PA­RA PRO­TE­GER LA VO­TA­CIÓN, SOFT­WA­RE DE CÓ­DI­GO ABIER­TO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por R. J. WOOLSEY Y BRIAN J. FOX re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Aun­que se in­for­ma que los hac­kers ru­sos tra­ta­ron de in­te­rrum­pir las elec­cio­nes de no­viem­bre con ata­ques con­tra los sis­te­mas de vo­ta­ción de 39 Es­ta­dos, el con­sen­so de la co­mu­ni­dad de in­te­li­gen­cia es que pro­ba­ble­men­te no tu­vie­ron éxi­to en sus es­fuer­zos por eli­mi­nar y al­te­rar los da­tos de los vo­tan­tes. Pe­ro hay otras elec­cio­nes na­cio­na­les en so­lo 15 me­ses, y el ries­go de que los que tra­ba­jan en nom­bre del pre­si­den­te Vla­di­mir

Pu­tin de Ru­sia pue­dan cau­sar ver­da­de­ro da­ño -e in­clu­so lle­gar a mar­car su vo­to por us­ted o al­te­rar su vo­to- per­ma­ne­ce.

Des­de el desas­tre de las elec­cio­nes de 2000 (¿re­cuer­da las per­fo­ra­cio­nes col­gan­tes?) la ma­qui­na­ria de elec­cio­nes es­ta­dou­ni­den­se ha me­jo­ra­do pa­ra re­du­cir las po­si­bi­li­da­des de erro­res en el con­teo de vo­tos, el frau­de y los ata­ques de hac­kers. Es­tas me­jo­ras tra­je­ron una nue­va preo­cu­pa­ción: la fal­ta de se­gu­ri­dad del soft­wa­re. La ma­yo­ría del soft­wa­re de las má­qui­nas de vo­ta­ción aho­ra pue­de ser fá­cil­men­te hac­kea­do. Es­to se de­be en gran me­di­da a que los sis­te­mas de vo­ta­ción ac­tua­les uti­li­zan soft­wa­re re­gis­tra­do ba­sa­do en el sis­te­ma ope­ra­ti­vo de Mi­cro­soft.

Un cam­bio des­pués del 2000 -uno útil- fue ale­jar­se de to­da vo­ta­ción elec­tró­ni­ca con pan­ta­lla tác­til, sin nin­gún re­gis­tro en pa­pel que in­di­que có­mo al­guien vo­tó. Ca­si la mi­tad de los vo­tan­tes es­tán re­gis­tra­dos en ju­ris­dic­cio­nes que usan sis­te­mas de ex­plo­ra­ción óp­ti­ca que leen tar­je­to­nes mar­ca­dos y re­gis­tran los re­sul­ta­dos. Pe­ro una cuar­ta par­te de los vo­tan­tes to­da­vía uti­li­zan má­qui­nas de vo­ta­ción elec­tró­ni­ca de gra­ba­ción di­rec­ta, que no pro­du­cen nin­gún ras­tro de pa­pel.

En pues­tos de vo­ta­ción don­de las má­qui­nas no ofre­cen es­te his­to­rial de apo­yo, no hay for­ma pa­ra que los ofi­cia­les de elec­cio­nes desa­rro­llen un re­cuen­to efec­ti­vo si las elec­tró­ni­cas son hac­kea­das.

Por eso la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Ofi­cia­les de Vo­ta­ción li­de­ra un mo­vi­mien­to pa­ra mo­ti­var a los ofi­cia­les elec­to­ra­les pa­ra que de­ten­gan la com­pra de sis­te­mas in­se­gu­ros y em­pie­cen a uti­li­zar soft­wa­re de có­di­go abier­to que pue­den pro­te­ger a nues­tros vo­tos con­tra la ma­ni­pu­la­ción.

Pe­ro hay re­sis­ten­cia a es­ta ob­via so­lu­ción. Mi­cro­soft y las em­pre­sas que os­ci­lan en su es­te­la no quie­ren que sus sis­te­mas de vo­ta­ción re­gis­tra­dos sean sus­ti­tui­dos por los de vo­ta­ción de soft­wa­re de có­di­go abier­to, han agre­si­va­men­te he­cho cam­pa­ña con­tra ellos. El soft­wa­re de có­di­go abier­to es sim­ple­men­te soft­wa­re pa­ra el cual el có­di­go fuente ori­gi­nal se ha­ce li­bre­men­te dis­po­ni­ble y pue­de ser re­dis­tri­bui­do y mo­di­fi­ca­do. En el ca­so de la vo­ta­ción, los sis­te­mas de soft­wa­re de có­di­go abier­to se­rían su­per­vi­sa­dos por aso­cia­cio­nes pú­bli­co-pri­va­das en­tre con­da­dos y ven­de­do­res.

Los sis­te­mas de có­di­go abier­to han si­do pro­ba­dos y com­pro­ba­dos. El De­par­ta­men­to de De- fen­sa, la Nasa y la Fuer­za Aé­rea, to­dos usan sis­te­mas de có­di­go abier­to, por­que sa­ben que es­to ofre­ce mu­cha más se­gu­ri­dad. Ca­da pa­so en nues­tro pro­ce­so de vo­ta­ción de­be­ría usar soft­wa­re que si­gue es­tos ejem­plos.

A pe­sar de su nom­bre, el soft­wa­re de có­di­go abier­to es me­nos vul­ne­ra­ble al hac­king que los sis­te­mas se­cre­tos de ca­ja ne­gra co­mo los que es­tán sien­do uti­li­za­dos en pues­tos de vo­ta­ción aho­ra. Eso es por­que cual­quie­ra pue­de ver có­mo ope­ran. Los erro­res pue­den ser de­tec­ta­dos y re­me­dia­dos, di­sua­dien­do a aque­llos que in­ten­ta­rían ata­ques. Es­to los ha­ce mu­cho más se­gu­ros que los mo­de­los de có­di­go ce­rra­do co­mo los de Mi­cro­soft, que so­lo sus em­plea­dos pue­den ac­ce­der pa­ra arre­glar.

Una ra­zón pa­ra la re­sis­ten­cia de las em­pre­sas de soft­wa­re es la creen­cia de que es im­po­si­ble con­se­guir ga­nan­cias de soft­wa­re de có­di­go abier­to. Eso es un mi­to. Las em­pre­sas que usan el soft­wa­re de có­di­go abier­to aún ne­ce­si­tan de to­do lo que las com­pa­ñías de soft­wa­re ofre­cen. Mu­chas gran­des em­pre­sas usan soft­wa­re de có­di­go abier­to en sus pro­duc­tos.

Los sis­te­mas de có­di­go abier­to ya es­tán ju­gan­do un pa­pel en al­gu­nas elec­cio­nes. New Ham­ps­hi­re las ha uti­li­za­do pa­ra per­mi­tir que vo­tan­tes dis­ca­pa­ci­ta­dos lle­nen sus tar­je­to­nes en in­ter­net o en sus te­lé­fo­nos, mien­tras que el con­da­do Tra­vis en Te­xas, San Fran­cis­co y Los Án­ge­les han asig­na­do fon­dos pa­ra mo­ver­se ha­cia sis­te­mas de vo­ta­ción de có­di­go abier­to.

Si la co­mu­ni­dad de ven­de­do­res pa­ten­ta­dos, in­clu­yen­do a Mi­cro­soft, apo­ya­ran el uso de un mo­de­lo de có­di­go abier­to pa­ra elec­cio­nes, po­dría­mos ace­le­rar el pro­gre­so ha­cia sis­te­mas de vo­ta­ción se­gu­ros. Con una elec­ción en el ho­ri­zon­te, es ur­gen­te que nos ase­gu­re­mos de que aque­llos que bus­can ha­cer que nues­tros sis­te­mas de vo­ta­ción sean más se­gu­ros ten­gan fá­cil ac­ce­so a ellos, y que Pu­tin no lo ten­ga

Una ra­zón pa­ra la re­sis­ten­cia de las em­pre­sas de soft­wa­re es la creen­cia de que es im­po­si­ble con­se­guir ga­nan­cias de soft­wa­re de có­di­go abier­to. Eso es un mi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.