El oro por el que se pe­lean a muer­te en Se­go­via

Mi­ne­ros afir­man que no des­alo­ja­rán uni­da­des del tí­tu­lo de mul­ti­na­cio­nal. Pro­tes­ta si­gue, en me­dio del ham­bre.

El Colombiano - - METRO - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C. En­via­do es­pe­cial Se­go­via

Po­cos mi­ne­ros en Se­go­via, qui­zá con­ta­dos en los de­dos de las ma­nos, co­no­cen a pro­fun­di­dad el in­trín­gu­lis ju­rí­di­co que ge­ne­ra el ma­les­tar que mo­ti­va la pro­tes­ta en esa lo­ca­li­dad, co­mo en la ve­ci­na Re­me­dios, Nor­des­te de An­tio­quia.

La de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca que es­tas po­bla­cio­nes tie­nen de la mi­ne­ría, una ri­gu­ro­sa nor­ma­ti­va, la pre­sen­cia de una mul­ti­na­cio­nal y la in­je­ren­cia de ac­to­res ilegales son cal­do de cul­ti­vo pa­ra agu­di­zar un pro­ble­ma que de­ja más de 27 heridos y un muer­to, en 17 días de pro­tes­tas.

Y es que los 12.000 tra­ba­ja­do­res que ama­ne­cen en las calles, ba­jo las in­cle­men­cias del sol, con ham­bre y sin pla­ta, so­lo tie­nen cla­ro que el ne­go­cio del oro, a di­fe­ren­cia de otras épo­cas, no es ilu­sión de ri­que­za pa­ra los in­for­ma­les.

Pe­ro, mien­tras unos —lle­va­dos por el de­ses­pe­ro— po­nen ba­rri­ca­das, que­man vehícu­los y se en­fren­tan al Es­mad de la Po­li­cía, otros, abo­ga­dos y con­ta­do­res, pro­pie­ta­rios de uni­da­des mi­ne­ras ha­cen exi­gen­cias al Go­bierno e in­sis­ten en que la mi­ne­ría del Nor­des­te es an­ces­tral y ame­ri­ta un tra­ta­mien­to de ley es­pe­cial.

En 15 pun­tos, los lí­de­res de la pro­tes­ta, agre­mia­dos en la de­no­mi­na­da Me­sa Mi­ne­ra de Se­go­via y Re­me­dios, exi­gen una re­for­ma a la Ley 685 de 2001 en lo con­cer­nien­te a la for­ma­li­za­ción, que de­be en­trar en vi­gen­cia en 2018.

Los di­ri­gen­tes mi­ne­ros con­fie­san que di­fí­cil­men­te se cum­pli­rá ese re­qui­si­to, pues ase­gu­ran que no han te­ni­do apo­yo es­ta­tal pa­ra avan­zar en el pro­ce­so de for­ma­li­za­ción, que im­pli­ca en­tre otras exi­gen­cias, te­ner tí­tu­lo mi­ne­ro o en su de­fec­to con­tra­tos de ope­ra­ción, ade­más de Re­gis­tro de Pro­pie­dad, así co­mo el desa­rro­llo de la actividad sin mer­cu­rio. Tam­bién re­cha­zan la res­tric­ción de co­mer­cia­li­zar el oro a los pe­que­ños mi­ne­ros (1 gra­mo al día o 35 al mes).

La ri­que­za mi­ne­ra

Los sub­sue­los de Se­go­via y Re­me­dios, en su ma­yo­ría, es­tán ba­jo con­trol de la mul­ti­na­cio­nal ca­na­dien­se Gran Co­lom­bia Gold. Ellos, y su sub­si­dia­ria, Zan­dor, re­ci­bie­ron del Go­bierno Na­cio­nal el tí­tu­lo mi­ne­ro al ad­qui­rir lo que an­tes

fue la Fron­tino Gold Mi­nes.

Gran Co­lom­bia, que ex­plo­ta ya­ci­mien­tos de oro en Se­go­via, Nor­des­te an­tio­que­ño, y Mar­ma­to, en el Nor­te de Cal­das, es con­si­de­ra­do el rey en ex­trac­ción de ese mi­ne­ral en Co­lom­bia.

El año pa­sa­do la em­pre­sa re­por­tó una pro­duc­ción de 149.700 on­zas de oro, de las cua­les 126.000 on­zas fue­ron ex­traí­das de Se­go­via.

Se­gún di­jo en ma­yo pa­sa­do Lom­bar­do Pa­re­des Are­nas, di­rec­tor de la com­pa­ñía, du­ran­te es­te año se se­gui­rán eje­cu­tan­do la­bo­res de ex­plo­ra­ción en las mi­nas El Si­len­cio, Pro­vi­den­cia, Sandra K y Se­go­via Gold, las cua­les ha­cen par­te de su tí­tu­lo.

So­bre los sue­los ce­di­dos a esa mul­ti­na­cio­nal, des­de ha­ce más de 42 años se han ve­ni­do crean­do 135 uni­da­des mi­ne­ras, y otro nú­me­ro in­de­ter­mi­na­do que no es­tán re­gis­tra­das. Ade­más, exis­ten cer­ca de 200 plan­tas de be­ne­fi­cio, que es don­de se pro­ce­sa el oro.

Se­gún Gus­ta­vo To­bón, al­cal­de de Se­go­via, mu­chas de esas mi­nas son tec­ni­fi­ca­das, y cum­plen con nor­mas de se­gu­ri­dad y pres­ta­cio­nes so­cia­les.

“Hay mi­nas que tie­nen en­ta­bles ca­si igua­les a los de la mul­ti­na­cio­nal o has­ta me­jo­res. Una de ellas, su due­ño fue ope­ra­dor de Gran Co­lom­bia, y es ejem­plo de la re­cu­pe­ra­ción del mi­ne­ral”, co­men­ta.

De­pen­den­cia de la mi­ne­ría

Se­go­via, se­gún cen­so ofi­cial, tie­ne 37.000 ha­bi­tan­tes, pe­ro de acuer­do con la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal, debido al ver­ti­gino-

so cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co, hay 45.000 de las cua­les 8.000 vi­ven en zo­nas ru­ra­les.

To­bón afir­ma que el 95 por ciento de la po­bla­ción en Se­go­via vi­ve de la mi­ne­ría y el otro 5 por ciento se be­ne­fi­cia in­di­rec­ta­men­te de ella.

“Aquí, en mi mu­ni­ci­pio, no se mo­ve­rá la ho­ja de un ár­bol sin la mi­ne­ría. Es una de­pen­den­cia to­tal del oro. La gen­te que tie­ne cul­ti­vos o ga­na­do es muy po­ca”, aña­de.

Se­go­via, un mu­ni­ci­pio in­crus­ta­do en un ca­ñón y des­de don­de se pue­de lle­gar al Ba­jo Cau­ca an­tio­que­ño y al sur del de­par­ta­men­to de Bo­lí­var, tie­ne una gran actividad mer­can­til, con una de­ce­na de ho­te­les de ca­li­dad, centros co­mer­cia­les, res­tau­ran­tes y ba­res.

Es­te año, ase­gu­ra el al­cal­de To­bón, por un im­pues­to al oro que se co­bra a la em­pre­sa Gran Co­lom­bia, Se­go­via ob­tu­vo 8.500 mi­llo­nes de pe­sos. No obs­tan­te, agre­ga que por sis­te­ma de re­ga­lías, al que van re­cur­sos de la comercialización que los mi­ne­ros ha­cen

del mi­ne­ral, tam­bién se han apa­lan­ca­do pro­yec­tos.

“Hi­ci­mos pa­vi­men­ta­ción de 1.800 me­tros, an­de­nes y re­cu­pe­ra­ción ur­ba­nís­ti­ca. Des­ti­na­mos par­te de la pla­ta pa­ra el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial”, cuen­ta.

Aun­que el al­cal­de afir­ma que el pue­blo sí ha te­ni­do desa­rro­llo ja­lo­na­do por el oro, y po­ne co­mo ejem­plo lo­ca­li­da­des ve­ci­nas en las que per­sis­te la pre­ca­rie­dad en in­fra­es­truc­tu­ra vial, Se­go­via, el mu­ni­ci­pio de don­de más oro se ex­trae en Co­lom­bia y que hoy se pe­lean in­for­ma­les y for­ma­les, no tie­ne cobertura to­tal de acue­duc­to y al­can­ta­ri­lla­do.

“En al­can­ta­ri­lla­do hay un 40 por ciento, y en acue­duc­to la cobertura es­tá en 93 por ciento, pe­ro no hay con­ti­nui­dad, por­que faltan obras com­ple­men­ta­rias. Te­ne­mos el plan maestro di­se­ña­do”, aco­ta.

Dos mi­nas, cer­ca de acuer­do

Die­go Res­tre­po es uno de esos mi­ne­ros de tra­di­ción en Se­go­via. Su pa­dre, a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, em­pe­zó a tra­ba­jar en el oficio con una em­pre­sa in­gle­sa asen­ta­da en la zo­na. Lue­go abrió su pro­pia uni­dad, en el tí­tu­lo de la hoy Gran Co­lom­bia, y fue tec­ni­fi­cán­do­se has­ta te­ner una in­fra­es­truc­tu­ra con mo­der­na ma­qui­na­ria im­por­ta­da y tec­no­lo­gía pa­ra el desa­rro­llo de la actividad.

“Mis her­ma­nos y yo se­gui­mos el le­ga­do de nues­tro pa­dre: ha­cer mi­ne­ría de ca­li­dad y con dig­ni­dad pa­ra los tra­ba­ja­do­res. Eso es una cons­tan­te en la región”, apun­ta.

La mi­na de Res­tre­po y sus her­ma­nos es hoy una de las que es­tán en ries­go de cie­rre de­fi­ni­ti­vo por las di­fi­cul­ta­des que plan­tea la nue­va nor­ma- ti­vi­dad co­lom­bia­na.

Ha­ce cua­tro años, co­men­ta Res­tre­po, no han po­di­do ob­te­ner ex­plo­si­vos pa­ra el desa­rro­llo de nue­vos ni­ve­les de ex­plo­ta­ción. “Sin con­tra­to de ope­ra­ción con la em­pre­sa (Gran Co­lom­bia), no nos ven­den di­na­mi­ta le­gal”, agre­ga.

Pre­ci­sa­men­te, Elió­ber Cas­ta­ñe­da, pre­si­den­te de la Me­sa Mi­ne­ra, acla­ra que den­tro del plie­go de con­di­cio­nes pa­ra la ne­go­cia­ción se de­ben es­ta­ble­cer re­glas cla­ras y ga­ran­tías en la apli­ca­ción del con­tra­to de ope­ra­ción “co­mo una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial de for­ma­li­za­ción de la mi­ne­ría tra­di­cio­nal, por par­te de los ti­tu­la­res mi­ne­ros”, en es­te ca­so la Gran Co­lom­bia Gold.

Cas­ta­ñe­da y los de­más lí­de­res mi­ne­ros de Se­go­via exi­gen al Go­bierno que se otor­gue una ca­li­dad es­pe­cial y pre­fe­ren­te a la mi­ne­ría an­ces­tral, así co­mo a los co­mer­cia­li­za­do­res “que por dé­ca­das han ejer­ci­do esa actividad”.

Sin em­bar­go, el vi­ce­mins- tro de Mi­nas, An­drés Can­te, res­pon­de que no sus­pen­de­rá las le­yes vi­gen­tes ni los trá­mi­tes de nue­vas re­gla­men­ta­cio­nes pa­ra la actividad mi­ne­ra, “pues al­gu­nos ilegales quie­ren usar a los ba­re­que­ros pa­ra co­mer­cia­li­zar oro ex­traí­do de for­ma irre­gu­lar”.

Mien­tras las con­ver­sa­cio­nes en­tre la Me­sa Mi­ne­ra y el Go­bierno, pa­ra re­vi­sar la nor­ma­ti­vi­dad, es­tán en un pun­to muer­to, se­gún fuen­tes lo­ca­les, los re­pre­sen­tan­tes de las dos mi­nas más im­por­tan­tes de Se­go­via, Co­go­te y San Ni­co­lás, avan­zan en lle­gar a un acuer­do con Gran Co­lom­bia pa­ra ope­rar sus uni­da­des, que­dar con un por­cen­ta­je de la pro­duc­ción y en­tre­gar otro a la mul­ti­na­cio­nal

FOTOS MA­NUEL SAL­DA­RRIA­GA

Más de 2.000 per­so­nas se con­cen­tran en la pro­tes­ta mi­ne­ra, ha­ce 17 días, en el sec­tor Elec­tri­fi­ca­do­ra, de Se­go­via. En el lu­gar hu­bo dis­tur­bios an­te pre­sen­cia del Es­mad.

La mi­na San Ni­co­lás es una de las in­for­ma­les más gran­des y tec­ni­fi­ca­das de Se­go­via. Exis­te ha­ce 42 años y por la nor­ma­ti­vi­dad no si­guie­ron ex­plo­tan­do, lo que tie­ne ce­san­tes a 400 tra­ba­ja­do­res.

El co­mer­cio en Se­go­via es­tá ce­rra­do ha­ce más de dos se­ma­nas, por la pro­tes­ta. Autoridades pi­den a lí­de­res de la ma­ni­fes­ta­ción que per­mi­tan abrir un día pa­ra que la gen­te se abas­tez­ca de ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.