La es­tre­lla si­gue bri­llan­do

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

Rei­na de la Al­ca­cho­fa; sím­bo­lo se­xual; mo­de­lo de Andy War­hol, de fo­tó­gra­fos y de Play­boy; can­tan­te; pro­duc­to­ra de pe­lí­cu­las; lec­to­ra com­pul­si­va; es­cri­to­ra... Ah, cla­ro, y ac­triz de ci­ne. Esas son fa­ce­tas de Ma­rilyn Mon­roe, la que Tru­man Ca­po­te de­fi­nió co­mo una her­mo­sa cria­tu­ra y lo de­jó plas­ma­do en el tí­tu­lo de uno de los re­la­tos de Mú­si­ca pa­ra ca­ma­leo­nes. O, me­jor, así fue co­mo se la de­fi­nió a Ca­po­te la ac­triz Cons­tan­ce Co­llier, de quien la ru­bia fue alum­na per­ma­nen­te.

El es­cri­tor de Nue­va Or­leans, que la co­no­ció tan bien, di­ce que ac­triz, fa­ce­ta por la que se le re­co­no­ció más, no lo era “en ab­so­lu­to, al me­nos en la acep­ción tra­di­cio­nal”. En cam­bio, atri­bu­tos in­te­lec­tua­les que po­cos le con­ce­den, él se los re­co­no­ce con ge­ne­ro­si­dad: “Lo que ella po­see, esa pre­sen­cia, esa lu­mi­no­si­dad, esa in­te­li­gen­cia bri­llan­te, nun­ca emer­ge­ría en el es­ce­na­rio”. Y agre­ga: “El que crea que es­ta chi­ca es sim­ple­men­te otra Har­low o una ra­me­ra, o cual­quier otra co­sa, es­tá lo­co”.

Na­ci­da en Los Án­ge­les, el 1 de ju­nio de 1926, Ma­rilyn Mon­roe, de quien hoy se cum­plen 55 años de muer­ta, te­nía por nom­bre Nor­ma Jea­ne Mor­ten­son, apellido que pron­to cam­bió por Ba­ker.

Se ca­só con Ja­mes Doug­herty, tra­ba­ja­dor de una fá­bri­ca de ma­te­rial ae­ro­náu­ti­co, Ma­rilyn tam­bién tra­ba­jó re­vi­san­do pa­ra­caí­das. Se ca­só des­pués con Joe Di­mag­gio, el beis­bo­lis­ta, y más tar­de con Art­hur Mi­ller, el es­cri­tor.

Su vi­da cam­bió cuan­do la re­vis­ta Yank se fi­jó en ella y le pro­pu­so po­sar co­mo mo­de­lo. Pron­to sal­tó a la fa­ma y en 1945 ya era co­no­ci­da co­mo “el sue­ño de los fo­tó­gra­fos”.

Apa­re­ció en 33 por­ta­das de re­vis­tas na­cio­na­les. En 1946 se tras­la­dó a Holly­wood.

In­te­li­gen­te y ta­len­to­sa

Ca­mi­la Ló­pez es una fa­ná­ti­ca de la es­tre­lla del ci­ne. Es­tu­dian­te de Ho­te­le­ría y Tu­ris­mo, se afi­cio­nó a Ma­rilyn Mon­roe ha­ce diez años y des­de en­ton­ces se ha de­di­ca­do a co­no­cer sus bio­gra­fías, sus pe­lí­cu­las y ha con­ver­ti­do su ca­sa en un mu­seo de ar­tícu­los alu­si­vos a la mu­jer que en­car­nó el sen­ti­do de la cul­tu­ra pop.

Des­ta­ca que era una ac­triz que no ba­sa­ba su ac­tua­ción en el em­pi­ris­mo sino que era es­tu­dio­sa de las ar­tes es­cé­ni­cas.

“Mu­chas per­so­nas la juz­gan a la li­ge­ra y la ca­li­fi­can de mu­jer sim­ple, pe­ro ella era in­te­li­gen­te”. Con­ti­núa di­cien­do que fue la Fox, la pro­duc­to­ra de ci­ne, la que pro­mo­vía an­te el mun­do la ima­gen de la ac­triz co­mo una ru­bia ton­ta. Por eso no le brin­da­ba más que pa­pe­les de mu­je­res su­per­fi­cia­les.

Era fá­cil, co­men­ta Ca­mi­la, que a una mu­jer de Holly­wood, la in­dus­tria del es- pec­tácu­lo la hu­bie­ra apro­ve­cha­do más de sus atri­bu­tos fí­si­cos que su ta­len­to.

Por eso se can­só va­rias ve­ces de la pro­duc­to­ra y le re­cla­ma­ba por­que le pa­ga­ba muy por de­ba­jo de lo que ella creía que se me­re­cía.

Ma­rilyn Mon­roe, cuen­ta la se­gui­do­ra, era una mu­jer muy lec­to­ra. Leía li­te­ra­tu­ra.

Cree que es­te per­so­na­je que al­gu­na vez cam­bió su nom­bre por Ma­rilyn Mon­roe, un in­ven­to que le pro­pu­so el ac­tor Ben Lyon, su­ma­do al apellido de sol­te­ra de su ma­má, y lo re­gis­tró ofi­cial­men­te, fue ins­pi­ra­do­ra de mu­chos cam­bios. En la mo­da, por ejem­plo, im­pul­só el uso de ves­ti­dos de ba­ño de dos pie­zas y los ves­ti­dos que de­ja­ban ver bas­tan­te piel.

Una de las fa­ce­tas que ape­nas se men­cio­na en es­ta ar­tis­ta es la de can­tan­te. Due­ña de una voz sen­sual, in­ter­pre­tó en pe­lí­cu­las al­gu­nas can­cio­nes y lo ha­cía bien, con gus­to y en­tre­ga.

Los dia­man­tes son los me­jo­res ami­gos de una mu­jer, My Heart Be­longs To Daddy, Ri­ver of No Re­turn, I Wan­na Be Lo­ved By You y Two Little Girls From Little Rock son al­gu­nos de los te­mas mu­si­ca­les que sus se­gui­do­res re­cuer­dan con ca­ri­ño.

Ma­rilyn mu­rió la no­che del 5 de agos­to de 1962. So­bre su muer­te hay mu­chos ru­mo­res, des­de dro­gas has­ta ho­mi­ci­dio.

La ru­bia pa­só a la his­to­ria, y aun­que pa­sen los años, el re­cuer­do per­du­ra. No im­por­ta si es el de ella can­tán­do­le el cum­plea­ños al pre­si­den­te Ken­nedy, o con su fal­da blan­ca le­van­ta­da. Es Ma­rilyn, y es Mon­roe

Ma­rilyn Mon­roe mu­rió ha­ce 55 años y su ima­gen si­gue sien­do icono de la cul­tu­ra pop. Fue ac­triz, can­tan­te, pro­duc­to­ra y es­cri­to­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.