Por qué Co­lom­bia se afe­rra al pa­go en bi­lle­tes

Un 90% de los con­su­mi­do­res pre­fie­re el efec­ti­vo, mien­tras en Di­na­mar­ca ya no se emi­te.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por LAURA PULIDO PA­TRÓN

En un lo­cal con vis­ta a la avenida Pa­la­cé, en el cen­tro de Me­de­llín, Ma­ría Gi­ral­do atien­de la pa­pe­le­ría Man­hat­tan N°2, con cal­cu­la­do­ra en mano, pues ese ne­go­cio so­lo re­ci­be di­ne­ro en efec­ti­vo, el me­dio de pa­go preferido por un 98 % de los co­lom­bia­nos, se­gún un es­tu­dio que aca­ba de pu­bli­car Re­de­bán.

“A la gen­te le gus­ta pa­gar en bi­lle­tes y mo­ne­das. Por eso, no es ren­ta­ble te­ner un da­tá­fono que con­su­me luz y que tie­ne una men­sua­li­dad muy cos­to­sa. Ade­más, cer­ca de aquí hay un BBVA, un Ban­co­lom­bia y un Ban­co de Oc­ci­den­te”, ex­pli­ca la jo­ven de­trás del mos­tra­dor de vi­drio.

El ne­go­cio que ad­mi­nis­tra Gi­ral­do ha­ce par­te de ese 96 % de pa­pe­le­rías, fe­rre­te­rías y mis­ce­lá­neas que no cuen­tan con da­tá­fo­nos en el país, se­gún un re­por­te pu­bli­ca­do en ju­nio pa­sa­do de Re­de­bán en alian­za con la Aso­cia­ción Ban­ca­ria de Co­lom­bia (Aso­ban­ca­ria) –ver grá­fi­cos–.

A po­cos pasos de la pa­pe­le­ría en sec­tor de El Hue­co, los ad­mi­nis­tra­do­res de Va­rie­da­des H y S, Fe­rre­léc­tri­cos Lu­cas y Fan­ta­sías Ka­ri­ma coin­ci­den en que “la cul­tu­ra de acá es el efec­ti­vo”, en que su ren­ta­bi­li­dad es muy baja pa­ra ha­cer la in­ver­sión en un da­tá­fono y que si se ins­ta­la “hay que trans­fe­rir al clien­te lo que a uno le co­bran y aquí se ma­ne­jan pre­cios ba­jos”.

Que­jas a las que se su­ma el di­rec­tor del gre­mio de los co­mer­cian­tes, Fe­nal­co An­tio­quia, Ser­gio Ig­na­cio So­to, al se­ña­lar “im­pues­tos ab­so­lu­ta­men­te re­gre­si­vos”, co­mo el cua­tro por mil pa­ra las transac­cio­nes ban­ca­rias, que na­ció ha­ce ca­si 19 años co­mo tran­si­to­rio y se man­tie­ne por su fa­ci­li­dad de re­cau­do.

Ese al­to uso de bi­lle­tes y mo­ne­das en el país ha de­mos­tra­do ge­ne­rar efec­tos desfavorables pa­ra el con­su­mi­dor y pa­ra la eco­no­mía en su conjunto.

De un la­do, se pro­mue­ve la in­for­ma­li­dad, la eva­sión de obli­ga­cio­nes tri­bu­ta­rias, la elu­sión, es de­cir, es­tra­te­gias pa­ra mi­ni­mi­zar el pa­go de im­pues­tos, y a las lla­ma­das eco­no­mías sub­te­rrá­neas, aso­cia­das con ac­ti­vi­da­des al mar­gen de la ley. To­do es­to frus­tra la tra­za­bi­li­dad y el re­gis­tro de las transac­cio­nes mo­ne­ta­rias, en úl­ti­mas re­du­ce el re­cau­do fis­cal y li­mi­ta el cre­ci­mien­to de las eco­no­mía na­cio­nal.

En con­tras­te, ma­si­fi­car los me­dios de pa­go elec­tró­ni­co im­pac­ta de for­ma po­si­ti­va el re­cau­do de la Dian, la com­pe­ti­ti­vi­dad de las transac­cio­nes y la pro­duc­ción na­cio­nal.

Mien­tras tan­to, a unos 9.627 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en lí­nea rec­ta des­de Me­de­llín, los fe­li­gre­ses de una igle­sia en Es­to­col­mo (Sue­cia) en­vían el diez­mo usan­do su ce­lu­lar, en el contexto de una eco­no­mía en que el efec­ti­vo so­lo re­pre­sen­ta un 2 %.

Por su par­te, el Ban­co Cen­tral de su ve­cino, Di­na­mar­ca, ya no fa­bri­ca bi­lle­tes con ho­lo­gra­mas de puen­tes que vin­cu­lan el pa­sa­do y el pre­sen­te, y prohi­be el efec­ti­vo en al­ma­ce- nes de ro­pa, es­ta­cio­nes de ga­so­li­na y res­tau­ran­tes, en su afán de con­ver­tir­se en el pri­mer país sin efec­ti­vo.

En ese sen­ti­do, el Con­se­jo Da­nés de Pa­gos afir­ma en un do­cu­men­to que la na­tu­ra­le­za fí­si­ca del efec­ti­vo es ser al­ta­men­te cos­to­so pa­ra los ban­cos, el co­mer­cio y los con­su­mi­do­res. “Por ejem­plo, los mi­no­ris­tas de­ben gas­tar en per­so­nal que lo ma­ne­je y en se­gu­ri­dad pri­va­da pa­ra trans­por­tar­lo”, in­di­có.

La gen­te que pi­de da­tá­fono

De regreso al cen­tro de la ca­pi­tal an­tio­que­ña, en un pa­sa­je co­mer­cial, una pe­que­ña fe­rre­te­ría tam­bién con nom­bre de una ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se ins­ta­ló da­tá­fo­nos pa­ra tar­je­tas dé­bi­to y cré­di­to.

“A la gen­te ya no le gus­ta car­gar con efec­ti­vo, por­que tal vez tie­nen la ima­gen de que el cen­tro es pe­li­gro­so”, re­la­ta Li­na Mar­ce­la Díaz, ad­mi­nis­tra­do­ra de Chica­go Tours, quien di­ce que un 70 % de pa­gos de sus clien­tes son en tar­je­ta dé­bi­to.

Am­bos me­dios de pa­go man­tie­nen una ten­den­cia cre­cien­te en Amé­ri­ca La­ti­na, se­gún el úl­ti­mo re­por­te de con­sul­to­ra tec­no­ló­gi­ca es­pa­ño­la Tec­no­com. En­tre 2014 y 2015, el nú­me­ro de tar­je­tas de créditos au­men­tó 27,6 % en Co- lom­bia y 8,4 % en Chi­le.

En tan­to que en paí­ses co­mo Bra­sil, México y Pe­rú fue­ron las tar­je­tas dé­bi­to las que me­jor desem­pe­ño tu­vie­ron, pre­ci­só el vi­ce­pre­si­den­te de la Aso­ban­ca­ria, Jó­nat­han Malagón. Aña­dió que la in­ten­si­dad en el uso pre­sen­ta com­por­ta­mien­tos dis­tin­tos en fun­ción de su mo­da­li­dad.

Por ejem­plo, Chi­le y Bra­sil tu­vie­ron 50 transac­cio­nes anua­les por ha­bi­tan­te, que con­tras­tan con el pro­me­dio de 15 re­gis­tra­das en Co­lom­bia.

A es­ta di­ná­mi­ca, el di­ri­gen­te de Fe­nal­co agre­gó la nue­va ten­den­cia de los al­ma­ce­nes de ca­de­na de sa­car tar­je­tas de cré­di­to pro­pias, “en un pro­ce­so de co­la­bo­ra­ción con la ban­ca pa­ra in­cen­ti­var el uso de

“Nues­tros már­ge­nes de ga­nan­cias son ba­jos, si usá­ra­mos da­tá­fo­nos, to­ca­ría trans­mi­tir ese cos­to al clien­te”. JOR­GE IVÁN GON­ZÁ­LEZ Ad­mi­nis­tra­dor de aba­rro­tes El Clan

otros me­dios de pa­go”.

No obs­tan­te, el há­bi­to do­mi­na los co­mer­cios. A ju­nio de es­te año, en el país cir­cu­la­ban 63,12 bi­llo­nes de pe­sos en efec­ti­vo, se­gún ci­fras del Emi­sor. Pe­ro hay más: so­lo un 49 % de com­pra­do­res del país usa tar­je­tas dé­bi­to y un 20 % la tar­je­ta de cré­di­to, se­gún una en­cues­ta a 1,502 co­lom­bia­nos que hi­zo Ci­fras y Con­cep­tos pa­ra el es­tu­dio men­cio­na­do de Re­de­bán.

En ese sen­ti­do, en la Cen­tral Ma­yo­ris­ta de An­tio­quia, si­llas y me­sas con som­bri­llas son la an­te­sa­la del lo­cal de aba­rro­tes La Es­qui­na Azul. Allí el asis­ten­te ad­mi­nis­tra­ti­vo Fe­li­pe Sal­da­rria­ga co­men­ta que “a ve­ces los clien­tes se nos van por­que so­lo re­ci­bi­mos pa­gos en efec­ti­vos, trans­fe­ren­cias o me­dian­te los Pun­tos de Aten­ción Cer­cano ( PAC elec­tró­ni­co), so­bre to­do des­de los pue­blos”. Pe­ro in­sis­te en que sus már­ge­nes de ga­nan­cias son má­xi­mo del 2 % so­bre las ventas.

A la vuel­ta del ne­go­cio, el pro­pie­ta­rio de una co­mer­cia­li­za­do­ra de in­su­mos agro­pe­cua­rios ma­ni­fies­ta que an­tes te­nía un da­tá­fono, pe­ro cuan­do cua­dra­ban ca­ja, las cuen­tas no le da­ban y mu­chos que­rían usar­lo co­mo ca­je­ro elec­tró­ni­co.

“Al ser un me­dio con acep­ta­ción generalizada, por­que his­tó­ri­ca­men­te ha si­do el más uti­li­za­do, las per­so­nas sien­ten que fa­ci­li­ta las transac­cio­nes”, se­ña­la el vi­ce­pre­si­den­te de Aso­ban­ca­ria.

Pe­ro no se agre­ga va­lor al en­tre­gar di­ne­ro en efec­ti­vo, di­jo en oc­tu­bre pa­sa­do al The New York Ti­mes Mats Tors­ten­dahl, vi­ce­pre­si­den­te del Skan­di­vis­ka Ens­kil­da Ban­ken, gru­po fi­nan­cie­ro sue­co.

Otras im­pli­ca­cio­nes

Así mis­mo, Co­lom­bia es “un país exó­ti­co” en el uso de di­ne-

ro en efec­ti­vo, afir­mó So­to, al com­pa­rar­lo con las eco­no­mías de Chi­le, Ar­gen­ti­na, Pe­rú y Pa­ra­guay, don­de hay un uso ma­si­vo de otros me­dios de pa­gos, co­mo las bi­lle­te­ras elec­tró­ni­cas, que en el país so­lo re­por­tan usar un 1 % de los en­cues­ta­dos en el re­por­te de Re­de­bán.

A pe­sar de que al­gu­nos de los co­mer­cios re­co­rri­dos en el Va­lle de Abu­rrá acep­tan pa­gos con tar­je­ta dé­bi­to, trans­fe­ren­cias y so­lo uno con tar­je­ta de cré­di­to, no con­ta­ban con op­cio­nes co­mo tar­je­tas pro­pias, Pa­gos Se­gu­ros en Lí­nea (PSE), mo­ne­de­ros o bi­lle­te­ras elec­tró­ni­cas.

Con to­do usar ese mo­do de pa­go, en par­ti­cu­lar pa­ra ne­go­cios de al­to va­lor, ame­na­za la se­gu­ri­dad de quie­nes lo por­tan, se­ña­ló Malagón. No obs­tan­te, un 14 % de los ne­go­cios co­lom­bia­nos guar­da el di­ne­ro en ca­jas de se­gu­ri­dad, 92 % les pa­ga la nó­mi­na a sus em­plea­dos en efec­ti­vo, el 8 % res­tan­te ha­ce trans­fe­ren­cias o con­sig­na­cio­nes en cuen­ta ban­ca­ria se­gún la en­cues­ta de Re­de­bán a 1.207 mi­cro­es­ta­ble­ci­mien­tos.

En lo que res­pec­ta a la in­for­ma­li­dad la­bo­ral, el es­tu­dio arro­ja que un 41 % de es­tos em­plea­do­res no cum­ple con la se­gu­ri­dad so­cial de sus tra­ba­ja­do­res.

“El es­tu­dio in­vi­ta a re­pen­sar el es­que­ma de for­ma­ción de ta­ri­fas, así co­mo la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar in­cen­ti­vos pa­ra los co­mer­cios y pa­ra las per­so­nas”, con­clu­yó An­drés Du­que, pre­si­den­te de Re­de­bán, al pre­sen­tar el es­tu­dio.

En esa con­di­cio­nes, al Go­bierno y al sis­te­ma ban­ca­rio les to­ca lu­char con­tra la fuer­za la cos­tum­bre de co­mer­cian­tes y com­pra­do­res, mien­tras aún son re­le­van­tes las bre­chas de ac­ce­so a otros me­dios de pa­go dis­tin­tos al efec­ti­vo en­tre po­bla­cio­nes ru­ra­les y de la ter­ce­ra edad, par­ti­cu­lar­men­te

“La re­duc­ción del uso de efec­ti­vo be­ne­fi­cia a to­da la eco­no­mía y no so­lo al sis­te­ma fi­nan­cie­ro”. JO­NAT­HAN MALAGÓN Vi­ce­pre­si­den­te de Aso­ban­ca­ria

50 40 30 20 10 0 2010 ‘11 ‘12 Por ha­bi­tan­te ‘13 ‘14 Bra­sil ‘15 Chi­le 50 40 30 20 10 0 2010 México ‘11 Es­pa­ña ‘12 ‘13 Pe­rú ‘14 En % (ba­se: 957)

2.530,0 2.439,9 2.392,8 2.385,7 2.391,2 2.447,3

Co­lom­bia ‘15 $5.000 $5.000* $10.000 $10.000* $20.000 $20.000* $50.000 $50.000* $100.000 To­tal 160,5 17,2 254,1 5,7 320,9 73,0 939,3 81,5 4,6 149,2 20,9 237,3 6,9 298,9 73,9 908,0 82,8 4,6 144,2 23,1 230,8 10,1 285,3 78,6 890,1 85,8 4,7 143,4 26,2 227,3 12,1 277,4 80,3 878,6 88,3 4,8 142,6 30,9 224,8 14,6 271,4 86,1 867,8 90,5 4,8 143,9 36,9 226,0 18,4 266,9 96,6 875,8 101,1 5,0 Transac­cio­nes anua­les con tar­je­ta Dé­bi­to Cré­di­to 16 15 12 4 4 3 ¿Por qué no tie­ne da­tá­fono? de los co­mer­cian­tes no usa da­tá­fo­nos en sus ne­go­cios de los co­mer­cian­tes no fi­ja un mon­to mínimo pa­ra ventas con tar­je­tas 81% 72% No veo nin­gún be­ne­fi­cio por te­ner­lo 56 No ven­do mon­tos tan al­tos que jus­ti­fi­quen te­ner­lo 29 No me lo han ofre­ci­do 20 Por­que sig­ni­fi­ca in­cu­rrir en cos­tos eco­nó­mi­cos adi­cio­na­les 15 Mis clien­tes no tie­nen tar­je­ta 15 Es más fá­cil sa­ber mis ventas si re­ci­bo to­do en efec­ti­vo 10 Una co­mi­sión del 1% o 2% de la transac­ción re­pre­sen­ta una par­te importante de mi ga­nan­cia 8 No ten­go cuen­ta ban­ca­ria aso­cia­da a es­te ne­go­cio 8 Es di­fí­cil de con­se­guir 7 Por­que me ve­ría obli­ga­do a pa­gar más im­pues­tos 6 No ten­go RUT 2 Fuen­te: Ba­nRe­pú­bli­ca, Ci­fras y Con­cep­tos y Tec­no­com. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. PA (N2)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.