des­pués al­gu­nas se mue­ren, otras de­mo­ran un tiem­po lar­go en vol­ver a bro­tar. “Lo me­jor es no for­zar la plan­ta y dar­le sus tiem­pos”.

5 NO SE PREO­CU­PE: LAS FLO­RES, CO­MO US­TED, IGUAL SE ENFERMAN

A las plan­tas y en tem­po­ra­da de ve­rano les apa­re­cen mu­chos in­sec­tos, co­mo pa­lo­mi­lla blan­ca, co­chi­ni­lla y pul­go­nes y en épo­cas de llu­via se ven hon­gos. Aquí el mo­ni­to­reo es im­por­tan­tí­si­mo pa­ra ha­cer con­tro­les. La eva­lua­ción de­be ser cons­tan­te, “si yo veo un hon­go en una ho­ja, hay que cor­tar­la. Si ya es al­go de ma­yor in­ci­den­cia, se apli­can pro­duc­tos or­gá­ni­cos o quí­mi­cos. Mu­cho cui­da­do con los ex­ce­sos de in­sec­ti­ci­das o fun­gi­ci­das por­que se pue­den que­mar las plan­tas”

FO­TOS AR­CHI­VO EC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.