Un mun­do con­te­ni­do

El Colombiano - - TENDENCIAS - SA­MUEL CASTRO

¿Qué es más im­por­tan­te? ¿Qué una pe­lí­cu­la sea me­mo­ra­ble por la “for­ma” au­dio­vi­sual que adop­ta o por la his­to­ria de­trás? Esa es una de las dis­cu­sio­nes más ago­ta­do­ras y ex­ten­sas en la his­to­ria del ci­ne, con bue­nos mo­de­los tan­to de tí­tu­los en que ese “em­pa­que” es in­dis­pen­sa­ble pa­ra el efec­to que con­si­gue (la tex­tu­ra do­cu­men­tal de de el fal­so plano con­ti­nuo de de Hitch­cock) co­mo de otros en que esa pre­sen­ta­ción no es más que un jue­go pi­ro­téc­ni­co pa­ra se­du­cir in­cau­tos, co­mo el porno en 3D de en Fe­liz­men­te ha lle­ga­do a nues­tras car­te­le­ras otro gran ejem­plo de có­mo la for­ma, cuan­do es­tá pen­sa­da con ha­bi­li­dad y eje­cu­ta­da a la per­fec­ción, pue­de lo­grar que las re­so­nan­cias emo­cio­na­les de un ar­gu­men­to sean más po­ten­tes.

del di­rec­tor egip­cio no só­lo es una gran his­to­ria y un fas­ci­nan­te ejer­ci­cio de es­ti­lo, es una po­de­ro­sa ma­ne­ra de acer­car­nos a una so­cie­dad tan com­ple­ja co­mo la egip­cia y tra­tar de en­ten­der sus acon­te­ci­mien­tos po­lí­ti­cos re­cien­tes. Diab desa­rro­lla su re­la­to en me­dio de unos días co­yun­tu­ra­les: los que si­guie­ron al de­rro­ca­mien­to de quien a su vez ha­bía lle­ga­do al po­der en 2012 apo­ya­do en la or­ga­ni­za­ción de los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, tras el fin de la dic­ta­du­ra de Una tem­po­ra­da con­vul­sio­na­da en que las pro­tes­tas de uno y otro gru­po (los que apo­ya­ban a los mi­li­ta­res y su le­van­ta­mien­to con­tra los que de­fen­dían la in­ter­pre­ta­ción del Co­rán co­mo ley) se ex­ten­dían por las ca­lles con­vir­tién­do­las en un cam­po de ba­ta­lla. La so­lu­ción de Diab pa­ra in­cor­po­rar mu­chas de las vi­sio­nes del con­flic­to sin to­mar par­ti­do es plan­tar su cá­ma­ra, co­mo un de­te­ni­do más, den­tro de un ca­mión de po­li­cía al que en un prin­ci­pio en­tran un pe­rio­dis­ta y su ca­ma­ró­gra­fo, arres­ta­dos por gra­bar a los mi­li­ta­res. Ca­si sen­ti­mos la voz del di­rec­tor su­su­rrán­do­nos: la de ellos es la vi­sión que us­ted tie­ne, la que les dan los no­ti­cie­ros, aho­ra ve­rán to­do lo que hay de­trás. Co­men­za­rán a en­trar a ese es­pa­cio es­tre­cho y tos­co, per­so­na­jes de to­do ti­po y cla­se so­cial, que pa­re­cie­ran re­pre­sen­tar ca­te­go­rías so­cia­les (el vie­jo mu­sul­mán or­to­do­xo con una nie­ta cu­bier­ta con su cha­dor; el jo­ven oc­ci­den­ta­li­za­do, que apo­ya a los mi­li­ta­res; el po­li­cía que es­tá ahí sin que­rer por­que el ser­vi­cio mi­li­tar es obli­ga­to­rio) pe­ro que son lo su­fi­cien­te­men­te com­ple­jos y hu­ma­nos pa­ra que no sin­ta­mos que nos es­tán adoc­tri­nan­do. Ese con­jun­to tan he­te­ro­gé­neo, se uni­rá a ve­ces y se frac­cio­na­rá otras a lo lar­go del día, en una se­rie de mi­cro­con­flic­tos que nos re­cuer­dan lo que a ve­ces ol­vi­da­mos en Co­lom­bia: el eco­sis­te­ma de una so­cie­dad es mu­cho más que dos ban­dos. El es­pa­cio con­vier­te las dis­tin­tas tra­mas en una te­la­ra­ña so­cial con vi­da pro­pia, en la que se des­ta­can ac­tua­cio­nes co­mo la de quien ha­ce de una ma­dre va­lien­te e in­can­sa­ble, co­mo tan­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.