CONS­TRUC­CIÓN Se­gu­ro de “Ley An­ti-Spa­ce” va­le muy po­co, pe­ro na­da que sale

Cu­brir el co­lap­so de una vi­vien­da po­pu­lar sube la cuo­ta del cré­di­to en $2.868 men­sua­les y si es de es­tra­to al­to, au­men­ta­ría $12.685. El lío: aún no se ha re­gla­men­ta­do.

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por GER­MÁN JI­MÉ­NEZ MO­RA­LES

Con a lo su­mo cin­co ar­tícu­los, el go­bierno del pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos le po­dría dar vi­da con un de­cre­to al co­ra­zón de la lla­ma­da “Ley An­ti- Spa­ce”. Es­ta bus­ca volver una in­ver­sión se­gu­ra la com­pra de vi­vien­da de los co­lom­bia­nos, por­que en ca­so de co­lap­so o rui­na de las edi­fi­ca­cio­nes po­drían re­cu­pe­rar de ma­ne­ra ex­pe­di­ta su pa­tri­mo­nio. Sue­na fá­cil, pe­ro a 11 me­ses de apro­ba­da esa nor­ma, aún es le­tra muer­ta. Mien­tras tan­to, muer­tos y di­ne­ro dan fe de la im­por­tan­cia de esa ley, la 1796 del 13 de ju­lio de 2016.

Su ori­gen fue la caí­da de la to­rre 6 del com­ple­jo Spa­ce, en Me­de­llín. Eso pa­só el 12 de oc­tu­bre de 2013 y le cos­tó la vi­da a 12 per­so­nas. La mo­le de apar­ta­men­tos tu­vo que ser de­mo­li­da y sus pro­pie­ta­rios vi­vie­ron un cal­va­rio pa­ra sal­var gran par­te de su in­ver­sión.

Otras obras de la mis­ma em­pre­sa, el Gru­po CDO, tam­bién pre­sen­ta­ron de­fi­cien­cias cons­truc­ti­vas que obli­ga­ron a su eva­cua­ción, en una pe­sa­di­lla que aún no ter­mi­na pa­ra mu­chos afec­ta­dos.

Si la “Ley An­ti-Spa­ce” ya es­tu­vie­ra mar­chan­do, muy pro­ba­ble­men­te otra ha­bría si­do la suer­te de los 21 muer­tos y 23 heridos que de­jó el des­plo­me del edi­fi­cio Por­tal de Blas de Le­zo II, en Car­ta­ge­na, el 27 de abril de 2017. El dra­ma tie­ne allí otro ori­gen. Se­gún la Fis­ca­lía, los due­ños del com­ple­jo ha­bi­ta­cio­nal tie­nen 20 li­cen­cias de cons­truc­ción fal­sas, te­nían tra­ba­ja­do­res sin se­gu­ri­dad so­cial y de la ca­li­dad de sus obras ha­bla un he­cho: de ocho va­ri­llas por co­lum­na pa­ra la es­truc­tu­ra, so­lo se mon­ta­ban tres.

Ba­jo la “Ley An­ti-Spa­ce” na­da de eso de­be­ría ocu­rrir. Bueno, esa es la in­ten­ción. (Ver re­cua­dro con abe­cé). Los edi­fi­ca­do­res ten­drían más con­tro­les con su­per­vi­so­res ex­ter­nos, los cu­ra­do­res ur­ba­nos se­rían más idó­neos y di­li­gen­tes en sus per­mi­sos; y los com­pra­do­res de bue­na fe no ten­drían que ha­cer tan­tas ma­ro­mas pa­ra re­cu­pe­rar el di­ne­ro, en ca­so de si­nies­tros co­mo los men­cio­na­dos.

La al­men­dra de la ley es­tá en el ar­tícu­lo 8. Allí se con­sa­gra que quien cons­tru­ye o ven­de una vi­vien­da nue­va, “es­ta­rá obli­ga­do a cu­brir los per­jui­cios pa­tri­mo­nia­les cau­sa­dos a los pro­pie­ta­rios que se vean afec­ta­dos”.

Ese am­pa­ro se pue­de ha­cer de va­rias for­mas. El más pe­li­gro­so, se­gún ad­vier­ten ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio, es de­jar abier­ta la po­si­bi­li­dad de que el cons­truc­tor res­pon­da con su pa­tri­mo­nio.

La ra­zón es que en es­te gre­mio es usual que se ar­me una so­cie­dad pa­ra cons­truir un in­mue­ble y que di­cha em­pre­sa se es­fu­me a los cua­tro o cin­co años, por tan­to, los afec­ta­dos tie­nen co­mo in­ter­lo­cu­to­res a unos fan­tas­mas.

Si esa op­ción es acep­ta­da, se con­si­de­ra fun­da­men­tal que el cons­truc­tor ce­le­bre un con­tra­to de fi­du­cia en ga­ran­tía, me­dian­te el cual en­tre­gue o trans­fie­ra a la so­cie­dad fi­du­cia­ria bie­nes o re­cur­sos pro­pios.

Otros am­pa­ros pin­tan más con­fia­bles. Tal es el ca­so de las ga­ran­tías ban­ca­rias, pro­duc­tos fi­nan­cie­ros o se­gu­ros. En cual­quier ca­so, ano­tan los mis­mos ex­per­tos, de­be tra­tar­se de ga­ran­tías con una vi­gen­cia de diez años, que sea lí­qui­da –se pue­da volver di­ne­ro rá­pi­da­men­te– y que su va­lor cu­bra, mínimo, lo que cues­ta re­cons­truir el in­mue­ble pro­te­gi­do o am­pa­ra­do.

La ta­rea la tie­ne el Go­bierno, pues la ley apro­ba­da por el Con­gre­so di­ce que es el Eje­cu­ti­vo el que de­be re­gla­men­tar la ma­te­ria.

Se­gún in­da­gó EL CO­LOM­BIANO, el se­gu­ro no sig­ni­fi­ca­ría un cos­to le­si­vo pa­ra el cons­truc­tor, quien ter­mi­na­ría trans­fi­rién­do­le ese cos­to al com­pra­dor de la vi­vien­da.

En una ca­sa o apar­ta­men­to de in­te­rés so­cial (de me­nos de 99,6 mi­llo­nes de pe­sos, en 2017), que ten­ga un cré­di­to de 32,5 mi­llo­nes de pe­sos, la cuo­ta men­sual sin se­gu­ro es de 286.807 pe­sos. Al in­cluir la pó­li­za, a una ta­sa del 0,50% del va­lor de la vi­vien­da, el au­men­to de la cuo­ta men­sual se­ría de 1.434 pe­sos. Si la ta­sa de la pó­li­za fue­ra del 1,50%, y el cré­di­to de 32,8 mi­llo­nes de pe­sos, la cuo­ta so­lo au­men­ta­ría 2.868 pe­sos.

En el es­tra­to al­to el efec­to es tam­bién ba­jo: en una vi­vien­da de 180 mi­llo­nes de pe­sos, si la ta­sa de la pó­li­za fue­ra del 1,50% y el cré­di­to de 91,3 mi­llo­nes de pe­sos, la cuo­ta del com­pra­dor su­biría 12.685 pe­sos.

En­ton­ces, ¿cuál es el lío?

A Luis Fe­li­pe He­nao Car­do­na, co­mo mi­nis­tro de Vi­vien­da, le to­có ela­bo­rar y pre­sen­tar el pro­yec­to de “Ley An­ti-Spa­ce”. Ya re­ti­ra­do de esa car­te­ra,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.