Re­pre­sen­tan­tes de CDO ne­ga­ron cul­pa por Spa­ce

La Fis­ca­lía cues­tio­nó las fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des de las per­so­nas a car­go de cons­truir el edi­fi­cio Spa­ce, del que co­lap­só la to­rre 6 en 2013.

El Colombiano - - METRO - Por CA­MI­LO TRU­JI­LLO VI­LLA AR­CHI­VO RÓBINSON SÁENZ

Ca­si dos ho­ras du­ró el in­te­rro­ga­to­rio de la Fis­ca­lía a Ma­ría Ce­ci­lia Posada, di­rec­to­ra de obra de la fir­ma Lé­ri­da CDO, quien res­pon­dió más de 200 pre­gun­tas que te­nían co­mo pro­pó­si­to po­ner en evi­den­cia el ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad que ten­dría la acu­sa­da por el co­lap­so de la to­rre 6 del edi­fi­cio Spa­ce el 12 de oc­tu­bre de 2013, he­cho en el que mu­rie­ron 12 per­so­nas, en­tre es­tas el es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio Juan Es­te­ban Can­tor, por quien se les acu­sa de ho­mi­ci­dio cul­po­so.

Va­rias res­pues­tas de Posada lla­ma­ron la aten­ción en el re­cin­to de au­dien­cias del Juz­ga­do Pri­me­ro Pe­nal del Cir­cui­to de Me­de­llín.

La acu­sa­da res­pon­dió de ma­ne­ra afir­ma­ti­va que co­no­ció que ha­bía una di­fe­ren­cia no­to­ria en­tre la re­sis­ten­cia que de­bían te­ner las co­lum­nas del edi­fi­cio se­gún los pla­nos (21 me­ga­pas­ca­les) y los re­sul­ta­dos que arro­ja­ron los en­sa­yos que se hi­cie­ron en las prue­bas de la­bo­ra­to­rio (16 y 14 me­ga­pas­ca­les).

Posada tam­bién re­co­no­ció que en fe­bre­ro de 2013 —ocho me­ses an­tes de la tra­ge­dia— fue in­for­ma­da del “des­cas­ca­ra­mien­to” de una co­lum­na, da­ño que, se­gún la fiscal, so­lo in­ter­vi­nie­ron con arre­glos cos­mé­ti­cos; y que el 11 de oc­tu­bre —una día an­tes de la tra­ge­dia— su­po acer­ca del asen­ta­mien­to de una pi­la.

Sin em­bar­go, Posada ne­gó co­no­cer que el edi­fi­cio su­fría fa­llas es­truc­tu­ra­les, ra­zón por la cual la Fis­ca­lía con­si­de­ró que es­to era echar­le to­da la cul­pa de lo su­ce­di­do al in­ge­nie­ro cal­cu­lis­ta, el se­ñor Jorge Aris­ti­zá­bal.

An­te la or­den de eva­cua­ción por par­te de las au­to­ri­da­des, Ma­ría Ce­ci­lia Posada di­jo en la au­dien­cia que la em­pre­sa con­tra­tó a tres vi­gi­lan­tes con el pro­pó­si­to de cui­dar las per­te­nen­cias de los pro­pie­ta­rios de los apar­ta­men­tos. La fiscal hi­zo no­tar que es­te per­so­nal nun­ca tu­vo la or­den de prohi­bir el in­gre­so de los due­ños o de in­qui­li­nos de los in­mue­bles a la uni­dad re­si­den­cial, con el pro­pó­si­to de sal­va­guar­dar sus vi­das.

Pa­blo Villegas se exi­me

El re­pre­sen­tan­te le­gal de Lé­ri- da CDO, Pa­blo Villegas Me­sa, quien fue in­te­rro­ga­do por su de­fen­sa y con­tra­in­te­rro­ga­do por la Fis­ca­lía, ase­gu­ró que, por su rol ge­ren­cial, no te­nía co­no­ci­mien­to de las fa­llas en el pro­ce­so cons­truc­ti­vo, ra­zón por la cual se exi­me de la res­pon­sa­bi­li­dad del co­lap­so de la to­rre.

An­te una so­li­ci­tud de acla­ra­ción por par­te de la juez, en la que pi­dió de­fi­nir có­mo se con­tra­tó al re­vi­sor de los cálcu­los — una per­so­na que se­gún la Pro­cu­ra­du­ría de­be ser in­de­pen­dien­te— Villegas Me­sa sos­tu­vo que eso se con­tra­tó y se pa­gó co­mo par­te de los ser­vi­cios que pres­ta­ba el in­ge­nie­ro cal­cu­lis­ta Jorge Aris­ti­zá­bal.

“To­do fue frau­du­len­to”

Al tér­mino del con­tra­in­te­rro­ga­to­rio de la Fis­ca­lía a Ma­ría Ce­ci­lia Posada, la her­ma­na de la víc­ti­ma, Án­ge­la Ma­ría Can­tor, di­jo que era evi­den­te la ma­la ad­mi­nis­tra­ción de to­dos los re­cur­sos por par­te de la di­rec­to­ra de obra; que es­ta no era una per­so­na idó­nea pa­ra re­vi­sar lo que ha­cía el in­ge­nie­ro cal­cu­lis­ta y si es­te cum­plía o no las nor­mas de sis­mo­rre­sis­ten­cia.

“To­do nos hue­le a ‘chan­chu­llo’, por­que si su­pues­ta­men­te es­co­gie­ron a un cal­cu­lis­ta con las ca­rac­te­rís­ti­cas de Aris­ti­zá­bal, pues era por­que de­trás ha­bía al­go eco­nó­mi­co. Co­mo sa­be­mos, acos­tum­bra­ban a que, las per­so­nas que tra­ba­ja­ban pa­ra

ellos, in­fla­ran los cos­tos de la obra”, afir­mó Can­tor.

Con res­pec­to a las mez­clas de con­cre­to, la her­ma­na de la víc­ti­ma ma­ni­fes­tó que “les pa­re­ce de­ma­sia­do com­ple­jo el te­ma de las mues­tras. Los es­tu­dios de la Uni­ver­si­dad de los An­des de­mos­tra­ron que es­ta­ban pa­san­do fór­mu­las de con­cre­to por de­ba­jo de las que Aris­ti­zá­bal ya in­di­ca­ba, las cua­les, de por sí, ya no eran sis­mo­rre­sis­ten­tes”.

A pro­pó­si­to de la se­ña­li­za­ción de “prohi­bi­do pa­sar” o “pe­li­gro” que se de­bió ins­ta­lar des­pués de la eva­cua­ción de la to­rre 6, Can­tor sos­tie­ne que nun­ca la hu­bo. “Ni si­quie­ra cuan­do el Dagrd dio la or­den de eva­cuar. No pu­sie­ron nin­gún avi­so o ele­men­to de se­ña­li­za­ción que im­pi­die­ra el pa­so a la to­rre seis o a los par­quea­de­ros del sec­tor”.

Fi­nal­men­te, Án­ge­la Can­tor in­sis­tió en que el ma­ne­jo de to­do lo que se hi­zo, tan­to en obra, co­mo afue­ra, fue frau­du­len­to.

“Eso nos de­ja una muy ma­la im­pre­sión. Nos pa­re­ce el col­mo que no re­co­noz­can na­da y que quie­ra echar­le to­da la cul­pa a Aris­ti­zá­bal, co­mo si él fue­ra el úni­co que hu­bie­ra or­ques­ta­do la caí­da del Spa­ce. En­ton­ces, ¿qué pa­sa con Villegas y Posada que tam­bién eran in­ge­nie­ros?”, con­clu­yó

FO­TO

Ma­ría Ce­ci­lia Posada (di­rec­to­ra de obra), Pa­blo Villegas (re­pre­sen­tan­te le­gal CDO) y Jorge Aris­ti­zá­bal (in­ge­nie­ro cal­cu­lis­ta), acu­sa­dos de ho­mi­ci­dio cul­po­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.