Apro­ve­che un re­ma­te ju­di­cial pa­ra com­prar ca­sa

Apro­ve­char un re­ma­te ju­di­cial pa­ra com­prar vi­vien­da es una op­ción en Co­lom­bia. Lea los de­ta­lles del ne­go­cio.

El Colombiano - - PORTADA - Por FER­NEY ARIAS JIMÉNEZ

La le­gis­la­ción co­lom­bia­na po­si­bi­li­ta que cual­quier per­so­na ac­ce­da a las subas­tas que fre­cuen­te­men­te pro­gra­man los juz­ga­dos. Así pue­de ad­qui­rir un in­mue­ble. Lea có­mo se ade­lan­ta ese ti­po de ne­go­cio.

El re­ma­te de un bien no es más que su ven­ta en subas­ta pú­bli­ca, en la cual se ven­de la pro­pie­dad a quien reali­ce la me­jor ofer­ta. Así de­fi­ne Da­nie­la Ve­lás­quez, di­rec­to­ra In­mo­bi­lia­ria de Co­rrea & Abo­ga­dos, el pro­ce­so por me­dio del cual se han ven­di­do en lo co­rri­do de es­te año 1.305 in­mue­bles en Co­lom­bia (ver In­for­me).

Pa­ra que una ca­sa, apar­ta­men­to, lo­te o bo­de­ga va­ya a re­ma­te de­be se­guir­se un trá­mi­te ju­di­cial y se­rá un juz­ga­do el que lo eje­cu­te. En pro­me­dio, una de es­tas pro­pie­da­des pue­de con­se­guir­se con un 30 % por de­ba­jo de su pre­cio de mer­ca­do.

La nor­ma­ti­va obli­ga a los des­pa­chos ju­di­cia­les a que to­dos los do­min­gos se pu­bli­quen los avi­sos de re­ma­te. “En los me­dios de in­for­ma­ción del país sa­len se­ma­nal­men­te en­tre 40 y 50 avi­sos de re­ma­te de in­mue­bles, de­ri­va­dos ca­si siem­pre de obli­ga­cio­nes y deu­das que las per­so­nas in­cum­plen”, aña­dió.

Los pa­sos

Por tra­tar­se de un pro­ce­so pú­bli­co, cual­quier per­so­na pue­de par­ti­ci­par en un re­ma­te. Ade­más de sa­ber cuál juz­ga­do lo ade­lan­ta­rá, el in­tere­sa­do tie­ne la po­si­bi­li­dad de can­ce­lar, so­lo en el Ban­co Agra­rio, el 40 % del ava­lúo del bien, lo que le ase­gu­ra po­der es­tar en la subas­ta. De no ser fa­vo­re­ci­do, se de­vuel­ve el di­ne­ro.

La le­gis­la­ción se­ña­la que el re­ma­te de­be ade­lan­tar­se por es­pa­cio de una ho­ra, en fe­cha fi­ja­da por el juez, la cual de­be ser pu­bli­ca­da con an­te­la­ción. Los par­ti­ci­pan­tes, a su turno, lle­van sus ofer­tas en so­bres se­lla­dos, los cua­les se abren ter­mi­na­do el pla­zo.

Por lo ge­ne­ral, el pre­cio mí­ni­mo de la pu­ja arran­ca en el 70 % del ava­lúo del in­mue­ble, así por una pro­pie­dad en re­ma­te ta­sa­da en 100 mi­llo­nes de pe­sos las ofer­tas mí­ni­mas que se re­ci­bi­rán de­ben ser de 70 mi­llo­nes de pe­sos.

“Por tra­tar­se de una pu­ja, el pre­cio fi­nal a pa­gar pue­de su­pe­rar, tran­qui­la­men­te, el va­lor del ava­lúo”, aña­dió Ve- lás­quez, quien acon­se­ja que por sim­ple que pa­rez­ca el pro­ce­so nun­ca so­bra la ase­so­ría co­mer­cial y le­gal.

Los pe­ros del ne­go­cio

El ge­ren­te de Mis Re­ma­tes Sein­co, Jo­sé Boa­da, co­men­tó que al ad­qui­rir un in­mue­ble me­dian­te re­ma­te ju­di­cial, es ne-

ce­sa­rio te­ner en cuen­ta que el com­pra­dor asu­me los pa­si­vos del bien. “Ocu­rre con mu­cha fre­cuen­cia que una pro­pie­dad tie­ne im­pues­tos y acreen­cias que son más al­tos que su va­lor co­mer­cial, y ese ya no es un ne­go­cio ren­ta­ble”.

El em­pre­sa­rio aña­dió que por tra­tar­se de bie­nes in­mer­sos en pro­ce­sos ju­di­cia­les, es­tos en mu­chas oca­sio­nes aún es­tán ocu­pa­dos, no pue­den co­no­cer­se fí­si­ca­men­te e in­clu­so, si se en­cuen­tran de­socu­pa­dos pue­den es­tar des­trui­dos. Otro de­ta­lle es que quien ga­na la subas­ta de­be pa­gar in­me­dia­ta­men­te y no se acep­tan cré­di­tos hi­po­te­ca­rios, lea­sing o sub­si­dios pa­ra

su ad­qui­si­ción.

La em­pre­sa de Boa­da se es­pe­cia­li­za en ad­qui­rir pro­pie­da­des en los pro­ce­sos de re­ma­te y pos­te­rior­men­te ce­le­bra subas­tas o re­ma­tes in­mo­bi­lia­rios, es de­cir que las subas­tas de es­ta com­pa­ñía se rea­li­za por fue­ra de los juz­ga­dos, por lo que ba­jo es­te mo­de­lo si acep­ta el pa­go con cré­di­to hi­po­te­ca­rio, lea­sing o sub­si­dios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.