MA­DU­RO, EL SÁTRAPA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CAR­LOS AL­BER­TO GI­RAL­DO car­los­gi@el­co­lom­biano.com.co

Aca­ba de de­cir que no es dic­ta­dor, pe­ro que le gus­ta­ría con­ver­tir­se en uno, ten­ta­do por las des­ca­li­fi­ca­cio­nes de sus opo­si­to­res y enemi­gos. No se en­te­ra de que ca­da vez el mun­do re­ci­be más se­ña­les suyas de des­pre­cio por el or­den de­mo­crá­ti­co y de nue­vos gol­pes a la des­fi­gu­ra­da ins­ti­tu­cio­na­li­dad ve­ne­zo­la­na.

So­lo él, Ni­co­lás Ma­du­ro, con ese tro­pi­ca­lis­mo ram­plón, pue­de creer que la elec­ción de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te del pa­sa­do do­min­go le otor­gó más de ocho mi­llo­nes de vo­tos a los can­di­da­tos de bol­si­llo que pu­so pa­ra ga­ran­ti­zar­se un con­trol po­lí­ti­co ab­so­lu­to que, se­gu­ro, le per­mi­ti­rá re­dac­tar cam­bios cons­ti­tu­cio­na­les que aca­ben de per­pe­tuar­lo en el po­der, con su ca­ma­ri­lla, otros ocho o diez años.

Po­bre Ve­ne­zue­la con esa cla­se de “es­ta­dis­ta” al fren­te de sus des­ti­nos. Un país de­pri­mi­do, tris­te, me­lan­có­li­co, de­rro­ta­do. Una patria en el cul­men del de­ses­pe­ro por­que no tie­ne adón­de huir, adón­de bus­car re­fu­gio de los desa­ti­nos de es­te sátrapa. Lo peor es que ha­bía, y aún hay, po­lí­ti­cos de la iz­quier­da co­lom­bia­na que al­can­zan a dis­cul­par la lar­ga y an­to­ló­gi­ca ra­cha de des­pro­pó­si­tos de esa ca­ri­ca­tu­ra del po­der y de La­ti­noa­mé­ri­ca que es Ma­du­ro.

Pe­ro re­sul­ta más in­dig­nan­te ver a unas fuer­zas ar­ma­das ve­ne­zo­la­nas que cum­plen a ra­ja­ta­bla las ór­de­nes de es­te pre­si­den­te cha­ba­cano y dés­po­ta. Mi­li­ta­res com­pra­dos por los bi­lle­tes de las ma­fias de to­do ti­po que hoy se be­ne­fi­cian del caos y del des­go­bier- no desata­dos por un cau­di­llo no so­lo de un po­pu­lis­mo hue­co sino de una des­ver­güen­za mo­nu­men­tal, im­pre­sen­ta­ble.

Es preo­cu­pan­te que se ad­vier­tan días más san­grien­tos y fu­rio­sos en las calles. Tal vez so­lo sea así que Ma­du­ro acep­te un diá­lo­go sen­sa­to con la opo­si­ción o que fi­nal­men­te se de­rrum­be la cre­cien­te ti­ra­nía con que es­tá obran­do. Que se le re­ti­re del po­der por la fuer­za de un pue­blo re­ven­ta­do, har­to de so­por­tar la tes­ta­ru­dez y la inep­ti­tud de un go- bierno que con­vir­tió una tie­rra ri­ca y be­lla en un país men­di­go y aco­rra­la­do.

Sue­na de una iro­nía odiosa que Ma­du­ro no se en­te­re de los des­ma­nes que es­tán lle­van­do a Ve­ne­zue­la a vi­vir en un ré­gi­men to­ta­li­ta­rio, en una de­mo­cra­cia tru­ca­da, en la que so­bran ejem­plos de vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos de to­das las ge­ne­ra­cio­nes.

Hay que ha­cer vo­tos pa­ra que los ve­ne­zo­la­nos que res­pal­dan al ti­ra­ni­llo des­pier­ten y aca­ben con la far­sa. Por­que sor­pren­de y de­cep­cio­na ver que aún son mi­llo­nes los que se de­jan com­prar con mi­ga­jas de co­mi­da y bu­ro­cra­cia. Los que sa­len en la TV ofi­cial, en aplau­sos a la ges­ta de quien pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo el peor go­ber­nan­te que ha­ya conocido la patria de Bo­lí­var

Quie­nes te­nían du­das so­bre el ta­lan­te de Ma­du­ro, ya las des­pe­ja­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.