De uni­for­me ne­gro y sin pau­ta co­rre el Illu­mi­na­te

Un sui­zo, cua­tro es­ta­dou­ni­den­ses y un co­lom­biano in­te­gran es­te elen­co que no ex­hi­be res­pal­do eco­nó­mi­co.

El Colombiano - - DEPORTES - POR LUZ ÉLIDA MO­LI­NA MA­RÍN

Ne­gro com­ple­to -co­mo si se tra­ta­ra de una tru­sa nor­mal- y sin mar­cas co­mer­cia­les. Así es el uni­for­me, po­co vis­to­so de por sí, que ex­hi­ben los co­rre­do­res del Team Illu­mi­na­te en la Vuel­ta a Co­lom­bia y que si no fue­ra por­que uno de sus hom­bres,

Si­mon Pe­llaud es el me­jor ex­tran­je­ro pa­sa­rían des­aper­ci­bi­dos en el lo­te.

Co­lor y au­sen­cia de pa­tro­ci­nio es al­go que, por fi­lo­so­fía, ha adop­ta­do es­te equi­po, pues aun­que tie­nen spon­sor la idea que ma­ne­jan es te­ner un uni­for­me so­brio y sin pu­bli­ci­dad. Así lo ad­vier­te el co­lom­biano

Ed­win Ávi­la, úni­co na­cio­nal en sus fi­las, com­pa­ñe­ro de Pe­llaud y cua­tro es­ta­dou­ni­den­ses más quie­nes no so­lo dispu­tan la Vuel­ta sino que se go­zan ca­da re­co­rri­do.

“En el equi­po la exi­gen­cia no es ga­nar sino dis­fru­tar de lo que ha­ce­mos y aun­que sue­na ex­tra­ño me ha gus­ta­do por­que así uno pue­de apre­ciar otras co­sas y la pa­sión con la que vi­vi­mos ca­da ca­rre­ra es úni­ca”, di­ce el co­rre­dor bo­go­tano, quien se sien­te or­gu­llo­so de lo he­cho has­ta aho­ra por su equi­po, con el me­jor ex­tran­je­ro de la com­pe­ten­cia.

El sui­zo se ha­ce que­rer

Si­món, de na­cio­na­li­dad sui­za, no so­lo es­tá fe­liz por com­pe­tir al la­do de gran­des es­ca­ra­ba­jos sino que el com­pa­ñe­ris­mo que ha en­con­tra­do en el pe­lo- tón lo ha­ce sen­tir co­mo en ca­sa al igual que la gen­te que lo bus­ca in­sis­ten­te­men­te pa­ra to­mar­se fotos y fe­li­ci­tar­lo. “¡Grin­go felicitaciones!” le di­cen los es­pec­ta­do­res que po­san a su la­do. Él, con una son­ri­sa, les de­vuel­ve ese ca­ri­ño, así que­de “grin­go” sin sa­ber que sig­ni­fi­ca esa ex­pre­sión.

“La gen­te es muy ama­ble, lle­vo va­rios me­ses en Co­lom­bia por­que du­ran­te la tem­po­ra­da de in­vierno de mi país me que­dó en ca­sa de Ed­win

Ávi­la, su fa­mi­lia me ha hos­pe­da­do, me han he­cho sen­tir en ca­sa y ha si­do mi maes­tro de es­pa­ñol”.

De Co­lom­bia di­ce ha­ber apren­di­do a son­reír siem­pre, pues eso es lo que más le gus­ta de la gen­te, que siem­pre a don­de lle­ga le re­ga­lan una son­ri­sa de bien­ve­ni­da.

Sa­be que en las prue­bas de mon­ta­ña no tie­ne na­da que ha­cer an­te los gran­des es­ca­ra­ba­jos que tie­ne el país, pe­ro su emo­ción lle­ga a lo más al­to cuan­do va ahí, jun­to a esos hom­bres que, a pun­ta de fuer­za y ga­rra, con­quis­tan ele­va­dos as­cen­sos que a él lo de­jan sin alien­to.

Gra­cias a las im­pro­vi­sa­das cla­ses de es­pa­ñol que Ed­win le ha da­do, Si­mon ya lo ha­bla ca­si per­fec­to, co­mu­ni­cán­do­se con fa­ci­li­dad con los de­más ci­clis­tas. Y, ade­más de por­tar la ca­mi­sa de me­jor ex­tran­je­ro, se ha ga­na­do el ga­lar­dón del más sim­pá­ti­co en la ca­ra­va­na.

Y aun­que ha­ce so­lo dos años es ci­clis­ta pro­fe­sio­nal, sue­ña con ter­mi­nar la Vuel­ta aun­que afir­ma que su ma­yor re­com­pen­sa en la com­pe­ten­cia ya la lo­gró pues el ca­ri­ño de la gen­te es lo me­jor que se lle­va­rá pa­ra Sui­za.

Lue­go de la Vuel­ta a Co­lom­bia, Si­mon y sus com­pa­ñe­ros del Team Illu­mi­na­te irán a Aus­tra­lia, don­de afron­ta­rán otras com­pe­ten­cias.

Así y mien­tras de­vo­ran ki­ló­me­tros en las ru­tas co­lom­bia­nas, Si­mon y Ed­win man­tie­nen la es­pe­ran­za de brin­dar al­gu­na sor­pre­sa con es­te equi­po es­ta­dou­ni­den­se que so­por­ta, a dia­rio, las in­cle­men­cias tan­to de un cli­ma cam­bian­te co­mo de una to­po­gra­fía a la que los ru­te­ros del Illu­mi­na­te no es­tán acos­tum­bra­dos

FO­TO COR­TE­SÍA LI­NA LO­PE­RA

La úni­ca di­fe­ren­cia en uni­for­me es la ca­mi­se­ta azul y blan­ca de me­jor ex­tran­je­ro -Si­mon Pe­llaud-. Los res­tan­tes ru­te­ros del Illu­mi­na­te Team visten de ne­gro com­ple­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.