TRANSFIGURADOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO DE ROUX redaccion@el­co­lom­biano.com.co

El re­la­to de la trans­fi­gu­ra­ción de Je­sús re­fie­re a un mo­men­to en el que los dis­cí­pu­los más cer­ca­nos se dan cuen­ta de que es­tán com­par­tien­do los días con una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria. Es­ta­mos an­te una ex­pe­rien­cia que an­ti­ci­pa la com­pren­sión to­tal que tu­vie­ron los com­pa­ñe­ros de Je­sús en la re­su­rrec­ción y, por su­pues­to, an­te un tex­to que so­lo pu­do es­cri­bir­se des­pués de que la co­mu­ni­dad de los dis­cí­pu­los vi­vió la ex­pe­rien­cia de la Pas­cua.

El tex­to se si­túa en la tra­yec­to­ria de Moi­sés y Elías pa­ra dar tes­ti­mo­nio de la no­ve­dad de Je­sús en quien se rea­li­za ple­na­men­te el plan de Dios con el ser humano, y quien de­ja cla­ra con su pro­pia vi­da la más importante de las ver­da­des: que ca­da uno de no­so­tros, mu­je­res y hom­bres, so­mos ama­dos por Dios, gra­tui­ta­men­te, des­de siem­pre y pa­ra siem­pre.

Por eso el va­lor ab­so­lu­to de ca­da una, de ca­da uno, a pe­sar de nues­tra in­ne­ga­ble li­mi­ta­ción emo­cio­nal y fí­si­ca y a las po­cas dé­ca­das que se nos dan an­tes de la muer­te. Por­que en Je­sús se su­pera pa­ra no­so­tros la úl­ti­ma fron­te­ra, y se es­ta­ble­ce que ca­da per­so­na es importante pa­ra siem­pre. Aun­que no po­da­mos ima­gi­nar la for­ma co­mo se per­pe­túa en exis­ten­cia es­ta gran­de­za per­so­nal que nos es da­da.

Es­ta im­por­tan­cia de la per­so­na de ca­da quien, re­ve­la­da ra­di­cal­men­te en Je­sús, da ori­gen a una éti­ca de res­pe­to y cui­da­do por los de­más y la na­tu­ra­le­za, y fun­da­men­ta la re­con­ci­lia­ción. Por­que, en es­te va­lor que so­mos, de­pen­de­mos los unos de los otros. Y so­mos res­pon­sa­bles de la vi­da que nos ori­gi­na, nos en­tor­na y nos une en so­cie­dad y en el su­ce­der­se de las ge­ne­ra­cio­nes, mien­tras tra­se­ga­mos, en­tre pre­gun­tas, ale­grías y do­lo­res, acier­tos y equi­vo­ca­cio­nes.

De es­ta ra­di­ca­li­dad cris­tia­na por el va­lor per­so­nal sur­ge la exi­gen­cia de ga­ran­ti­zar a to­dos por igual las con­di­cio­nes de la dig­ni­dad que no co­no­ce tér­mino, pues to­da mu­jer y to­do hom­bre han si­do to­ma­dos se­ria­men­te y ama­dos des­de siem­pre y pa­ra siem­pre. De allí que el cris­tia­nis­mo pon­ga pri­me­ro el amor, que no pue­de exis­tir sin la jus­ti­cia. Por eso son tan ab­sur­das la gue­rra y la fa­bri­ca­ción de ar­mas pa­ra ma­tar per­so­nas y la pro­li­fe­ra­ción del irres­pe­to y del odio en­tre no­so­tros. Por eso es torpe el que no re­co­noz­ca­mos errores y pi­da­mos per­dón. Pues es­te ser que so­mos, fa­li­ble, cons­tru­ye en la fra­gi­li­dad, pe­ro nun­ca de­ja de ser lla­ma­do a un re­co­no­ci­mien­to pe­ren­ne y a una co­mu­ni­dad de­fi­ni­ti­va con los de­más. Por eso es com­pren­si­ble pe­ro torpe que no nos per­do­ne­mos.

Por eso el cris­tia­nis­mo ve en la fra­ter­ni­dad hu­ma­na per­so­nal y so­cial, pro­fun­da y vul­ne­ra­ble, cons­trui­da por en­ci­ma del te­mor y de las des­con­fian­zas, la ma­ni­fes­ta­ción del va­lor que se­re­mos de­fi­ni­ti­va­men­te. Y po­ne la fuer­za en la mi­se­ri­cor­dia, pues el ideal del ser humano que se nos da en Je­sús nos re­ve­la que hay un Mis­te­rio de Amor que aco­ge a ca­da uno de no­so­tros en su pro­pia con­di­ción, y nos trans­for­ma, y nos es­pe­ra uni­dos pa­ra siem­pre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.