En el Nor­des­te no se aso­ma el acuer­do

Los ma­ni­fes­tan­tes te­men nue­vos dis­tur­bios si el Es­mad in­gre­sa a las ca­be­ce­ras de Re­me­dios y Se­go­via.

El Colombiano - - METRO - Por VÍC­TOR ANDRÉS ÁL­VA­REZ C. En­via­do es­pe­cial Se­go­via.

Del anun­cio en­tu­sias­ta, he­cho el pa­sa­do miér­co­les por la Me­sa Mi­ne­ra de Re­me­dios y Se­go­via, so­bre el ini­cio de diá­lo­gos pa­ra bus­car un acuer­do en­tre go­bierno y ma­ni­fes­tan­tes en el Nor­des­te, se pa­só a la per­sis­ten­cia en la pro­tes­ta y las in­ci­ta­cio­nes de vio­len­cia.

El mo­vi­mien­to ajus­ta ya 16 días, en los que ha ha­bi­do cie­rre to­tal del comercio y trans­por­te, así co­mo una vein­te­na de he­ri­dos y un jo­ven muer­to.

Se­gún di­ri­gen­tes y tra­ba­ja­do­res de unas 140 mi­nas in­for­ma­les, las res­tric­cio­nes que tie­nen pa­ra ven­der el oro (un gra­mo dia­rio), la cri­mi­na­li­za­ción de su ofi­cio y los inequi­ta­ti­vos con­tra­tos de ope­ra­ción son la sus­tan­cia que agi­ta una mo­vi­li­za­ción que tie­ne en cri­sis a las dos po­bla­cio­nes.

Ayer, en un nue­vo ca­pí­tu­lo

den­tro de la gra­ve si­tua­ción que afron­ta la re­gión, por la es­ca­ses de co­mi­da y ví­ve­res y las con­se­cuen­tes afec­ta­cio­nes de sa­lud, se su­mó el acer­ca­mien­to del Es­mad de la Po­li­cía al ca­so ur­bano de Se­go­via y el atrin­che­ra­mien­to de la po­bla­ción, con la ame­na­za de que, si esa fuer­za pa­sa por el lu­gar de con­cen­tra­ción, ha­bría un nue­vo cho­que vio­len­to co­mo el del lu­nes pa­sa­do.

“No­so­tros so­mos pa­cí­fi­cos,

pro­tes­ta tam­bién. Pe­ro si el Es­mad nos vie­ne a pro­vo­car, no nos que­da de otra que res­pon­der. Y lo ha­re­mos, por­que va­mos a de­fen­der­nos de los atro­pe­llos y pre­ser­var nues­tra la­bor mi­ne­ra que es an­ces­tral”, di­jo Yar­ley Ma­rín, uno de los lí­de­res de la pro­tes­ta.

Pe­ro el co­man­dan­te de la Po­li­cía en An­tio­quia, co­ro­nel Wil­son Par­do, ha si­do reite­ra­ti­vo en se­ña­lar que la pro­tes- ta es vio­len­ta y es­tá in­fil­tra­da por de­lin­cuen­tes.

Mar­cha­ron por el pue­blo

Ayer unas 5.000 per­so­nas rea­li­za­ron una mo­vi­li­za­ción, que par­tió des­de el pun­to de con­cen­tra­ción de los ma­ni­fes­tan­tes, en sec­tor co­no­ci­do co­mo Elec­tri­fi­ca­do­ra, y lle­gó has­ta el ba­ta­llón del Ejér­ci­to.

Con pan­car­tas y can­tos, a lo lar­go de dos ki­ló­me­tros, pi­die- ron al Es­mad no in­gre­sar al pue­blo, se­gún una de las per­so­nas que par­ti­ci­pó de la mar­cha, pa­ra no des­en­ca­de­nar un en­fren­ta­mien­to.

“Aquí aun­que no sea­mos mi­ne­ros nos so­li­da­ri­za­mos y pro­tes­ta­mos, por­que es­te pue­bo sin mi­ne­ría es­tá muer­to”, di­jo Gui­ller­mo Cán­ca­mo, ho­te­le­ro de Se­go­via.

Yar­ley Ma­rín sen­ten­ció que si no hay cam­bian los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.