Im­pul­so fi­nal pa­ra úl­ti­mo año de San­tos

El oxí­geno po­lí­ti­co del ac­tual Go­bierno se ve re­du­ci­do pa­ra abor­dar el úl­ti­mo año de su ges­tión. Mu­chas pro­me­sas en el ai­re y con exi­gen­cias pre­su­pues­ta­les al lí­mi­te.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

Co­mien­za la cuen­ta re­gre­si­va del úl­ti­mo año del do­ble man­da­to de Juan Ma­nuel San­tos. Un pe­río­do que en el que los man­da­ta­rios ven re­du­ci­dos sus me­ca­nis­mos de go­ber­na­bi­li­dad (al que los nor­te­ame­ri­ca­nos de­no­mi­nan “la­me duck”, pa­to co­jo, por la mer­ma de po­de­res po­lí­ti­cos del Je­fe de Es­ta­do), y en el que la ca­pa­ci­dad de ini­cia­ti­va de los go­bier­nos se re­du­ce más bien a la ges­tión or­di­na­ria de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca.

El im­pul­so de pro­yec­tos le­gis­la­ti­vos es­tá ama­rra­do, co­mo bien se sa­be, a los desa­rro­llos de los acuer­dos sus­cri­tos con las Farc. El Go­bierno cuen­ta con el me­ca­nis­mo de vía rá­pi­da ( fast track) que le evita ma­yo­res de­ba­tes par­la­men­ta­rios y ha ejer­ci­do tam­bién, jun­to con otros fac­to­res rea­les de po­der, presión su­fi­cien­te so­bre la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra que se li­mi­te a con­va­li­dar la apro­ba­ción de esas le­yes de im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos.

Paz, equi­dad y edu­ca­ción fue­ron los tres pi­la­res pro­me­ti­dos pa­ra es­te se­gun­do pe­río­do pre­si­den­cial. El ideal de la paz fue el gran po­lo de los dis­cur­sos pre­si­den­cia­les, que me­re­ció el apo­yo de la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal al pun­to de re­co­no­cer­lo con el Pre­mio No­bel. La ma­ni­fes­ta­ción te­rre­nal de esa gran pro­me­sa fue­ron los acuer- dos de La Ha­ba­na, no so­lo de ca­rác­ter po­lí­ti­co sino tam­bién cons­ti­tu­cio­nal, pues por vía de ac­to le­gis­la­ti­vo se in­tro­du­je­ron cláu­su­las a la Car­ta Po­lí­ti­ca que vin­cu­lan a los pró­xi­mos go­bier­nos pa­ra el cum­pli­mien­to de lo allí acor­da­do.

En edu­ca­ción ha ha­bi­do avan­ces a pe­sar de los pa­ros do­cen­tes y de la re­ti­cen­cia del ma­gis­te­rio a asu­mir ma­yo­res com­pro­mi­sos de ca­li­dad y eva­lua­ción del desem­pe­ño, cru­cia­les pa­ra avan­zar en la so­lu­ción de hon­das fa­len­cias que ubi­can al país to­da­vía en los es­ca­lo­nes más ba­jos de los com­pa­ra­ti­vos en ca­li­dad de la edu­ca­ción (com­pren­sión lec­to­ra, ma­te­má­ti­cas y cien­cias). En edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria el pro­gra­ma “Ser Pi­lo Pa­ga” de­be­rá te­ner im­pac­to me­di­ble a par­tir del pró­xi­mo Go­bierno, y no po­dría ser en nin­gún ca­so un re­sul­ta­do de re­tro­ce­so.

Una gran ta­rea pen­dien­te es la re­cu­pe­ra­ción del rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Que de­be ir acom­pa­ña­da de una ma­yor ge­ne­ra­ción de em­pleo for­mal y de la me­jo­ra de las con­di­cio­nes de vi­da de los ho­ga­res, en es­pe­cial las de los gru­pos de me­no­res in­gre­sos. Lue­go del fuer­te ajus­te eco­nó­mi­co es ho­ra de fa­ci­li­tar­les a los ciu­da­da­nos la pros­pe­ri­dad pro­me­ti­da en los es­ló­ga­nes ofi­cia­les.

No es fá­cil pa­ra el ac­tual Eje­cu­ti­vo el cum­pli­mien­to de to­das esas pro­me­sas. Va­rios sec­to­res se en­fren­tan a re­cor­tes pre­su­pues­ta­les y los ma­yo­res com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el Go- bierno, pe­ro que obli­gan al Es­ta­do to­do en los acuer­dos con las Farc, uni­do a la exi­gen­cia de los par­la­men­ta­rios por fi­nan­cia­ción en los me­ses pre­vios a las elec­cio­nes, ha­cen pre­ver un pa­no­ra­ma to­da­vía crí­ti­co pa­ra las fi­nan­zas pú­bli­cas.

En las re­la­cio­nes internacionales se­gui­rán sien­do Es­ta­dos Uni­dos y Ve­ne­zue­la los dos te­mas que más aten­ción re­que­ri­rán del Go­bierno y su si­len­cio­sa di­plo­ma­cia. Son ya va­rios, y ex­plí­ci­tos, los lla­ma­dos de aten­ción del Go­bierno nor­te­ame­ri­cano so­bre las di­fi­cul­ta­des po­lí­ti­cas que en­fren­ta­rá la re­la­ción bi­la­te­ral si Co­lom­bia si­gue li­mi­tán­do­se a ha­cer anun­cios mien­tras la pro­duc­ción de co­ca cre­ce y la ex­por­ta­ción de co­caí­na tam­bién. Y con Ve­ne­zue­la ya pa­só el pe­rio­do de apa­ci­gua­mien­to por la in­ter­ven­ción de su ré­gi­men en el pro­ce­so de paz y aho­ra to­ca afron­tar la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria de los re­fu­gia­dos ve­ne­zo­la­nos en éxo­do ha­cia nues­tro país.

La ges­tión de to­dos es­tos asun­tos y mu­chos más que que­dan por fue­ra ha­brá de ha­cer­se con un Con­gre­so con las mi­ras pues­tas en las elec­cio­nes y en la con­se­cuen­te reaco­mo­da­ción de alian­zas po­lí­ti­cas, con una opo­si­ción ac­tuan­te y un apo­yo po­pu­lar mi­no­ri­ta­rio. ¿Da­rá más de sí el liderazgo po­lí­ti­co del pre­si­den­te y su Go­bierno?

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.