CLIENTELISMO Y ACUER­DO FI­NAL PA­RA LA PAZ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­MAN­DO ES­TRA­DA VI­LLA* aes­tra­dav@une.net.co

El Go­bierno Na­cio­nal ha si­do es­tric­to en el cum­pli­mien­to del Acuer­do Fi­nal pa­ra una Paz Es­ta­ble y Du­ra­de­ra. Úni­ca­men­te al pun­to re­la­cio­na­do con la pros­crip­ción, erra­di­ca­ción, mi­ti­ga­ción y prevención del clientelismo no le ha pres­ta­do aten­ción. Ex­tra­ña que un Go­bierno tan com­pro­me­ti­do con el Acuer­do no se preo­cu­pe por eje­cu­tar es­te tras­cen­den­tal as­pec­to de su con­te­ni­do, cuan­do so­lo exi­ge apli­car la ca­rre­ra ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra que sean los mé­ri­tos y no las re­co­men­da­cio­nes las que de­ter­mi­nen el in­gre­so a los car­gos pú­bli­cos y ter­mi­nar con los cu­pos in­di­ca­ti- vos en el pre­su­pues­to pa­ra que el gas­to pú­bli­co se des­per­so­na­li­ce y no cons­ti­tu­ya la prin­ci­pal fuen­te de co­rrup­ción.

Al res­pec­to, el Acuer­do Fi­nal es­ta­ble­ce: “2.3.5. Pro­mo­ción de una cul­tu­ra po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca y par­ti­ci­pa­ti­va (…) pa­ra dar un ma­ne­jo trans­pa­ren­te a la ges­tión pú­bli­ca pros­cri­bien­do las prác­ti­cas clien­te­lis­tas y la co­rrup­ción” (Pá­gi­na 53). “6. (…) pro­fun­di­zar la de­mo­cra­cia, erra­di­can­do la co­rrup­ción, la fal­ta de trans­pa­ren­cia, el clientelismo” (Pá­gi­na 194). “6.1.5. (…) El Go­bierno Na­cio­nal pon­drá en mar­cha las si­guien­tes me­di­das: (…) Ma­tri­ces de ries­gos de co­rrup­ción, así co­mo es­tra­te­gias de mi­ti­ga­ción, con­cien­ti­za­ción y prevención de malas prác­ti­cas, clientelismo y co­rrup­ción” (Pá­gi­na 199).

To­da la li­te­ra­tu­ra so­bre clientelismo con­si­de­ra que una de sus se­cue­las es la co­rrup­ción. En efec­to, Ale­jan­dro Ga­vi­ria, en co­lum­na ti­tu­la­da Clientelismo y co­rrup­ción, di­ce: “En las fi­nan­zas pú­bli­cas, la co­rrup­ción es el pro­ble­ma más cons­pi­cuo, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te el más gra­ve o el más importante (…) El pro­ble­ma de fon­do es el clientelismo. La co­rrup­ción es con­sus­tan­cial al clientelismo” (El Es­pec­ta­dor, 16 de abril de 2006). De igual ma­ne­ra, Ru­dolf

Hom­mes, en ar­tícu­lo de­no­mi­na­do Eco­no­mía y clientelismo, ma­ni­fies­ta: “el clientelismo (…) no so­lo fo­men­ta la co­rrup­ción en to­do el sis­te­ma po­lí­ti­co, tam­bién es per­ni­cio­so pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co” (Por­ta­fo­lio, 16 de sep­tiem­bre de 2012). En el mis­mo sen­ti­do, Gui­ller­mo Perry, en es­cri­to ti­tu­la­do In­ver­sio­nes y mer­me­la­da, afir­ma: “la mer­me­la­da ha lle­ga­do mu­cho más allá de sus ‘jus­tas pro­por­cio­nes’, con­tri­bu­yen­do a un des­per­di­cio mo­nu­men­tal de re­cur­sos pú­bli­cos, a la co­rrup­ción y a la per­ver­sión de las prác­ti­cas po­lí­ti­cas (El Tiem­po, 5 de abril de 2014).

Fran­cis Fu­ku­ya­ma, en su li­bro Or­den y de­ca­den­cia de la po­lí­ti­ca, ex­pre­sa: “Un fe­nó­meno que se iden­ti­fi­ca con la co­rrup­ción es el clientelismo” y agre­ga: “El clientelismo fo­men­ta­ba la co­rrup­ción ab­so­lu­ta por par­te de la cla­se po­lí­ti­ca”.

Co­mo la co­rrup­ción, im­pul­sa­da por el clientelismo, es, se­gún to­das las en­cues­tas, el prin­ci­pal pro­ble­ma del país, ur­ge ata­car tan­to la cau­sa co­mo el efec­to. Oja­lá el Go­bierno en­tien­da que com­ba­tir el clientelismo es cum­plir­les a las Farc el Acuer­do Fi­nal y tam­bién ce­rrar­le el pa­so a la co­rrup­ción que nos car­co­me

* Ex mi­nis­tro del In­te­rior

Co­mo la co­rrup­ción, im­pul­sa­da por el clientelismo, es, se­gún to­das las en­cues­tas, el prin­ci­pal pro­ble­ma del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.