PA­LA­BRAS DE PAZ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ELBACÉ RES­TRE­PO el­ba­ce­ci­lia­res­tre­po@yahoo.com

Hay en el país una co­fra­día de po­lí­ti­cos, pe­rio­dis­tas, es­cri­to­res, li­bre­pen­sa­do­res, in­te­lec­tua­les, hu­mo­ris­tas o que creen ser­lo, con unas ca­rac­te­rís­ti- cas co­mu­nes: To­dos son muy in­te­li­gen­tes, re­ta­do­res, bus­ca­plei­tos y pro­vo­ca­do­res.

A unos cuan­tos los co­noz­co, los leo, los si­go y en oca­sio­nes los ad­mi­ro. Otros, no me van ni me vie­nen; al­gu­nos me dan ma­la es­pi­na y a to­dos, con to­do res­pe­to, me gus­ta­ría pre­gun­tar­les:

¿Por qué si se au­to­pro­cla­man pa­ci­fis­tas, no opi­nan de al­guien sino con­tra al­guien ca­si siem­pre?

¿No se can­san de des­pe­da­zar ca­da se­ma­na la mis­ma pre­sa?

¿Su dis­cur­so re­pe­ti­ti­vo so­bre la li­ber­tad de ex­pre­sión apli­ca so­la­men­te a su fa­vor? ¿Los lí­mi­tes son pa­ra los que, a ve­ces en de­fen­sa pro­pia, in­sul­tan peor?

¿En un ata­que de va­ni­dad, de esos que pron­to to­dos he­mos su­fri­do al­gu­na vez, han sen­ti­do que son el de­cha­do de vir­tu­des que to­dos los de­más de­be­rían se­guir?

¿De­ba­jo de sus te­cla­dos hay po­zos de ga­so­li­na?

¿En se­rio creen que la paz se re­du­ce al acuer­do fir­ma­do con las Farc y Co­lom­bia al bi­no­mio Uri­be–San­tos?

¿No sien­ten que hay mu­cha si­mi­li­tud en­tre la ma­ne­ra de tra­tar a sus opo­si­to­res y las acu­sa­cio­nes de gue­rre­ris­tas que les ha­cen a ellos? ¿O creen que la gue­rra so­lo se ha­ce con fu­si­les?

¿Es­tán con­ven­ci­dos de que quie­nes no mi­li­tan en su mis­ma ori­lla ideo­ló­gi­ca son de­lin­cuen­tes?

¿No han sen­ti­do, aun­que sea una vez en la vi­da, que se les ha ido la mano en ga­lli­na?

¿Fir­mar car­tas exi­gien­do res­pe­to no im­pli­ca lo mis­mo pa­ra us­te­des, a vuel­ta de co­rreo?

No de­fien­do ni acu­so a na­die en par­ti­cu­lar, por­que en es­ta gue­rra de in­sul­tos, in­ju­rias, acu­sa­cio­nes, bur­las, ul­tra­jes, ca­lum­nias, ré­pli­cas, gro­se­rías y de­man­das que van y vie­nen, cuan­do na­die es culpable, la cul­pa es de to­dos. Va­le la pe­na res­ca­tar lo que di­jo un twit­te­ro, de esos tan equi­li­bra­dos co­mo es­ca­sos: “No jo­da, pa­ra que no lo jo­dan”.

Se­gu­ra­men­te se­rá mu­cho pe­dir se­re­ni­dad, res­pe­to y al­tu­ra en las dis­cre­pan­cias, por­que, co­mo di­ría el arrie­ro, “ni el ma­cho arri­ma, ni la so­ga al­can­za”, pe­ro de ver­dad que ya es­ta­mos sa­tu­ra­dos de es­ta gue­rra ver­bal, de tan­tos odios, ses­gos, bar­ba­ri­da­des, ex­tre­mos, me­ti­das de pa­tas, du­das in­fun­da­das, du­das ra­zo­na­bles y ra­bos de pa­ja.

Cuán­ta ne­ce­si­dad tie­ne Co­lom­bia de pa­la­bras de paz. De que sus per­so­nas in­flu­yen­tes de­pon­gan las pa­la­bras que hie­ren y, en uso de to­da su in­te­li­gen­cia y bue­na vo­lun­tad, si es que la tie­nen, ayu­da­ran a lo­grar el ob­je­ti­vo por el que tan­to pe­lean.

Se­gu­ra­men­te na­die res­pon­de­rá es­te cues­tio­na­rio, pe­ro no im­por­ta… Ten­go cier­ta ex­pe­rien­cia en ha­blar so­la, tan­ta co­mo en so­ñar con im- po­si­bles, pe­ro no re­nun­cio a mi de­re­cho de an­he­lar que al­gún día po­da­mos ex­pre­sar nues­tra pro­pia ver­dad con ar­gu­men­tos, sin mie­do a que na­die nos es­cu­pa en la ca­ra por de­cir­la; es­cu­char sin pre­jui­cios la ver­dad del otro; re­co­no­cer nues­tros lí­mi­tes; des­car­tar la in­for­ma­ción que des­tru­ye; de­jar de ser jue­ces o de­fen­so­res de oficio; re­co­no­cer que es­tar en ori­llas ideo­ló­gi­cas opues­tas no nos ha­ce me­jo­res ni peo­res que na­die y acep­tar que el que pien­sa dis­tin­to no ne­ce­sa­ria­men­te es­tá equi­vo­ca­do ni mu­cho me­nos es un enano men­tal…

De­jo en pun­tos sus­pen­si­vos pa­ra que me ayu­den a com­ple­tar es­ta lis­ta de de­seos.

Y cie­rro con una fra­se de mi ad­mi­ra­do An­drés Agui­rre Mar­tí­nez, que más opor­tu­na no pue­de ser pa­ra es­tos tiem­pos: “Dis­cre­par de una per­so­na no pue­de tras­pa­sar un lí­mi­te: De­sear­le el mal. Eso es bar­ba­rie”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.