Re­ci­cla­do­res ya no “es­car­ba­rán” un pa­go jus­to

Más de 800 per­so­nas que vi­ven de es­te oficio en Me­de­llín se be­ne­fi­cia­rán con el au­men­to en la ta­ri­fa de aseo.

El Colombiano - - METRO - Por DIE­GO ZAM­BRANO BENAVIDES JAI­ME PÉREZ

Quién cre­ye­ra que por se­pa­rar la ba­su­ra re­ci­cla­ble de la in­ser­vi­ble, y trans­por­tar­la en su ca­rre­ta por las calles de Be­lén, Héc­tor Jaramillo ha es­ta­do al bor­de de ser lin­cha­do por ha­bi­tan­tes de ca­lle que le quie­ren “co­brar pea­je” por cru­zar sus te­rri­to­rios. Apre­cia tan­to su oficio que pre­fie­re ig­no­rar a al­gu­nas per­so­nas que lo mi­ran por en­ci­ma del hom­bro cuan­do se lo en­cuen­tran, y re­cuer­da me­jor a otros que in­clu­so le en­tre­gan los re­si­duos se­pa­ra­dos.

Ese oficio que trans­cu­rre en el fon­do mis­mo de las ba­su­ras, don­de él es­car­ba con pa­cien­cia pa­ra se­pa­rar car­to­nes, vi­drios, fras­cos y me­ta­les de la ma­te­ria que se des­com­pon­drá, aho­ra tie­ne una ca­si­lla, un co­bro en la ta­ri­fa de aseo.

Des­de ju­lio pa­sa­do, en Me­de­llín se co­men­zó a re­cau­dar en la fac­tu­ra de ser­vi­cios pú­bli­cos un va­lor adi­cio­nal.

Es­te re­car­go se ori­gi­nó por un fa­llo de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal que or­de­nó al Go­bierno Na­cio­nal re­gla­men­tar el pa­go a los re­ci­cla­do­res por el ser­vi­cio de re­co­lec­ción de re­si­duos apro­ve­cha­bles que le pres­tan a las ciu­da­des.

Pa­ra acceder al be­ne­fi­cio es ne­ce­sa­rio que el tra­ba­jo de re­ci­cla­je se lle­ve a ca­bo en una or­ga­ni­za­ción ins­cri­ta en el Re­gis­tro Úni­co de Pres­ta­do­res de Ser­vi­cios Pú­bli­cos (Rups). Em­va­rias in­for­mó que a la fe­cha so­los dos agre­mia­cio­nes de la ca­pi­tal an­tio­que­ña cum­plen el re­qui­si­to: la Coope­ra­ti­va Mul­tiac­ti­va de Re­ci­cla­do­res de Me­de­llín (Re­ci­med), y la Aso­cia­ción de Re­ci­cla­do­res An­tio­quia (Arre­ci­clar).

Aun­que se­gún Re­ci­med no se ha re­ci­bi­do el pri­mer des­em­bol­so, se es­pe­ra que los re­ci­cla­do­res de oficio de la ciu­dad sean re­mu­ne­ra­dos a tra­vés de es­tas coope­ra­ti­vas, y que otras or­ga­ni­za­cio­nes se ins­cri­ban pa­ra acceder a es­te pa­go por ser­vi­cios.

Es po­ner­se al día en el re- co­no­ci­mien­to a la la­bor de es­tas per­so­nas. “No se pue­de con­si­de­rar co­mo un in­cre­men­to o au­men­to —ex­pli­ca Ca­ta­li­na Her­nán­dez, in­ge­nie­ra am­bien­tal de Em­va­rias—, sino co­mo la in­clu­sión del Va­lor Ba­se de Apro­ve­cha­mien­to que se tras­la­da al re­ci­cla­dor que to­da la vi­da ha­bía desa­rro­lla­do una actividad sin ade­cua­da re­mu­ne­ra­ción”.

Un pre­cio jus­to

Héc­tor Jaramillo es uno de los 697 re­ci­cla­do­res aso­cia­dos a Re­ci­med. Ha­ce 10 años ha­ce par­te de la coope­ra­ti­va, pe­ro des­de ha­ce 14 es re­ci­cla­dor.

“En es­te mun­do uno se en­cuen­tra de to­do. Hay gen­te de be­llo co­ra­zón que ayu­da des­de sus ca­sas a se­pa­rar los desechos. In­clu­so en­tre­gan per­so­nal­men­te el re­ci­cla­je —re­la­ta Jaramillo—. Pe­ro tam­bién hay otros que nos con­tes­tan con pie­dras en la mano”.

Tra­ba­ja seis días a la se­ma­na en tres ru­tas: Be­lén San Ber­nar­do, La Nu­bia y Gua­ya­bal. En oca­sio­nes, los ha­bi­tan­tes de ca­lle le cie­rran el pa­so a su ca­rre­ta y lo ame­na­zan con agre­dir­lo si no en­tre­ga al­go de di­ne­ro.

“Por lo ge­ne­ral la gen­te des­co­no­ce a lo que nos en­fren­ta­mos los re­ci­cla­do­res, no se va­lo­ra nues­tra la­bor. Re­co­lec­ta­mos los te­tra­pack de aguar­dien­te que la gen­te de­ja ti­ra­dos, las la­tas de cer­ve­za o las bo­te­llas plás­ti­cas que na­die se preo­cu­pa por re­co­ger”.

Tras lar­gas jor­na­das, en

las que re­co­lec­ta has­ta 75 ki­los de ma­te­rial en un día, lle­ga a su ca­sa en El Po­pu­lar (co­mu­na 1), don­de lo es­pe­ran su es­po­sa y sus dos hi­jas.

“Soy jui­cio­so, y si uno lo es en es­te oficio, pue­de sa­car­se más de un sa­la­rio mínimo al mes a pun­ta del re­ci­cla­je. Por for­tu­na me al­can­za pa­ra sos­te­ner a mi fa­mi­lia”.

¿Có­mo se co­bra­rá la ta­ri­fa?

Has­ta ju­nio, en la ta­ri­fa de aseo se in­cluían los si­guien­tes ser­vi­cios: re­co­lec­ción y trans­por­te de re­si­duos só­li­dos, ba­rri­do, ins­ta­la­ción y man­te­ni­mien­to de ca­nas­ti­llas, dis­po­si­ción fi­nal, tra­ta­mien­to de li­xi­via­dos, cor­te de cés­ped, in­ter­ven­cio­nes ar­bó­reas y la­va­do de áreas pú­bli­cas.

Dos años des­pués de ex­pe­di­dos el De­cre­to 1077 de 2015 y la Re­so­lu­ción 720 de 2015 de la Co­mi­sión de Re­gu­la­ción de Agua Po­ta­ble y Sa­nea­mien­to Bá­si­co, en cum­pli­mien­to del Au­to 275 de 2011 de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, Me­de­llín in­clu­ye el Va­lor Ba­se de Apro­ve­cha­mien­to en la fac­tu­ra de ser­vi­cios pú­bli­cos.

Em­va­rias dis­cri­mi­nó el co­bro te­nien­do en cuen­ta el es­tra­to de ca­da usua­rio de ser­vi­cios pú­bli­cos (ver ta­bla), que en­con­tra­rá den­tro del car­go fi­jo, en el apar­ta­do de cos­to de comercialización por sus­crip­tor, un 11,4 % adi­cio­nal.

El re­cau­do se des­ti­na­rá pa­ra pa­gar las to­ne­la­das apro­ve­cha­das por las or­ga­ni­za­cio­nes de re­ci­cla­do­res con­for­ma­das co­mo pres­ta­do­ras del ser­vi­cio de aseo, que pre­via­men­te de­ben es­tar au­to­ri­za­das por la Su­pe­rin­ten­den­cia de Ser­vi­cios Pú­bli­cos.

“El di­ne­ro que lle­ga a las or­ga­ni­za­cio­nes es trans­fe­ri­do a re­ci­cla­do­res de oficio. Pe­ro

el pro­ce­so no aca­ba ahí, por­que las en­ti­da­des de­ben ter­mi­nar un pro­ce­so de for­ma­li­za­ción en un pla­zo de cin­co años”, se­ña­la Her­nán­dez.

For­ma­li­za­ción

“No es una for­ma­li­za­ción de la en­ti­dad sino del ser­vi­cio pres­ta­do, pa­ra la cual nos dan un pla­zo de cin­co años. Por có­mo es­tá or­ga­ni­za­da nues­tra coope­ra­ti­va te­ne­mos un cum­pli­mien­to del 84 por ciento”, ma­ni­fies­ta Jor­ge To­rres, coor­di­na­dor de ope­ra­cio­nes de Re­ci­med.

Den­tro de la na­tu­ral aso­cia­ción con Em­va­rias, se ad­he­ri­rán a las ru­tas y fre­cuen­cias que ma­ne­ja la pres­ta­do­ra de aseo, y de igual for­ma se re­for­za­rá el tra­ba­jo en los re­co­rri­dos en los que ha­bi­tual­men­te tra­ba­ja­ban.

“Ellos (Em­va­rias) re­co­gen to­dos los re­si­duos pa­ra lle­var­los al re­lleno sa­ni­ta­rio, y no­so­tros in­ter­ve­ni­mos en es­te pun­to y nos en­car­ga­mos de des­viar ma­te­rial ha­cia ca­de­nas pro­duc­ti­vas de apro­ve­cha­mien­to”, sub­ra­ya To­rres.

Otro de los re­qui­si­tos que exi­ge la Su­pe­rin­ten­den­cia a las pres­ta­do­ras de ser­vi­cios de re­ci­cla­je es la cer­ti­fi­ca­ción de los re­ci­cla­do­res en com­pe­ten­cias la­bo­ra­les.

En Re­ci­med, por ejem­plo, 175 re­ci­cla­do­res ya han par­ti­ci­pa­do de es­te pro­ce­so, se­gún Leo­nar­do Gó­mez, di­rec­tor de la coope­ra­ti­va, y se es­tá con­for­man­do un gru­po de 60 per­so­nas pa­ra que co­mien­cen las ca­pa­ci­ta­cio­nes.

“Son cur­sos que se ha­cen con el Se­na. Se apren­de el ade­cua­do pro­ce­so de se­pa­ra­ción, re­co­lec­ción y al­ma­ce­na­mien­to del ma­te­rial re­ci­cla­ble”, co­men­ta San­tia­go Mar­tí­nez, uno de los re­ci­cla­do­res que ya cuen­ta con cer­ti­fi­ca­ción en com­pe­ten­cias la­bo­ra­les.

Te­ner un área de pres­ta­ción y usua­rios de­fi­ni­dos, sis­te­mas de con­trol, ca­li­bra­ción de bás­cu­las y fac­tu­ra­ción, y con­tar con un pro­gra­ma de pres­ta­ción de ser­vi­cios, son otros de los re­qui­si­tos que de­ben cum­plir las or­ga­ni­za­cio­nes de re­ci­cla­do­res a par­tir de su in­gre­so al Rups.

La otra en­ti­dad que cuen­ta con el vis­to bueno de la Su­pe­rin­ten­den­cia pa­ra re­ci­bir el pa­go por ser­vi­cio de apro­ve­cha­mien­to es Arre­ci­clar, que agru­pa 14 coope­ra­ti­vas de to­do el de­par­ta­men­to, tres de ellas en el Va­lle de Abu­rrá.

Los re­ci­cla­do­res que se be­ne­fi­cia­rán con la nue­va ta­ri­fa son los 120 que se en­cuen­tran en las ba­ses de da­tos del cen­tro de aco­pio que fun­cio­na en el ba­rrio Co­lom­bia, aun­que la idea, ex­pli­ca su di­rec­tor, Or­lan­do Are­nas, es for­ma­li­zar el ma­yor nú­me­ro de re­ci­cla­do­res.

Cree po­si­ble que las cin­co coope­ra­ti­vas exis­ten­tes en co­rre­gi­mien­tos de Me­de­llín tam­bién se for­ma­li­cen.

Me­dian­te Re­ci­med, los re­ci­cla­do­res han lle­ga­do a con­ve­nios en va­rias uni­da­des re­si­den­cia­les de las ru­tas que cu-

bren, y es­to les ha per­mi­ti­do aprovechar ma­yor can­ti­dad de ma­te­rial pa­ra su­mar ca­si 190 to­ne­la­das men­sua­les que lle­gan al aco­pio de la coope­ra­ti­va en el ba­rrio Pra­do.

Se­ría agra­da­ble, es­pe­ran ellos, que la gen­te vea la nue­va ta­ri­fa co­mo una pe­que­ña co­la­bo­ra­ción, un in­cen­ti­vo más en esa ta­rea du­ra. “Mu­chos no se preo­cu­pan por re­ci­clar en sus ca­sas —ad­vier­te Héc­tor Jaramillo—. En­ton­ces, ¿ si no lo ha­ce­mos no­so­tros, quién lo va a ha­cer?”

“Mu­chos no se preo­cu­pan por re­ci­clar des­de ca­sa. En­ton­ces, ¿si no lo ha­ce­mos no­so­tros, quién lo va ha­cer?” HÉC­TOR JARAMILLO Re­ci­cla­dor de oficio.

FOTOS

1. Héc­tor Jaramillo, re­ci­cla­dor de oficio, es­tá aso­cia­do a la coope­ra­ti­va Re­ci­med des­de ha­ce 10 años. 2. Es­te es uno de los dos ca­mio­nes con los que cuen­ta Re­ci­med pa­ra for­ta­le­cer el pro­ce­so de re­co­lec­ción de ma­te­rial re­ci­cla­ble en sus ru­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.